Opinión

Vamos a seguir creciendo en 2023 

• Bookmarks: 44


Compartir

Por Cristian Marcelo Podesta *

Desde Victorio Podesta hemos crecido tanto en el segmento industrial como en el segmento del GNC, incorporando nuevas estaciones y haciendo sinergia entre las distintas líneas de negocio de la compañía. En la industria nos conocen tanto por combustibles livianos y pesados, así como por nuestro crecimiento exponencial relacionado al Gas Natural en los últimos años. Hemos sumado nuevas bocas de suministro que son abastecidas desde las 5 cuencas productivas del país y en donde contamos con una presencia estable. El Plan Gas 4 (PG4) ingresó con algo de retraso, pero logró darle cierto marco a un mercado que venía inestable, con poca inversión y afectado además por el impacto del cierre de actividades por el COVID. 

Fue un cambio importante porque la demanda regulada volvió a ser la referencia de precio para la demanda desregulada de industrias y GNC. La producción nacional mostró ciertos niveles de recuperación, principalmente desde cuenca Neuquina, como consecuencia del horizonte trazado por el PG4 hasta el 2024. 

Durante el 2022 VP comercializó un volumen promedio diario cercano a los 2.000.000 m3 de Gas Natural, operando en todas las cuencas productoras, despachando en ambas transportistas troncales (TGN y TGS), y abasteciendo 280 clientes con puntos de suministro y alcance en todas las distribuidoras del país. 

A su vez, durante este año hemos incorporado más de 90 estaciones de servicio de GNC a nuestra extensa red de clientes, convirtiéndonos así en un referente para el sector por nuestra flexibilidad para ofrecer soluciones que aseguren la competitividad del suministro y las condiciones comerciales (seguridad y tiempo de entrega) que las estaciones necesitan. 

Se hizo especial foco en la demanda GNC, ya que el PG4 la dejó en libre competencia, algo novedoso y sobre lo cual este segmento no estaba familiarizado. 

Es por ello por lo que quisimos centrarnos en este segmento para asesorar a cada cliente que visitamos de manera personalizada, explicándoles la dinámica del mercado en general y las implicancias de las múltiples variables sobre ellos de manera directa (e indirecta también). 

Como equipo de trabajo joven y profesional que somos, consideramos que la mejor herramienta que cada cliente puede tener es información actualizada y accesible para que cuando tenga que tomar una decisión pueda comprender las implicancias comerciales y cuáles son las diferencias con su situación comercial o regulatoria actual. Por ello, durante los últimos años nos hemos esforzado y especializado para capacitar, en primera instancia, a nuestro equipo comercial. 

De esta manera hemos garantizado que cada consulta que nos llega reciba una respuesta precisa y acertada desde nuestro equipo de profesionales, con la principal intención de clarificar y llevar al llano un mercado que resulta complejo de entender; así podemos “bajar a tierra” las conclusiones con impacto directo sobre nuestros clientes.

Proyectos

Para el 2023 proyectamos continuar creciendo dentro del sector energético local. Somos líderes en la comercialización de Gas Natural para el segmento industrial y para estaciones de GNC, así como en el almacenamiento, distribución y venta de combustibles líquidos. Desde Victorio Podesta seguimos sumando contratos de Transporte en Firme de manera directa, lo cual nos da un respaldo concreto y diferencial para abastecer a todos nuestros clientes de Gas Natural. Estamos fortaleciendo nuestra presencia en todas las provincias y zonas de distribución, y nos encontramos en contacto continuo con nuestros proveedores para poder planificar de la manera más precisa posible una estrategia en conjunto que nos permitirá seguir creciendo y sumando puntos de suministro. 

Somos una comercializadora ya estabilizada dentro del mercado de hidrocarburos, no obstante, tenemos en cuenta que el perfeccionamiento continuo, la planificación anticipada y la velocidad (y calidad) de respuesta es lo que nos distingue y nos ha hecho un actor confiable dentro de esta industria. Nuestra planta de almacenamiento de combustibles líquidos (fueloil, gasoil y naftas) en la zona de Dock Sud cuenta con tecnología de última generación y una dinámica operativa ágil que nos permite despachar combustibles los 365 días del año a lo largo y ancho del país. La interacción dinámica con cada cliente nos distingue, principalmente, cuando se les presentan imprevistos de abastecimiento que deben ser resueltos al instante, y es por ello por lo que nuestra capacidad operativa resulta vital a la hora de brindar soluciones rápidas. 

