Para los expendedores, lo peor de la pandemia podría haber pasado

 -  -  1


La Confederación de Entidades de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) hizo público el Documento de Trabajo No.11, de Junio de 2020 donde se muestra la Evolución del expendio de combustibles en Argentina luego del Covid-19

1.- Para el mercado minorista del expendio de combustibles en gran parte del país, lo peor del impacto de la pandemia de Covid-19 podría haber pasado. Surge de las estadísticas del expendio de combustibles durante mayo, que mostraron a nivel nacional, y en todas las provincias, recuperación parcial de los volúmenes y la facturación perdidos durante marzo y abril. De todos modos, queda mucho por recuperar todavía, en un contexto de evolución heterogénea en distintas zonas del país.

2.- La caída de volúmenes en el canal minorista de combustibles fue inédita: 47.4% entre febrero (último mes previo a la irrupción del Covid-19 en Argentina) y abril (primer mes completo de impacto de la pandemia), con mayor caída en naftas (67.5%) que en gasoil (28.0%), reflejo seguramente de una mayor caída en la movilidad de las personas, más asociada al consumo de naftas, que en la movilidad vinculada a la producción y la logística, más asociada al consumo de gasoil.

3.- Las caídas en volúmenes ocasionadas por el Covid-19 se produjeron en todos los combustibles, con mayor caída en combustibles premium: 57.8% de caída en gasoil grado 3 frente a 30.2% en grado 2; 72.8% de caída en nafta premium frente a 65.2% en super. Patrón que se replica también en prácticamente todas las provincias.

4.- Durante mayo, todas estas tendencias se revirtieron, aunque parcialmente, sin recuperarse la situación previa al Covid-19. Se incrementó el volumen total (23.3% con relación a abril), el incremento fue mayor en naftas (49.5%) que en gasoil (11.9%), y mayor en combustibles premium (22.3% de aumento en gasoil grado 3 frente a 9.4% en grado 2; 61.6% en nafta premium frente a 46.3% en super).

La facturación aumentó 24.0%, recuperándose $ 10,759.3 millones de facturación total, un 25.4% de la facturación total perdida por el Covid-19 ($ 42,346.4 millones).

5.- Con esta recuperación parcial, los volúmenes terminaron en mayo muy por debajo del nivel de febrero (gasoil 19.8%; naftas 51.5%; total 35.3%).

6.- Dada la heterogeneidad regional en la caída, y en la recuperación parcial durante mayo, debería preverse una recuperación también heterogénea durante los próximos meses, con menos velocidad en el AMBA que en el resto del país, y más velocidad en el interior de las provincias que en las ciudades más densamente pobladas, dependiendo además del perfil productivo y la incidencia del Covid-19.

II.- La magnitud inédita de la caída provocada por la pandemia

La caída en los volúmenes de ventas de combustibles líquidos en el canal minorista como consecuencia de la pandemia de Covid-19 ha sido inédita en todo el país.

Los gráficos 1 (para naftas) y 2 (para gasoil) muestran que en ninguna de las cuatro recesiones producidas durante la última década (áreas sombreadas) se produjeron caídas de la magnitud de las caídas producidas en esta ocasión.

El volumen de ventas de naftas cayó en abril 67.5% con relación a febrero, mes previo al impacto de la pandemia de Covid-19 en Argentina, finalizando el mes con un

volumen casi 60% por debajo del volumen registrado 10 años atrás. Esta caída refleja la magnitud en que se redujo la movilidad de las personas como consecuencia de las medidas de aislamiento social obligatorio.

En el caso del gasoil, el volumen de ventas cayó en abril 28.0% con relación a febrero, finalizando el mes en un orden de magnitud similar al registrado en las naftas: casi 60% por debajo del nivel registrado 10 años atrás. Esta caída es reflejo de la caída en la actividad económica, como consecuencia de las actividades productivas que no pudieron operar normalmente durante el mes de abril.

III.- La heterogeneidad de la caída en las provincias

La caída de volúmenes de ventas de combustibles líquidos en el canal minorista como consecuencia de la pandemia de Covid-19 ha sido heterogénea en distintas regiones del país, con mayores caídas en las ciudades que en las zonas de menor densidad poblacional.

La tabla 1 muestra la evolución de las ventas de naftas y gasoil, respectivamente, en cada provincia.

La primera fila de la tabla, de color azul, muestra la evolución de los volúmenes para todo el mercado minorista argentino. Muestra que entre febrero, último mes previo al impacto de la pandemia de Covid-19, y abril, primer mes completo de impacto de la pandemia, los volúmenes vendidos de combustibles líquidos cayeron 17.8% en el caso del gasoil grado 2, 52.1% en el caso del gasoil grado 3, 65.2% en el caso de la nafta super y 73.6% en el caso de la nafta premium. Esto muestra, al menos, dos cosas:

fuerte caída en los volúmenes vendidos de los cuatro combustibles, y sustitución de combustibles de precios más altos por combustibles de precios más bajos (caen más los volúmenes de gasoil grado 3 que de gasoil grado 2, y los volúmenes de nafta premium que los volúmenes de nafta super).

Las siguientes columnas muestran las caídas consolidadas de gasoil (28.0%) y de naftas (67.5%). Esto muestra una mayor caída en naftas que en gasoil, reflejo de la mayor caída en la movilidad de las personas (mejor representada por los volúmenes de naftas) que en la movilidad vinculada a la producción (mejor representada por los volúmenes de gasoil).

