INTERNACIONALES

Tras años de caídas permanentes la producción de PEMEX se recuperó

• Bookmarks: 17


Compartir

La producción de petróleo y combustibles líquidos de México se mantiene estable desde 2019, después de dos décadas de caídas permanentes. No obstante y según el pronóstico de la EIA (Energy Information Administration) la producción en México se mantendrá relativamente estable hasta 2024.
Las empresas privadas aumentaron la producción de petróleo en México en los últimos cinco años. En 2022, los datos del gobierno mexicano muestran que la producción privada contribuyó con más del 5% del total de México, un gran aumento desde el 0,5% de contribución petrolera que las empresas privadas produjeron en 2016.

En diciembre de 2013, México cambió su constitución para permitir la producción privada de petróleo por primera vez desde 1938, según información de la Administración de Comercio Internacional de Estados Unidos. Anteriormente, Pemex, la compañía petrolera nacional de México, era el único productor de petróleo del país. Históricamente, la producción de petróleo y combustibles líquidos de México superaba su consumo interno, lo que convertía a México en un exportador neto de petróleo y combustibles líquidos.

La producción de petróleo y combustibles líquidos de México alcanzó un máximo de 3,9 millones de barriles diarios (b/d) en 2004 y disminuyó cada año hasta 2019, cuando la producción se estabilizó en torno a 1,9 millones de b/d. Según el informe Perspectivas Energéticas a Corto Plazo (STEO, por sus siglas en inglés), se espera que la producción de petróleo y combustibles líquidos en México se mantenga alrededor de 1.9 millones de b/d hasta finales de 2024.
Varias dinámicas han conducido a la estabilidad de la producción. Por ejemplo, la disminución de la producción de los campos de aguas poco profundas históricamente más productivos de la Cuenca del Sureste (anteriormente conocida como la Cuenca de Campeche) en la costa sureste de México ha sido sustituida por recientes desarrollos de campos en otras secciones de la Cuenca del Sureste, como los 133.000 b/d del campo Quesqui en 2022, según nuestro Country Analysis Brief actualizado: México.

Sin embargo, cuando la producción de México disminuyó a 1,9 millones de b/d en 2019, el consumo superó la producción por primera vez. México fue importador neto sólo durante un año debido a la fuerte disminución del consumo de petróleo en 2020. En 2022, la recuperación económica posterior a la pandemia hizo que el consumo y la producción terminaran el año cada uno en alrededor de 1,9 millones de b/d, según el STEO.
Las reservas probadas de petróleo de México han caído de más de 10.000 millones de barriles en 2014, según las Estadísticas Internacionales de la Energía, a algo menos de 6.000 millones de barriles en 2023, según el Oil and Gas Journal. Más del 80% de las reservas se encuentran en la cuenca del Sureste, y ninguna de las reservas probadas está en aguas profundas, profundidades de agua de entre 1.000 pies y 5.000 pies. Aunque se han hecho importantes descubrimientos de reservas de gas natural en aguas profundas en México, las reservas probadas de petróleo aún no se han materializado a pesar de los importantes esfuerzos de exploración.

El Golfo de México podría ofrecer un potencial significativo para la producción en aguas profundas si la gran producción en aguas poco profundas del Golfo de México sirve de indicio de las reservas de aguas profundas de México. El gobierno mexicano tiene planes para capitalizar las reservas de aguas profundas, y los futuros planes de desarrollo hacen probable un crecimiento adicional de la inversión privada.
 


Compartir
200 views
bookmark icon