INTERNACIONALES

Japón, importa pese a todo

• Bookmarks: 16


Compartir

Las compras de crudo ruso del tipo Sakhalin Blend realizadas el pasado enero, fueron las primeras desde que Japón adquiriera unos 700.000 barriles en mayo de 2022, a pesar de las sanciones impuestas a Rusia en represalia por la guerra en Ucrania.

Tokio logró reducir la dependencia de los recursos energéticos al reducir las importaciones de petróleo en un 90 % y las de carbón en un 60 %.
Pero Japón depende completamente de lo suministros energéticos y su mayor proveedor es Rusia, por tanto, este mes volvió a importar crudo de ese país y continuará con otros proyectos rusos.

Así las cosas, las empresas japonesas seguirán participando en los proyectos energéticos rusos en la isla de Sajalín debido a su importancia para la seguridad energética de Tokio, anunció el lunes pasado el primer ministro Fumio Kishida en una reunión de la cámara alta del parlamento.

Japón, que actualmente preside el Grupo de los Siete países industrializados, permanece en “estrecha cooperación con los países del G7 y la comunidad mundial” en el tema del suministro de energía, dijo el primer ministro.

Al mismo tiempo, el gobierno japonés espera que crezca la demanda de gas natural licuado (GNL). “Por lo tanto, en lo que respecta a los proyectos en Sakhalin, consideramos que son importantes para garantizar la seguridad energética en nuestro país”, argumentó Kishida, explicando que el país mantendrá su participación en el nuevo operador del proyecto de petróleo y gas Sakhalin-1.

Sakhalin Oil and Gas Development Co. (SODECO) de Japón posee una participación del 30% en el proyecto costa afuera del Lejano Oriente ruso.
El año pasado, el gobierno ruso permitió que SODECO mantuviera su participación bajo el nuevo operador nacional de Sakhalin-1 luego de la salida de ExxonMobil, el operador anterior y anteriormente también propietario de una participación del 30%.

Exxon Neftegaz se disolvió como operador del proyecto y todos sus activos y equipos se transfirieron a una nueva empresa administrada por la subsidiaria de Rosneft, Sakhalinmorneftegaz-Shelf.
Japón es el principal importador de GNL del mundo y un importante consumidor de gas natural y petróleo. Según S&P, Tokio pasó a depender en un 95 % de las importaciones de crudo de Oriente Medio después de que se separó del petróleo ruso al unísono con sus aliados occidentales.

Cabe recordar que a mediados de julio de 2022, el presidente ruso Vladimir Putin firmó un decreto para hacerse cargo del Sakhalin-2, en una medida que afecta especialmente a Japón.

El proyecto de petróleo y gas lo llevaba adelante la holando británica Shell que tenía una participación del 27,5% y las japonesas Mitsui y Mitsubishi otro 22,5%.


Compartir
341 views
bookmark icon