INTERNACIONALES

Las sanciones a Rusia, un arma de doble filo

• Bookmarks: 11


El objetivo de Europa es reducir lo máximo posible la importación de petróleo y gas que llegan de Rusia, pero lo que ha quedado demostrado en la desunión europea que es más importante pagar menos por la energía que la crisis humanitaria en Ucrania.

Quienes apostaban a las sanciones como arma para “frenar” a Rusia, se han equivocado. Europa pretendía reducir hasta en dos tercios sus importaciones rusas a final de año. La consecuencia directa de esta medida ha sido un incremento en el precio del gas, que ha llegado a costar alrededor de un 20% más tras el anuncio y que arrastró al alza a todos lo precios internacionales de los comodities.

Las “sanciones” aplicadas a Moscú no parecen tener efecto, al tiempo que se fortalece China con los acuerdos por el suministro ruso a Pekín. China es el mayor comprador no europeo de hidrocarburos, actualmente el segundo mayor proveedor de petróleo de China, detrás de Arabia Saudita. Según expertos, uno de los objetivos clave del Kremlin en los próximos años es superar a sus rivales de Oriente Medio para convertirse en el principal proveedor de crudo de China.

Sanciones de ida y vuelta

Desde el Kremlin también se adoptan decisiones para 'castigar' a Europa. Tras los cortes de gas a Polonia y Bulgaria, Moscú sancionó a EuRoPol Gaz y se anunció el cierre por parte de Gazprom del suministro por todo el gasoducto Yamal-Europa, que conecta Rusia con el Viejo Continente. De esta forma, exigen que lo gestione otra compañía y, mientras esto no ocurra, seguirá cerrado. El corte significa un duro porrazo para Europa, después de que se cortara también la vía que va hacia la Unión Europea pasando por Ucrania.

Una de las más enérgicas muestras de desunión, fue la manifestada por el gobierno húngaro, que insiste en mantener su oposición a que la Unión Europea (UE) imponga un embargo a las importaciones de petróleo y gas ruso en castigo por su invasión de Ucrania.

“Hungría no ha retirado su veto. De hecho, la postura de Hungría sobre las sanciones al petróleo y el gas ruso sigue igual: no las apoyamos”, declaró en la red social Twitter, Zoltán Kóvacs, secretario de Estado de Comunicaciones Internacionales.

Por su parte, los países del G-7 (Estados Unidos, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) acordaron reducir de forma gradual la dependencia energética de Rusia, pero al parecer la medida fue anticipada por el Kremlin que responde con el corte.

El gasoducto Yamal tiene una longitud de más de 4.000 kilómetros. Nace en Torzhok, en la zona más occidental de Rusia, y finaliza en Fráncfor del Óder (Alemania), tras pasar por Polonia y Bielorrusia y transporte unos 100 Mmm3/d. El tramo afectado en Polonia tiene 683 kilómetros y Gazprom, empresa era la principal accionista y propietaria de las instalaciones.

Tarjeta roja

Rusia sancionó a unas 31 las empresas, la mayoría europeas, pero también de Estados Unidos, que Moscú tenía en “capilla”. Gran parte de esta medida afectará a las antiguas filiales de Gazprom en suelo europeo, en particular en Francia y Alemania. Esto les impedirá mantener sus actuales negocios con Rusia a los operadores, siendo la única alternativa el cambio de empresa. “No habrá ninguna relación con estas compañías, han sido prohibidas y no pueden participar”, dijo el portavoz de Putin, Dmitri Peskov.

Uno de los países más afectados es Alemania, que ya ha respondido por parte de su ministro de Economía, Robert Habeck. Según considera, la inclusión de las filiales de Gazprom en el país germano implicarán una nueva negociación de los contratos, que "probablemente se celebrarán a precios más altos".

Habeck acusa a Rusia de emplear la energía como "un arma, por lo que la situación se agrava". Por su parte, el ministro de Relaciones de Ucrania, Dmytro Kuleba, pide a los países de la UE a cortar cuanto antes los lazos energéticos con el Kremlin. "Hay que desconectar el oxígeno energético de Rusia, ha demostrado que no es un socio de confianza, y Europa no se lo puede permitir”.

Finlandia

"La renuncia a la tradicional política de neutralidad militar sería errónea, ya que no existe ninguna amenaza para la seguridad de Finlandia” Dijo Vladimir Putin gas una conversación telefónica con su par finés Sauli Niinistö, sobre la inminente candidatura de Finlandia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que ha provocado el recelo de Moscú.

Tras el diálogo, el Kremlin ordenó la suspensión de las exportaciones de energía eléctrica a Finlandia. RAO Nordic, con 100% de su capital ruso, había anunciado el viernes que el suministro iba a suspenderse debido a impagos, en un momento en que —no casualmente— Finlandia se dispone a presentar su candidatura de ingreso a la OTAN.

