ECONOMÍA & POLÍTICA

Gobernador Kicillof respaldó la construcción de Atucha III y la continuidad del Plan Nuclear

• Bookmarks: 12


El Gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, sostuvo que “la construcción de Atucha III es uno de los proyectos más importantes para el Estado argentino y precisa de mucho financiamiento para llevar adelante una obra que supera los 8.300 millones de dólares”.

“Los contratos se interrumpieron porque hubo un Gobierno que no pensó en el bienestar de la Argentina; ahora tenemos la obligación de consolidar y poner en marcha estos proyectos sin dilaciones”, aseguró Kiciloff, y agregó: “luego de una etapa en la que los únicos proyectos de largo plazo estaban vinculados al endeudamiento, la Argentina necesita darle continuidad a su plan nuclear y, para eso, se requieren políticas de Estado”.

Kicillof remarcó que “para la provincia de Buenos Aires, como principal potencia industrial y agropecuaria de la Argentina, es fundamental desarrollar el sector energético para pensar un futuro mejor”,  y explicó que “nuestro compromiso es el de empujar para que se superen todos los obstáculos y podamos avanzar con proyectos que son esenciales para nuestro pueblo”.

El Directorio de Nucleoeléctrica Argentina y sus pares de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) recibieron al gobernador bonaerense en el Complejo Nuclear Atucha junto al Secretario de Energía Darío Martínez, el subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo y el Subsecretario de Energía de la Provincia de Buenos Aires Gastón Ghioni.

Los funcionarios participaron de una presentación y recorrida por las instalaciones con el objetivo de conocer los avances del Plan Nuclear Argentino, con especial foco en Atucha III y el proyecto del reactor CAREM, desarrollado por la CNEA.

El 1 de febrero de 2022, Nucleoeléctrica Argentina y la Corporación Nuclear Nacional China (CNNC) firmaron el contrato para la construcción de Atucha III, un reactor de 1.200 MWe y una vida útil inicial de 60 años que se instalará en el Complejo Nuclear Atucha en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires. El proyecto supone una inversión de US$ 8.300 millones y permitirá incrementar en más de un 60% la generación eléctrica de origen nuclear.

El contrato EPC (ingeniería, compras y construcción) prevé la provisión de la ingeniería, construcción, adquisición, puesta en marcha y entrega de una central del tipo HPR-1000, que utilizará uranio enriquecido como combustible y agua liviana como refrigerante y moderador.

Las obras de construcción comenzarán a fines del corriente año y requerirán la creación de más de 7.000 empleos durante el pico de obra, 700 empleos fijos para su operación y una integración aproximada del 40% con los proveedores nacionales.

Participaron también del encuentro la diputada nacional Carolina Propato, el jefe de gabinete de la subsecretaría de Energía Eléctrica Ignacio Pallia, el intendente de Zárate Osvaldo Cáffaro, la Subsecretaria de Planificación y Coordinación del Ministerio de Transporte de la Nación Micaela Morán y subgerente general de IEASA Gastón Leydet, entre otros funcionarios nacionales y provinciales.

Por su parte, Darío Martínez, señaló que son pocos los países en el mundo que tienen el conocimiento, la capacidad, la tecnología y la mano de obra que tiene la Argentina. “Con Atucha I fuimos la primera Central Nuclear de América Latina, luego vino Atucha II", expresó.

Asimismo, el funcionario destacó el Plan Nuclear Argentino. “Más aún cuando estamos en un proceso de Transición Energética, como nos hemos planteado desde la Secretaría de Energía, cumpliendo el mandato del presidente y la vicepresidenta", señaló.

Martínez concluyó: “No cualquier país puede tomar estos desafíos y nosotros lo estamos haciendo. Lo que hacen nuestros técnicos, nuestros trabajadores, lo que aporta al sistema energético es importantísimo para el sistema y para la Argentina".

En tanto, el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, consideró que “el Estado Nacional apuesta al crecimiento del sector nuclear y a consolidar estos proyectos en curso que aportan energía de base, limpia y segura, a la matriz de generación eléctrica nacional, y que también tienen un impacto muy importante en el desarrollo tecnológico e industrial argentino”.

La visita al Complejo Nuclear y las declaraciones en respaldo de la construcción de Atucha III se producen en momentos en que se aguarda que el presidente Alberto Fernández suscriba la documentación referida al financiamiento por parte de China, en principio del 85 por ciento del monto total, aunque habría gestiones para su financiamiento total, habida cuenta las dificultades que afronta el país.  

Durante la presentación, el presidente de Nucleoeléctrica Argentina, José Luis Antúnez, informó que el proyecto Atucha III va a traer 700 empleos fijos a la región, y va a dejar alrededor de US$ 500 millones de insumos comprados a la industria metalmecánica nacional.

Luego del encuentro, Antúnez concluyó: “hacía rato que no teníamos una visita de este tipo, dese la inauguración de Atucha II en 2015. Que hayamos podido recuperar los proyectos, recomenzarlos y tener esta visita es una felicidad enorme”.

Nucleoeléctrica es la empresa a cargo de la operación de las tres centrales nucleares en funcionamiento en el país: Atucha I, Atucha II y Embalse.

También, de la comercialización en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de la energía producida por sus plantas y del gerenciamiento de proyectos que aseguren la normal operación de sus instalaciones, así como también de aquellos que tengan por objetivo la construcción de futuras centrales nucleares en territorio nacional.

Nucleoeléctrica Argentina es una sociedad anónima cuyo capital social accionario se encuentra distribuido entre el Ministerio de Economía de la Nación (79%), la Comisión Nacional de Energía Atómica (20%) e Integración Energética Argentina S.A (IEASA).

La potencia instalada total de sus tres plantas es de 1763 MW. Y la  cantidad de trabajadoras y trabajadores directos de la empresa es de 3.000.

La empresa tiene un enorme capital humano especializado gracias a la experiencia en la operación de sus plantas, de la construcción y finalización de Atucha II y del Proyecto Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse. Ese conocimiento permitió que Nucleoeléctrica venda servicios de ingeniería y asesoramiento técnico a centrales en China, Canadá y Brasil.

La generación de energía de origen nuclear en el país permitió ahorrar en 2021 la emisión de 4,7 millones de toneladas de CO2 al ambiente.

Las centrales nucleares ocupan un lugar clave en la lucha contra el cambio climático y en el camino hacia la transición energética, porque no generan gases ni partículas causantes del efecto invernadero, uno de los responsables del calentamiento global.

En cuanto a otros proyectos nucleares NA-SA destacó el de extensión de vida de Atucha I.

La licencia de operación para Atucha I emitida por la Autoridad Regulatoria Nuclear se termina en 2024 marcando el final de su primer ciclo de vida útil. Desde el año 2006 se comenzaron a realizar los estudios necesarios para evaluar el proyecto de extensión de vida y se concluyó que Atucha I podría generar energía limpia y segura por dos décadas más.

La parada de reacondicionamiento tendrá una duración de 2 años a realizarse entre 2024 y 2026 e implica una inversión de US$ 450 millones, la creación de 2.000 puestos de trabajo directo e indirecto y la generación de oportunidades para proveedores nacionales calificados para las tareas de construcción y fabricación de componentes.

La Central Nuclear Atucha I inició su construcción en junio de 1968 y se convirtió en la primera central nuclear de potencia de América Latina, al ser conectada al Sistema Eléctrico Nacional en marzo de 1974.

12 recommended
206 views
bookmark icon