ENEL hacia la emisión cero, potencia inversiones

 -  - 


El Grupo Enel (el “Grupo”) presentó su Plan Estratégico 2022-2024 a los mercados financieros y los medios de comunicación. El Grupo también presentó su visión estratégica hacia 2030.

El Grupo Enel se enfoca en cuatro líneas estratégicas:

Asignando capital para apoyar una provisión de energía descarbonizada;
Posibilitando la electrificación de la demanda de energía por parte de los clientes;
Aprovechando la creación de valor para la cadena de valor completa;
Acelerando una red limpia (Net Zero) y sostenible.

El Grupo espera movilizar inversiones totales por 210.000 millones de euros entre 2021 y 2030, de los cuales 170.000 millones de euros serán inversiones directas del Enel Group (+6% en relación al plan previo) y 40.000 millones de euros catalizados a través de terceros.

Entre 2020 y 2030, se espera que el EBITDA ordinario del Grupo crezca a un ritmo de 5 % - 6 % (Compounded Annual Growth Rate “CAGR”) mientras que el ingreso neto ordinario crecerá de 6 % - 7 % (CAGR).

El Grupo adelanta su compromiso “Net Zero”, de 2050 a 2040, tanto para emisiones directas como indirectas.

Se espera que el valor creado por el Grupo para clientes lleve a una reducción del 40 % en la reducción de sus gastos energéticos junto con una reducción de hasta el 80 % de la huella de carbono para 2030.

En 2024, el EBITDA ordinario del Grupo se espera que llegue a 21 - 21.6 billones de euros, comparado con los 18.7 - 19.3 billones de euros estimados en 2021. Se espera que el ingreso neto del Grupo aumente a 6.7 - 6.9 billones de euros en 2024, comparado con los 5.4 - 5.6 billones de euros estimados en 2021.

La política de dividendos de Enel permanece simple, atractiva y predecible. Se espera que los shareholders reciban un dividendo por acción (“DPS”) que se planea incrementar 13 % hasta llegar a 0.43 euros/share, entre 2021 y 2024.

El crecimiento planeado en ganancias, emparejado con la rentabilidad por dividendo, se espera que se traduzca en un retorno total del 13 % en 2022 - 2024.

El Plan 2030

El viaje del mundo hacia Net Zero está en marcha y los procesos de descarbonización y electrificación de la economía global son clave para evitar las graves repercusiones de un aumento de las temperaturas por encima de 1,5 ° C. Los escenarios publicados más recientemente coinciden en que, para alcanzar objetivos climáticos ambiciosos, la electrificación de los usos energéticos debe acelerarse junto con un despliegue masivo de energía libre de carbono.

Los clientes serán impulsores activos y principales beneficiarios de este proceso.

Durante los últimos diez años, las energías renovables se han convertido en una corriente principal en la generación de energía, lo que permite que la descarbonización avance a un ritmo más rápido. Además, la próxima década será crucial para la consecución de los objetivos marcados por el Acuerdo de París en 2015. Mientras tanto, este período también se caracterizará por acciones crecientes hacia la electrificación, a través de las cuales los clientes trasladan progresivamente su consumo energético hacia la electricidad, mejorar el gasto, la eficiencia, la huella de emisiones y la estabilidad de precios.

63 views
bookmark icon