El volumen total de ventas de combustibles líquidos en el canal minorista argentino cayó, entre febrero y abril, 47.4%, con una caída del 48.6% en la facturación (cae más la facturación que el volumen porque, a la caída del volumen, se le suma la sustitución de combustibles caros por combustibles más baratos). Esto implicó una caída de facturación total de $ 42,346.4 millones.

La tabla 1 muestra caídas muy heterogéneas entre provincias. La mayor caída en el volumen de nafas se produjo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (79.3%), mientras que la menor caída se produjo en la provincia de Catamarca (50.7%).

En el caso del gasoil, la mayor caída se produjo en la provincia de Neuquén (64.7%), mientras que la menor caída se produjo en la provincia de Córdoba (sólo 2.6%)

De todos modos, los patrones observados a nivel nacional, se producen, en mayor o menor medida, en todas las provincias: (a) fuerte caída en el volumen total de combustibles líquidos, (b) fuerte caída en el volumen de cada uno de los cuatro combustibles, (c) sustitución de combustibles de mayor precio por combustibles de menor precio (gasoil grado 3 por gasoil grado 2; nafta premium por nafta super), (d) mayor caídas de volúmenes de naftas que de gasoil; mayor caída de facturación que de volúmenes (porque a la caída de volúmenes se suma la sustitución de combustibles caros por combustibles baratos).

IV.- El ritmo de recuperación

Los gráficos 3, 4 y 5 muestran la recuperación de volúmenes, durante mayo, luego de la caída durante marzo y abril.

El gráfico 3 muestra que el volumen de ventas de gasoil en el mercado minorista argentino, que había caído 28.0% entre febrero y abril, se recuperó un 11.9% durante mayo, quedando todavía un 19.8% por debajo del nivel de febrero.

En el caso de las naftas (gráfico 4), luego de la caída del 67.5% entre febrero y abril, el volumen se recuperó un 49.5% en mayo, quedando todavía un 51.5% por debajo del nivel registrado en febrero.

De esta manera, el volumen total de ventas de combustibles líquidos en el mercado minorista argentino (gráfico 5), luego de la caída del 47.4% entre febrero y abril, se recuperó un 23.3% en mayo, quedando todavía un 35.3% por debajo del volumen registrado en febrero.

La tabla 2 muestra con más detalle el ritmo de recuperación de volúmenes de expendio de combustibles en el mercado minorista entre abril y mayo.

La primera fila de la tabla, de color azul, muestra la evolución de los volúmenes para todo el mercado minorista argentino. Muestra que, entre abril y mayo, los volúmenes vendidos de combustibles líquidos se recuperaron 9.4% en el caso del gasoil grado 2, 22.3% en el caso del gasoil grado 3, 46.3% en el caso de la nafta super y 61.6% en el caso de la nafta premium.

Esto muestra, al menos, dos cosas: recuperación en los volúmenes vendidos de los cuatro combustibles, y recuperación mayor en los combustibles de mayor precio (suben más los volúmenes de gasoil grado 3 que de gasoil grado 2, y los volúmenes de nafta premium que los volúmenes de nafta super).

Las siguientes columnas muestran las recuperaciones consolidadas de gasoil (11.9%) y de naftas (49.5%). Esto muestra una mayor recuperación en naftas que en gasoil, reflejo de la mayor recuperación en la movilidad de las personas (mejor representada por los volúmenes de naftas) que en la movilidad vinculada a la producción (mejor representada por los volúmenes de gasoil, que en abril habían caído mucho menos que los volúmenes de naftas).

El volumen total de ventas de combustibles líquidos en el canal minorista argentino se recuperó, entre febrero y abril, 23.3%, con una recuperación del 24.0% en la facturación (sube más la facturación que el volumen porque, al aumento del volumen, se le suma la sustitución de combustibles de menor precio por combustibles de mayor precio). Esto implicó una recuperación de $ 10,759.3 millones en la facturación total, equivalente al 25.4% de la pérdida de facturación ocasionada por la pandemia de Covid- 19.

La tabla 2 muestra recuperaciones muy heterogéneas entre provincias. La mayor recuperación en el volumen de nafas se produjo en la Ciudad Autónoma de

Buenos Aires (71.8%), mientras que la menor recuperación se produjo en la provincia de Catamarca (22.6%).

En el caso del gasoil, la mayor recuperación se produjo en la provincia de Neuquén (45.4%), mientras que el menor desempeño se produjo en la provincia de Córdoba donde, en lugar de recuperarse, el volumen cayó un 3.3%.

La tabla 3 muestra cómo quedaron los volúmenes, en mayo, en comparación con febrero, mientras que el gráfico 6 muestra cuánto del volúmen perdido durante marzo y abril, como consecuencia del impacto de la pandemia de Covid-19, se recuperó durante mayo. Por ejemplo, la provincia de Tucumán recuperó un 42.0% del volúmen perdido, mientras que la provincia de Río Negro recuperó sólo el 12.5%.

V.- Metodología

1.- Todos los datos utilizados en el presente documento de trabajo provienen de la base de datos de la Resolución 1104/2004 de la Secretaría de Energía de la Nación, que releva las ventas realizadas por todos los operadores de comercialización de combustibles del país.

2.- Los datos fueron procesados con algoritmos elaborados en lenguaje de programación PYTHON, incluyendo algoritmos de desestacionalización, que permiten la comparación entre meses sin distorsiones generadas por cuestiones estacionales.

3.- En todos los gráficos y tablas se consideraron las ventas de las estaciones de servicio en el canal minorista.

Informe elaborado por Economic Trends S.A. para el
Foro de Análisis Económico del Expendio de Combustibles

219 views
bookmark icon