Lenin nunca fue de izquierda

 -  - 


El gobierno de Ecuador presidido por Lenin Moreno, anunció que se retira de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) a partir del 1 de enero de 2020, argumentando razones de "sostenibilidad fiscal" .

Ya a comienzos de este año, el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables de Ecuador, Carlos Pérez, en un claro desafío, había advertido que el país estaba avanzando hacia una producción de petróleo mayor que el límite establecido por la OPEP, cuyo objetivo ha sido recortar los barriles de crudo para impulsar los precios.

El anuncio de salida de la OPEP se produce en medio de los planes del presidente Lenín Moreno de revertir las políticas económicas implementadas por su antecesor, Rafael Correa, quien tomó la decisión en 2007 de reintegrar al país sudamericano a la alianza exportadora.

Uno de los mayores desafíos económicos que enfrenta Ecuador es el gigantesco déficit fiscal y el abultado pago de intereses por la deuda pública. 

En ese sentido, el gobierno ha puesto en práctica un plan de austeridad fiscal que, entre otras medidas, ha reducido el gasto público y ha recortado subsidios, especialmente en el sector de combustibles.

Entre los objetivos que se ha propuesto Moreno está la recuperación del equilibrio fiscal a través de una mayor eficiencia en la recaudación tributaria y la reducción del tamaño del Estado.

Ecuador es uno de los miembros más pequeños de la organización, está buscando la manera de aumentar sus ingresos fiscales, aunque según la oposición, “no está claro cómo la salida de la OPEP influirá en el aumento de esos ingresos”. 

Analistas locales han sostenido que la salida de Ecuador no tendrá mayores repercusiones a nivel global, dado que el volumen de producción del país no es lo suficientemente alto como para influir directamente en los precios del mercado.

Con la decisión, el país ya no tendría que cumplir ciertas cuotas de producción que al pertenecer a este organismo, tenía que respetar. 

La medida también representa una marcha atrás de la orientación de Rafael Correa había tenido en materia de política petrolera.

“El país siempre ha sido un miembro constructivo de la Organización y mantendrá los lazos formados con los países de la OPEP”, indica el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables.

Y agrega que el Gobierno Nacional continuará apoyando “todos los esfuerzos” que buscan estabilidad en el mercado petrolero mundial y las acciones implementadas por los organismos y países afines para garantizar el acceso equitativo a la energía.

En el comunicado, Ecuador deseó éxitos a la OPEP en la continuación del “importante trabajo” que ha venido realizando desde el año 1960 en beneficio de los países productores y de las naciones consumidoras de petróleo.

Ecuador produce anualmente 550.000 barriles diarios de petróleo, lo que le convierte en el socio más pequeño de la organización.

Los recortes adoptados por la OPEP el año pasado afectaron a los ingresos del Gobierno por su producción petrolera, lo que puede haber generado la decisión del Gobierno en Quito de abandonar la organización.

El petróleo, junto con la recaudación de impuestos, es la principal fuente de ingresos del Presupuesto General del Estado.

La decisión ha sido tomada poco antes de que el Gobierno presente a la Asamblea Nacional un paquete de reformas económicas y laborales en respuesta a la demandas del Fondo Monetario Internacional (FMI) de reducir su déficit a cambio de un paquete de crédito por 4.200 millones de dólares.

1470 views
bookmark icon