Para el 2023, tenemos un plan ambicioso para incrementar nuestras ventas entre un 15% y un 20%, y ya estamos ampliando nuestro parque de tanques para almacenaje de combustibles y nuestra flota de camiones propios. Hoy contamos con una capacidad de almacenaje de 35.000 m3 y con 45 camiones propios. 

En el futuro cercano estaremos despachando combustibles desde la zona de Bahía Blanca, el cual estimamos se encontrará operativo dentro los próximos meses. Nos posicionaremos en dicha zona, la cual resulta un nodo neurálgico para el despacho de hidrocarburos y con gran potencial para nuestro país. Estamos concretando acuerdos estratégicos con productores que necesiten un pulmón para la descarga de sus combustibles desde las principales cuencas productivas. 

Desafíos

Para el 2023 se estima contar con la operación comercial de un nuevo gasoducto troncal. Este proyecto es uno de una serie de inversiones planificadas en infraestructura para el sector del Gas Natural. La primera etapa, que unirá la localidad de Tratayén en Neuquén con Salliqueló en Buenos Aires, permitirá evacuar un volumen incremental, desde la cuenca Neuquina (Vaca Muerta), de unos 11 MM m3/d, con potencial de hasta 14 MM m3/d. Luego en una segunda etapa, que unirá Salliqueló con San Jerónimo en Santa Fe, se estima alcanzar una evacuación de prácticamente del doble, tendiente a los 30 MM m3/d adicionales a lo que se transporta actualmente desde Neuquén hacia los principales centros de consumo. Las inversiones en la industria energética son de capital intensivo, requieren planificación, certezas de largo plazo, reglas claras, y fundamentalmente financiamiento. Algo similar está ocurriendo con el despacho de petróleo crudo por oleoductos. Ambos fluidos, tanto crudo como Gas Natural, han encontrado este cuello de botella para permitir que Vaca Muerta pueda explotarse de manera masiva. 

Si bien se están dando pasos para lograr este objetivo, aún queda mucho tramo por recorrer. Otra obra importante para la Argentina es la reversión del sentido de flujo del Gasoducto del Norte, que une el norte del país (desde Bolivia) y hasta la localidad de San Jerónimo. 

Al revertir este sentido de flujo, el cual se encuentra en cartera dentro de los ya mencionados proyectos de infraestructura de transporte, podremos asegurar parte de la demanda local y extranjera en el largo plazo, y que permitirán reemplazar las actuales importaciones de Gas Natural provenientes desde Bolivia. Otro tema pendiente de resolución será revisar el contrato con Bolivia vigente hasta el 2026. Si bien se estima que la reversión de flujo podría estar lista para el 2025, cuando se finalice con el segundo tramo del Gasoducto, es altamente probable que se solapen intereses de ambas partes. Ahora haciendo foco en la demanda, no podemos descartar mencionar que las inversiones energéticas precisan de un horizonte para el largo plazo y justificar las inversiones. 

Esto significa que, si bien Vaca Muerta posee los recursos necesarios para reemplazar en gran medida las actuales importaciones, ya teniendo el sistema de transporte acondicionado para abastecer el mercado local, luego se encuentra el siguiente cuello de botella que será “asegurar demanda”. 

En primera instancia estaremos en condiciones de ir reemplazando GNL (Gas Natural Licuado) proveniente en barcos desde distintos puntos del globo, y a precios de mercado mundiales que tantos dolores de cabeza hoy le traen a la demanda europea; nosotros no somos ajenos a que está ocurriendo (por más que así lo queramos). Habiendo abastecido la demanda local, reemplazado parte de las importaciones de GNL y las de Bolivia, podemos considerar a la demanda en los países limítrofes. Llegado a este punto, nos centramos en el mercado chileno y algo en el brasileño (en menor medida en el uruguayo). El mercado chileno posee un potencial de abastecimiento de unos 15/20 MM m3/d. Para tener órdenes de valor, Argentina en el pico invernal consume 180 MM m3/d, y en la época estival consume unos 120 MM m3/d. Actualmente la producción local es de unos 115 MM m3/d y la importación desde Bolivia es de unos 10 Mm m3/d promedio anual. La diferencia invernal se cubre con GNL por un total de entre 35 y 40 MM m3/d. 

