El gobierno oficializó plazo de dos meses para definir nueva ley de biocombustibles

 -  - 


El gobierno nacional oficializó la prórroga por 60 días del Régimen de Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles establecido por la Ley 26.093, “hasta el 12 de julio de 2021 o hasta que entre en vigencia un nuevo Marco Regulatorio de Biocombustibles, lo que ocurra primero”.

La extensión limitada del plazo de vigencia del régimen actual para esta industria, aprobado el 12 de mayo de 2006,  se concretó a través del decreto 322/2021 publicado en el Boletín Oficial, y la decisión ya había sido anticipada por la Secretaría de Energía en virtud a la necesidad de contar con más tiempo para definir el detalle de una nueva Ley para el sector, en el marco de la denominada “transición energética” en los planos internacional y nacional.

En los considerandos del decreto se explica además que por la Ley 26.334 se aprobó el Régimen de Promoción de la Producción de Bioetanol con el objeto de satisfacer las necesidades de abastecimiento del país y generar excedentes para exportación. Y el artículo 3° de la citada ley establece que los proyectos de bioetanol aprobados en el marco de la 26.093 se encuentran sometidos a todos los términos y condiciones de la referida norma legal.

También se puntualiza que por estos días “cuenta con estado parlamentario un proyecto de ley por el que se propicia aprobar el “Marco Regulatorio de Biocombustibles” en el que se definirá el nuevo rumbo estratégico del sector, en consonancia con las necesidades energéticas del país”.

La prórroga se dispuso “con el fin de asegurar un adecuado análisis y debate parlamentario del citado proyecto, sin afectar las distintas etapas que integran la cadena de valor del régimen vigente”.

Esta cuestión fue analizada la semana pasada en Tucuman por el secretario de Energía, Darío Martínez, y el gobernador Juan Manzur, durante una supervisión de obras energéticas en esa provincia con fuerte participación en la industria de biocombustibles a partir de la caña de azúcar, actividad regional en la cual trabajan más de 60 mil personas.

En ese marco, Martínez se refirió a la decisión del Gobierno Nacional de prorrogar dos meses la vigencia del marco normativo que regula la producción de biocombustibles en el país.

El Secretario de Energía afirmó que “es objetivo del Presidente de la Nación el desarrollo y la defensa de las economías regionales”,  por lo cual se dispondría la prórroga mientras se discute el nuevo régimen de biocombustibles. “Hay que ser respetuoso del Poder Legislativo -agregó-, pero entendemos que habrá una nueva ley que contempla el corte de bioetanol de caña de azúcar (en combustibles fósiles) en su totalidad, y que protege a las pymes”.

“La Argentina se construye desde cada región y eso es lo importante: cuidar los puestos de trabajo” destacó Martínez, quien junto con Manzur  inspeccionaron el avance de la obra de la Estación Transformadora Los Nogales, que está próxima a su finalización y cuenta con una inversión de 750 millones de pesos financiados por la Nación y la Provincia. También, se interiorizaron sobre la producción de bioetanol en dos ingenios azucareros.

La industria azucarera manifiestó hace un par de semanas su conformidad con el proyecto de Ley de Biocombustibles presentado en la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados, por cuanto “contempla los temas de interés del sector”, manifestó el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Jorge Feijóo.

El dirigente empresario hiso hincapié en el inicio de la zafra, y remarcó que la actividad azucarera “necesita definiciones que preserven el plan de bioetanol, indispensable para su sostenibilidad económica”.

En cuanto al proyecto de ley presentado por el oficialismo, que se encuentra en trámite parlamentario, Feijóo resumió que las pautas requeridas y que resultaron incluidas en el proyecto fueron nueve, cinco de carácter general en favor de los biocombustibles y cuatro específicas para los azucareros.

Las de carácter general, indicó Feijóo, son a) los biocombustibles que se destinen al corte obligatorio con combustibles fósiles tienen que ser de producción nacional; b) las empresas petroleras no produzcan biocombustibles; c) los biocombustibles permanecen no alcanzados por los impuestos específicos de los hidrocarburos; d) el corte mínimo de bioetanol en nafta debe ser el actual 12%; y e) un régimen de sustitución de importaciones de combustibles fósiles por fuera de los volúmenes que se destinen a corte obligatorio.

Los requerimientos específicos para el sector, a su vez son: a) el bioetanol de caña de azúcar abastecerá un mínimo del 6% de la demanda total de naftas; b) las reducciones del corte de bioetanol de caña de azúcar sólo pueden deberse por razones de escasez y serán temporarias; c) el bioetanol de caña de azúcar tendrá volumen y precio regulado; y d) los ingenios azucareros conservan los actuales cupos de abastecimiento.

Por otra parte, el proyecto en discusión parlamentaria reduce del actual 10 por ciento, al 5 por ciento, la cuota del biodiesel elaborado en base al maíz o soja, para el corte del gasoil, lo que generó reclamos del sector productor.

Así las cosas, habrá que ver como resulta la formulación final de la nueva ley en las próximas semanas.

141 views
bookmark icon