Acuerdo de empresas y sindicato para encaminar la actividad petrolera en Neuquén

 -  -  3


Por Santiago Magrone

YPF y el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa  alcanzaron y firmaron un acuerdo (salarial y laboral) que,  indicó la petrolera,  “permite generar las condiciones para que toda la industria reactive su actividad, con un beneficio directo para el empleo y las empresas locales”.

El convenio fue rubricado luego por la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH),  y la Cámara de Empresas de Operaciones Especiales (CEOPE).

El acuerdo establece el pago mensual a partir de setiembre de 2020 de una suma no remunerativa equivalente al  16,2% calculada sobre los salarios vigentes al mes de marzo de 2019.

Se trata de un porcentaje que el gremio petrolero venía reclamando como pendiente de la negociación  paritaria 2019. El convenio define la base de cálculo y señala además que a partir de marzo de 2021 el porcentaje referido pasará a ser remunerativo y a formar parte del salario.

El acuerdo establece además  una continuidad, hasta el 31 de marzo de 2021, del esquema de “suspensión concertada” (art. 223Bis de la Ley de Contrato de Trabajo) , motivado por la situación de Pandemia . Los trabajadores recibirán una “asignación mensual de carácter no remunerativa” equivalente al salario básico mas adicionales por Zona, Turno y Vianda.

Tendrá un importe garantizado equivalente al 60% del salario neto percibido en febrero de 2020, y no podrá ser inferior a 50 mil pesos mensuales. También se estableció que tendrá “un tope máximo de hasta 100 mil pesos mensuales “, sujeto a retenciones legales y contribuciones a la obra social y cuotas sindical y mutual.

En el aspecto operativo laboral, el acuerdo establece criterios transitorios que no modifican el Convenio Colectivo y tampoco constituyen una Adenda. Por caso, indica que para los trabajadores que no se encontraren suspendidos por fuerza mayor, y a los cuales fuere posible asignarle tareas efectivas, las jornadas que podrán ser reorganizadas, con acuerdo de partes.

El CEO de YPF, Sergio Affronti, destacó que “este convenio de sustentabilidad y empleo para Neuquén nos va a permitir relanzar la actividad y retomar el crecimiento con eficiencia, generando trabajo y contribuyendo a la reconstrucción económica de Argentina que tanto lo necesitamos”.

Al respecto, el gobernador neuquino, Omar Gutierrez, señaló que “esta acción es fruto del diálogo con todos los actores de la industria, lo que permitirá la reactivación, promoverá la inversión y el desarrollo económico y energético, y  la defensa de los puestos de trabajo”.

 El gobernador, igual que el secretario de Energía, Darío Martínez,  siguieron activamente estas negociaciones y el acuerdo es fundamental  para que el gobierno nacional anuncie medidas sectoriales en  los próximos días.

 Gutierrez remarcó que el acuerdo “forma parte de un nuevo esquema para dar previsibilidad a las inversiones”. “ Vamos a seguir trabajando por la defensa irrestricta del valor y la propiedad de nuestros recursos”, aseguró.

Por su parte,  el secretario general del Sindicato, Guillermo  Pereyra, afirmó que “nosotros creemos  que es un buen acuerdo, en esta situación (por la pandemia) donde no sabemos qué va a pasar mañana”. “Creo que empezamos a despegar de alguna manera y estamos en el buen camino de recuperación de la actividad dentro de un marco sanitario delicado, donde hay que cumplir con los protocolos”, concluyó.

La petrolera de mayoría accionaria estatal  señaló que a partir de este acuerdo,  “la compañía cumplirá con su compromiso de reanudar su actividad en la provincia, especialmente en Vaca Muerta, con el objetivo de llegar a 45 equipos activos en el mes de marzo 2021”.

Durante la firma estuvieron presentes el secretario de Energía Martinez, el gobernador Gutiérrez, y los también integrantes de la directiva del gremio Marcelo Rucci,  Daniel Andersch, y Richard Dewey.

El conflicto en la industria petrolera había escalado en las últimas semanas en el upstream y tuvieron a YPF como principal protagonista por su peso específico. Otros integrantes de una "mesa chica" fueron PAE, Tecpetrol y Vista. Trabajo dictó conciliación obligatoria.

Con la llegada de la Pandemia se acordaron esquemas de emergencia para el personal petrolero (suspensiones con pago parcial de salarios) frente a la merma de las actividades, que en rigor ya venía aconteciendo en los meses previos por los bajos precios internacionales. Dicho esquema ahora fué renovado y una cláusula específica del acuerdo prometió "la paz social".

En mayo último el gobierno activó el esquema del Barril Criollo (45 dólares) para la comercialización del crudo entre productora nivel interno y ello preservó la producción en los pozos ya activados y, en parte, las regalías para las provincias petroleras. Por estos días, el gobierno tiene en consideración la continuidad de dicho esquema, y en tal caso debe establecer en qué nivel de precio.

Otro tema principalísimo pendiente es el de la articulación de un esquema de precios subsidiado para impulsar la producción de gas natural, convencional y no convencional. Deben conjugarse compromisos de inversión, de producción por cuenca, y el costo fiscal que implicará.

Se aguarda que en las próximas semanas el ministro de Economía, Martín Guzman, y el Secretario de Energía, Darío Martinez, concreten un anuncio al respecto.

Por cuerda separada transitan otra Conciliación Obligatoria las refinadoras-comercializadoras Shell (Raízen), Axión y Puma con el gremio del sector. Están negociando en procura de un acuerdo salarial.

La Federación del  Petróleo, Gas y Biocombustibles ( que encabeza Pedro Milla) reclama un aumento de 13,5 % para cerrar el 2019, y encarar paritarias 2020.

Este conflicto no alcanza a refinadoras y bocas de expendio de YPF debido a que los trabajadores del downstream de esta marca están enmarcados en el SUPEH,  Sindicato Unidos Petroleros e Hidrocarburos .

Las empresas muestran cifras de caída de ventas de combustibles durante la Pandemia del Covid-19 que llegó en marzo a la Argentina, por la menor actividad económica y menor consumo particular.  En los dos últimos meses las ventas e ingresos mejoraron, pero están en un sube y baja.

3 recommended
437 views
bookmark icon