El sentido común dirá que el mercado chileno podría ser abastecido durante todo el año desde la Argentina (asumiendo una exportación e importación a la vez durante el invierno – esto se debe cómo se encuentra distribuida la oferta local, el sentido de circulación del sistema de transporte y la ubicación y centralización de la demanda invernal), pero no resulta suficiente para satisfacer el potencial que posee Vaca Muerta. El mercado brasileño podría potenciar nuestra producción local en otros adicionales 15/20 MM m3/d. La producción local desde Vaca Muerta (y del offshore en la Cuenca Austral) es aún mayor que nuestra demanda local, más la demanda chilena y parte de la demanda brasileña mencionadas. Uruguay consume menos de 1 MM m3/d y Paraguay prácticamente no consume Gas Natural. 

Estamos hablando de una demanda local y regional potencial de unos 170/175 MM m3/d promedio anual. Si bien es realmente atractiva, necesitamos de mayor demanda, sobre todo en la época estival. ¿Cómo podríamos lograr ese objetivo? Exportando GNL. Ya se está conversando acerca de la posibilidad de instalar una unidad para licuefacción de Gas Natural en la zona de Bahía Blanca para exportar y comercializar GNL al mundo. Si logramos alcanzar este ambicioso proyecto, Argentina estará en condiciones de explotar exhaustivamente sus recursos y convertirse en un player interesante para exportar GNL hacia los países del hemisferio norte, principalmente. Más aún en estos tiempos en los cuales la demanda mundial por el Gas Natural se encuentra en auge, el conflicto ruso-ucraniano disparó los costos energéticos, y el Gas Natural se ha convertido en un combustible de transición energética, al ser más limpio que otros derivados del petróleo y del carbón. Habiendo “asegurado” cierta demanda de largo plazo, y con la infraestructura necesaria, Vaca Muerta podría estar presente en el mercado mundial para el 2026/2027. 

Expectativas

El contexto macroeconómico argentino es frágil y delicado. Se podría considerar que dentro de la Argentina corren en paralelo, al menos, dos (o hasta 3) países con realidades bien distintas. El impuesto inflacionario altera y afecta el “normal” desenvolvimiento de cualquier economía. En dicha situación, se ven afectadas tanto las transacciones mínimas del día a día, así como las incertidumbres en el mediano plazo. 

A gran escala, tiene implicancias sobre las inversiones y las previsiones que necesita una industria de capital intensivo para el largo plazo. Entre otras variables, esta distingue a una economía sana o dañada. Como inversores locales desde hace más de 75 años, consideramos que debemos seguir apostando y pensando en el largo plazo, tal como viene haciendo Victorio Podesta desde sus inicios. La Argentina presenta ciclos con picos y valles, los cuales se repiten y exacerban cada tantos años. Nuestra estrategia siempre ha sido seguir apostando por la industria energética y por los proyectos en el mercado local. Es por ello por lo que continuamos invirtiendo en nuestras plantas de almacenamiento de combustibles líquidos y buscando alternativas de negocio en la industria del Gas Natural, y a pesar de los impactos regulatorios. Nuestras expectativas son que la Argentina logre encontrar un rumbo claro para poder desarrollar los ingentes recursos hidrocarburíferos que presentan nuestras cuencas productivas. De esta manera, podremos llegar al mundo mediante el crudo de Vaca Muerta, y desarrollando la infraestructura necesaria para que el GNL argentino alcance los mercados del hemisferio norte, en donde la demanda aumenta a contra estación que la del mercado argentino y la región.  Por otro lado, debemos invertir en infraestructura para continuar con las inversiones en energías renovables, y así continuar con un balance óptimo entre los recursos limpios y los no renovables, para abastecer tanto el mercado local como el extranjero.

*Apoderado Victorio Podesta & Cía S.A.


Compartir
586 views
bookmark icon