Crece la demanda de litio a nivel mundial y temen escasez en el futuro

 -  -  4


Los geólogos apuestan a que el desarrollo de tecnologías aumentarán el recurso, pero muchos analistas y expertos en el sector tecnológico han expresado su preocupación sobre el futuro de los recursos de litio. Por un lado, la creciente demanda de baterías de ión-litio para vehículos eléctricos y para el almacenamiento energético (desde el nivel doméstico hasta los grandes sistemas para las compañías eléctricas) ha traído como consecuencia lo que algunos ya se plantean: si la falta de recursos de litio limitará los esfuerzos para electrificar la economía.

Según explica el analista Michael Lynch en la revista Forbes, tanto los neomaltusianos como los opositores de los vehículos eléctricos parecen haberse aprovechado de este tema para sus diversos propósitos, pero estos temores reflejan el desconocimiento de los recursos. Vale la pena señalar que muchos de los que se preocupan por el pico de litio también temían el pico del petróleo no hace mucho tiempo, lo que respalda la tesis de que una comprensión pobre de los recursos subyace a los temores de “pico” más que a la escasez real.

En primer lugar, el “pico” sin concretar la fecha límite, representa una mentalidad en lugar de una hipótesis analítica. Los neomaltusianos señalan que los recursos son insuficientes para apoyar a la población actual o proyectada, a los niveles de ingresos actuales o proyectados, y por lo tanto, se debe buscar la conservación de lo que tenemos y llevar un estilo de vida más simple. El caso más extremo son aquellos que temen que la superpoblación sea tan intensa que parecen preferir las muertes masivas por enfermedad como soluciones preventivas.

Pero dado que el mundo enfrenta un enorme aumento de la demanda de baterías de iones de litio para vehículos eléctricos, existe una preocupación más seria de que los recursos mundiales de litio sean insuficientes. Como señaló un experto, se proyecta que solo Telsa necesitará 8.000 toneladas métricas de litio al año para 2020 si quiere construir sus coches y los sistemas de baterías domésticas Powerwall. También dijo que las estimaciones de recursos de litio parecían estar aumentando, pero que solo era probable que sirvieran para un par de décadas de consumo acelerado.

Es muy cierto que las estimaciones de los recursos de litio han aumentado, pero no solo recientemente. Como casi todos los recursos no renovables (minerales y energía), las estimaciones de recursos tienden a aumentar con el tiempo debido a la naturaleza misma de las estimaciones. Pocos, si los hay, representan el recurso total, sino que son de la cantidad que se cree que existen con un alto nivel de confianza y que se pueden recuperar con la tecnología y la economía actuales. Los geólogos pueden entender que los avances tecnológicos aumentarán la cantidad de recursos que se pueden recuperar económicamente, pero son reacios a intentar predecir ese progreso o hacer estimaciones cuantitativas de él. Por lo tanto, a medida que el conocimiento y la tecnología mejoren, también lo harán las estimaciones de recursos.

Las reservas son una cuestión diferente de los recursos, y algunos analistas temen que no estén creciendo rápidamente y que se concentran en un área pequeña. Incluso uno ha llegado a decir que “en un giro del destino aún más extraño, la mayoría de las reservas mundiales de carbonato de litio están ubicadas en un pequeño triángulo ubicado en los Andes del Altiplano, una remota y desértica región compartida por Chile, Argentina y Bolivia”.

Pero las reservas han crecido lentamente. Esto se debe a que las reservas existentes son bastante adecuadas y no es necesario encontrar y desarrollar nuevas reservas; no se producirían debido a las reservas baratas y abundantes ya desarrolladas. La concentración de la producción en los Andes no representa una falta de recursos globales, como algunos temen, sino la decisión económicamente racional de explotar primero los recursos más baratos, recurriendo luego a otros recursos más difíciles (y costosos).

Huelga decir que la creciente demanda de litio para fabricar baterías para vehículos eléctricos podría significar que el mercado del litio se tensa, pero ésta es una cuestión de capacidad de producción, no de disponibilidad de recursos. Aunque, como en el caso del petróleo, un alza en los precios a corto plazo sin duda será malinterpretada como causada por la escasez e irreversible. Un “nuevo paradigma” así como cada burbuja ha sido etiquetada a lo largo de la historia de inversión, a pesar de todas las evidencias de lo contrario.

Con suerte, no habrá el mismo tipo de respuesta visto en otras burbujas, como cuando EEUU estableció la Corporación de Combustibles Sintéticos en la década de 1970 para lidiar con el hecho de que “el petróleo y el gas natural en el que confiamos para el 75% de nuestra energía simplemente se están agotando “. (Presidente Carter 1977).

O, en un caso más reciente, un alza en los precios a corto plazo de los paneles fotovoltaicos a base de silicio alentó la inversión en Solyndra, con sus costosos paneles de cobre y indio de selenio de galio, que resultó antieconómica cuando el precio de los paneles de silicio disminuyó cíclicamente.

Solo hay un riesgo, el político para las empresas en la industria de vehículos eléctricos, ya que dependen en gran medida del apoyo del gobierno. Los recursos de litio son abundantes en la superficie terrestre y otros minerales menos valiosos podrían ser atractivos con las nuevas tecnologías de extracción y/o aumentos de precios, lo que significa que el auge y la caída serán estándar en el futuro, pero con suerte sin afectar la política salvaje o los cambios de inversión. Como con todos los productos minerales y energéticos, a pesar de su naturaleza “finita” y de los muchos pioneros que juran que “esta vez es diferente”, la solución a los altos precios será los altos precios.

 

 

 

 

Fuente: Michael Lynch, analista y presidente de Strategic Energy and Economic Research – Forbes.
4 recommended
105 views
bookmark icon