Las exportaciones de Rusia hacia Finlandia "equivalen a cero actualmente, como se había anunciado", dijo a la AFP Timo Kaukonen, responsable de las operaciones de Fingrid, el operador finlandés. La red funciona gracias a las importaciones de Suecia, según las informaciones en tiempo real de Fingrid, que anunció el viernes que podía perfectamente prescindir de la electricidad rusa. Finlandia importa de Rusia un 10% de la electricidad que necesita.

RAO Nordic, con sede en Helsinki, es una filial de la empresa rusa InterRAO. El viernes justificó su decisión por el impago de la electricidad suministrada a Finlandia desde el 6 de mayo.

No obstante, el camino al ingreso de Finlandia a la Otan no será tan confortable como estaba previsto. Turquía, miembro de la OTAN desde hace setenta años, adelantó que vetará el ingreso de los “suomi” porque según el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el Gobierno que dirige no está a favor de la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN. El argumento no es débil: las dos naciones escandinavas acogen “organizaciones terroristas” kurdas, lo que abrió una grieta y sin dudas relentizará el proceso de ingreso de los escandinavos a la entente.

España

España tiene seis plantas regasificadoras y una en construcción, en todo el mundo hay unos 600 buques metaneros, Naturgy tiene una flota de 12, mientras que Endesa cuenta con cuatro. La dura posición anti rusa del discurso español contrasta con los hechos. Según los datos difundidos por la transportista Enagás, la cantidad procedente de los pozos rusos ha pasado del 5% en febrero al 8% del suministro que ha recibido España en abril.

Pedro Sánchez se vio obligado a suplir el gas argelino, luego de que el gobierno magrebí sancionara a la monarquía ibérica por su alineamiento con Marruecos respecto al conflicto del Sahara Occidental. La última semana, el canciller ruso Serguéi Lavrov visitó Argel y valoró la posición “objetiva y equilibrada adoptada por Argelia sobre los asuntos de Ucrania”, al tiempo que se acordó una visita del jefe del gobierno argelino, Abdelmadjid Tebboune, a Moscú.

Saltando el alambrado

Según Bloomberg, la Unión Europea está dispuesta a ofrecer a sus importadores de gas una solución para evitar el incumplimiento de las sanciones al comprar combustible a Rusia y seguir satisfaciendo efectivamente las exigencias del Presidente Vladimir Putin sobre el pago en rublos.

En una nueva guía sobre los pagos de gas, la Comisión Europea planea decir que empresas deben hacer una declaración clara de que consideran sus obligaciones cumplidas una vez que pagan en euros o dólares, de acuerdo con los contratos existentes.

El brazo ejecutivo de la UE dijo a los gobiernos que la orientación no impide que las empresas abran una cuenta en Gazprombank y les permitirá comprar gas de acuerdo con las sanciones de la UE tras la invasión de Rusia a Ucrania, añadieron las personas.

Las empresas europeas llevan semanas tratando de averiguar cómo pueden satisfacer la demanda de Moscú y mantener el crucial flujo de gas sin violar las sanciones impuestas al banco central ruso. Putin dijo el 31 de marzo que si los pagos no se hacían en rublos, se detendrían las exportaciones de gas. Europa depende en gran medida del combustible ruso para calentar los hogares y alimentar la industria.

En un principio, la UE consideró que el mecanismo de pago exigido por Putin otorgaba a Moscú el control total del proceso, incumplía los contratos y, sobre todo, violaba las sanciones del bloque. La consecuencia fue la devaluación del euro en relación al dólar y al rublo, pero al mismo tiempo los precios del gas natural experimentaron una leve descenso en la última semana de abril.

Claro que la baja de los precios spot se deben en parte a la menor demanda por el incremento de temperaturas. Sin embargo, por el lado de la oferta, las preocupaciones sobre cortes del suministro de gas ruso ejercen presión al alza y frenan la caída de precios.

Mibgas ha disminuido su volatilidad respecto el resto de hubs europeos. El precio medio de Mibgas en abril fue de 90,13 euros/MWh, un 28,3% inferior al pasado marzo (-35,6 euros/MWh) y un 328,4% superior a abril de 2021 (+69,1 euros/MWh). Respecto al precio medio del TTF de abril de 103,05 euros/MWh MIBGAS ha sido un 12,5% inferior (-12,93 euros/MWh).

La demanda de gas nacional disminuyó en abril un 13,3% (-4,1 TWh) respecto a abril de 2021. Para generación eléctrica ha bajado un 5,3% (-0,4 TWh) debido a una mayor generación solar, nuclear, eólica y de carbón. Baja la demanda industrial un 19,4% (-3,5 TWh). La mayor disminución la ha tenido el sector del refino seguido de la construcción.

11 recommended
368 views
bookmark icon