La emergencia hídrica en la Cuenca del Paraná se prolongaría hasta marzo

 -  -  3


. Los pronósticos de baja precipitación en la Cuenca del Paraná para los próximos trimestres proyectan una continuidad de la situación deficitaria de los caudales de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú, y de los muy bajos niveles de los embalses de las centrales hidroeléctricas instaladas en la región.

La situación de “emergencia hídrica” declarada por el gobierno nacional, en principio hasta enero,  se extendería al menos hasta marzo de 2022. Los bajos caudales de los ríos mencionados seguirán limitando las capacidades de generación de energía y de navegabilidad aguas abajo en esta Cuenca.

El informe periódico comunicado por la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) detalló que, para el trimestre octubre-noviembre-diciembre 2021,  “en la mayor parte de la cuenca superior no se tiene señal climática clara, por lo que se prevé igual probabilidad de ocurrencia de precipitación superior o inferior a la normal. Para la cuenca inferior, la tendencia marca mayor probabilidad, entre 45 a 70 %, de precipitación inferior a la normal”.

En la cuenca del río Paraná aportante a Yacyretá (del orden del millón de kilómetros cuadrados), se observaron anomalías negativas (-200/-400mm) desde inicio del 2021. Describió la EBY.

Cabe referir que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN-AR) previó para el trimestre septiembre-octubre-noviembre de 2021, mayor probabilidad de ocurrencia de precipitación inferior a la normal para la porción argentina de la cuenca del Paraná de aporte a Yacyretá.

Asimismo, la previsión elaborada por CPTEC-INMET-FUNCEME (Brasil) marca una tendencia con mayor probabilidad de precipitaciones inferiores a la normal en la cuenca de aporte a Yacyretá en territorio brasilero.

En tanto, de acuerdo con el pronóstico de precipitación elaborado por la Dirección de Meteorología e Hidrología (DMH-DINAC, Paraguay), se prevén valores inferiores a la normal para la porción paraguaya de la cuenca del Paraná de aporte a Yacyretá.

Para el trimestre noviembre-diciembre 2021-enero 2022, se explicó que “no se visualizan grandes cambios respecto al trimestre mencionado anteriormente. En la mayor parte de la cuenca superior no se tiene señal climática clara por lo que se prevé igual probabilidad de ocurrencia de precipitación superior o inferior a la normal. Para la cuenca inferior, la tendencia marca mayor probabilidad, entre 40 a 55 %, de precipitación inferior a la normal”.

En lo que respecta al trimestre enero – febrero – marzo 2022, “en la mayor parte de la cuenca superior la tendencia marca mayor probabilidad, entre 40 a 45 %, de precipitación inferior a la normal, no se descarta que en algunos sectores de la cuenca superior se registren precipitaciones superiores a la normal, y en la cuenca inferior no se tiene señal climática clara, por lo que se prevé igual probabilidad de ocurrencia de precipitación superior o inferior a la normal”, indica la EBY.

ESTADO DE LOS EMBALSES

Queda claro entonces el carácter del déficit hídrico existente en la actualidad y el período de recarga deficitario de los grandes reservorios de regulación situados en la cabecera de la cuenca

Al considerar los embalses de las centrales generadoras alojadas aguas arriba de Yacyretá, el informe señala que “el sistema de embalses en la cuenca del río Paraná, en territorio brasilero, se encuentran con un almacenamiento ponderado próximo al 26 % (muy por debajo de lo normal), para el mismo período del año 2020, el almacenamiento ponderado se encontraba próximo al 43 por ciento”.

A mediados de agosto se registró un incremento de caudales afluentes a Yacyretá, el cual se sostuvo hasta mediados de septiembre. “Dicho incremento de caudales puede correlacionarse por ausencia de precipitaciones significativas, con la utilización de los recursos hídricos disponibles en los embalses de los diferentes ríos de aporte a la Cuenca vinculada con la necesidad de atender la demanda energética”,  se indicó.

El informe consignó al respecto que “a partir de la segunda quincena de septiembre se observa un descenso de los caudales afluentes a Yacyretá.  Para las próximas semanas, se prevé que la tendencia de caudales afluentes a Yacyretá continúe en descenso, sin descartar nuevamente eventos puntuales como los mencionados anteriormente, que signifiquen un incremento leve de los caudales afluentes a Yacyretá”.

SITUACION OPERATIVA DE YACYRETA

Durante la semana pasada el caudal afluente promedio del río Paraná fue de 7.800 m3 /s, con valor máximo de 9.000 m3 /s, y mínimo de 6.400 m3 /s. Para el lunes 27 se estimaron 5.900 m3 /s. La merma de la generación de Yacyretá se calcula en hasta el 50 por ciento.

“Los caudales en Yacyretá para los próximos días estarán acordes a la operación de las centrales hidroeléctricas aguas arriba, y a la evolución real de las precipitaciones pronosticadas sobre su cuenca de aporte. Del análisis efectuado con la información disponible hasta el momento sitúa dichos valores en el rango de los 5.500 a 8.000 m3/s.

Cabe referir el mapa de anomalía de precipitación (mm) para el período comprendido entre septiembre 2020 - agosto 2021. En dicho período, los valores de anomalía en la cuenca de aporte a Yacyretá, estuvieron en el rango entre -400/-800 mm.

En términos de caudales, a la altura del Complejo Hidroeléctrico Yacyretá, en 2020 el caudal afluente medio anual fue igual al registrado en el año 1917, de 9.300 m3/s, siendo este valor el octavo más bajo de la serie 1901-2020.

En lo que respecta al 2021, enero finalizó con un caudal promedio de 10.700 m3 /s, que representa el 70 % del caudal medio mensual para enero considerando la serie 1901-2020.

Febrero comenzó con caudales normales, debido a los incrementos generados por las lluvias de fin de enero, pero su segunda quincena se posicionó con caudales en consonancia con la coyuntura hidrológica general del Paraná.  Febrero promedió los 13.300 m3 /s, es decir,  un 79 % del caudal medio mensual de la serie 1901-2020.

El mes de marzo finalizó con un caudal promedio de 9.400 m3 /s, siendo este caudal el séptimo más bajo, para el mismo mes, de la serie histórica analizada.

En abril el caudal promedio fue de 7.100 m3 /s, siendo el  segundo valor más bajo para este mes, luego del correspondiente al año 2020, para la serie de caudales 1901-2020.

El mes de mayo promedió los 7.000 m3 /s. Este caudal medio mensual resultó el segundo valor más bajo de los últimos 120 años (serie 1901-2020) luego del registrado en mayo de 1914 (6.800 m3/s).

En junio el caudal afluente mensual promedió los 6.200 m3/s, igual al registrado en 1934 y el segundo valor de caudal más bajo de la serie 1901-2020.  Representó apenas un 6 % más de caudal que el mínimo registrado en junio (año 1944), de 5.800 m3/s.

El caudal afluente en julio promedió los 6.200 m3/s,  valor de caudal que fue el séptimo más bajo, para el mismo mes, de la serie temporal considerada.

El mes de agosto finalizó con un caudal promedio de 6.600 m3 /s, valor que no ocurría desde hace 50 años atrás. Representó un 20 % más que el mínimo registrado en agosto del año 1970 (5.500 metros cúbicos por segundo).

3 recommended
117 views
bookmark icon