La demanda de electricidad subió 0,9 % en junio por el uso residencial en la pandemia

 -  -  5


La demanda de energía eléctrica durante el mes de junio último subió apenas  0,9% promedio país en comparación con el mismo período del 2019, con temperaturas inferiores a las del año pasado y en plena pandemia del COVID-19,  con aumento del consumo residencial en el AMBA,  y descenso a nivel de usuarios comerciales a industriales en gran parte del país.

El informe periódico elaborado por la fundación Fundelec  reveló que el consumo electricidad en  Capital y el Conurbano bonaerense mostró un aumento, tanto en el área de EDESUR (5,5%) como de  EDENOR (6,7%), aunque en el resto del país mostró un descenso general de 0,8%, según datos provisorios de CAMMESA.

El relevamiento indica que el ascenso entre los usuarios residenciales fue notable, pero la caída de la demanda en los comerciales e industriales fue importante,  desde la entrada en vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio el  20 de marzo y que aún continúa en vigencia, aunque con diferentes niveles de exigencia según cada provincia.

Luego de los registros de abril (-11,5%) y mayo (-7,6%), junio presentó una suba de la demanda, aunque comparado con uno de los peores meses de consumo de la historia como fue junio de 2019, cuya caída había sido de 10,6%, por efecto de la caída de la actividad económica.  Así, entre enero y junio de 2020, la demanda de electricidad acumula una caída de 0,7%.

 En junio de 2020, la demanda neta total del  MEM fue de 10.748,5 GWh;  mientras que en el mismo mes de 2019 había sido de 10.650,8 GWh1 . Por lo tanto, la comparación interanual evidencia el ascenso de 0,9%.

Asimismo, existió un crecimiento intermensual que llegó al 12,1%, respecto de mayo de 2020, cuando había tenido una demanda de 9.588,9 GWh.  Esta suba interanual fue precedida por una fuerte caída bimestral en abril y mayo de 2020.

Según los datos de CAMMESA, se puede discriminar que, del consumo eléctrico total de junio, el 53% (5.668,8 GWh) pertenece a la demanda residencial, mientras que el sector comercial representó 24% (2.598,2 GWh) y el industrial 23% (2.481,4 GWh).

 También, en comparación interanual, la demanda residencial ascendió 17,8%, la comercial cayó 11,7%,  mientras que la industrial bajó 14,2% .

La difícil coyuntura hizo que la máxima demanda de potencia de junio quedara a 4.000 MW del record histórico y a poco más de la mitad de la potencia instalada que informa CAMMESA:  22.114 MW es el máximo consumo de potencia de junio, contra 26.320 MW de febrero de 2018 y 40.139 MW de potencia instalada.

 La demanda eléctrica registra en los últimos doce meses (incluido junio de 2020) 4 meses de baja (julio de 2019, -4,6%; agosto de 2019, -2,1%; abril de 2020, -11,5%; y mayo de 2020, -7,6%) y 8 meses de suba (septiembre de 2019,con  4,5%; octubre de 2019, con 5%; noviembre de 2019, con  5%; diciembre de 2019, con 3,3%; enero de 2020, con 2,3%; febrero de 2020, con 1,3%; marzo de 2020 con  9,3%; y junio de 2020, con suba de 0,9%).

Así las cosas, el primer semestre del 2020 presenta una caída del 0,7%.  En cambio, el año móvil (julio de 2019 a junio de 2020) presenta un aumento de 0,4%.

 En cuanto al consumo de electricidad por provincia, en junio fueron  10 las provincias y empresas que marcaron descensos:  Chubut (-23%), Río Negro (-18%), Neuquén (-6%), La Pampa  y Mendoza (-4%), Corrientes, Santa Cruz, Santa Fe y  Tucumán (-2%)  y  Santiago del Estero (-1%). En tanto, 16 provincias presentaron ascensos:  Misiones (30%), EDELAP (11%), Formosa (9%), EDEN (5%), Entre Ríos ,  Jujuy  y La Rioja (4%), San Luis (3%), Catamarca, Chaco, EDES y EDEA (2%), San Juan y Salta (1%), entre otros.  Por su parte, Córdoba mantuvo el mismo nivel de consumo del año anterior.

En referencia al detalle por regiones y siempre en una comparación interanual, las variaciones fueron las siguientes:  PATAGONIA  –Chubut y Santa Cruz- el consumo disminuyó 18,8% con respecto al año anterior.  COMAHUE  –La Pampa, Río Negro y Neuquén- descendió 9,8% respecto a abril de 2019. CUYO -San Juan y Mendoza- bajó el consumo 3,1%.  LITORAL  -Entre Ríos y Santa Fe– decreció  -0,5%.   CENTRO -Córdoba y San Luis- la demanda tuvo un crecimiento respecto al año anterior del  0,4%.  NOA –Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero- presentó un ascenso de 0,8%.  BAS –todo el interior de la provincia de Buenos Aires (incluyendo La Plata y sin contar Capital Federal y GBA) - ascendió 5,6%.  NEA –Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones-  aumentó 6,3%.

En el detalle de las distribuidoras de jurisdicción nacional (Capital y GBA), que demandaron el  36% del consumo total del país,  totalizaron un ascenso conjunto de 6,1%, los registros de CAMMESA indican que EDENOR tuvo un crecimiento de 6,7% mientras que en EDESUR la demanda ascendió un 5,5%.  En el resto del MEM existió el decrecimiento de 0,8% señalado.

La temperatura media de junio fue de 13°C, mientras que en el mismo mes del año anterior fue 14.6 °C, y la histórica del mes es de 11.6 °C.

En lo que respecta a la generación de electricidad, y acompañando el comportamiento de la demanda, la generación local presentó un crecimiento siendo de 11.109 GWh  en junio contra 10.848 GWh registrados en junio de 2019.

La participación de la importación a la hora de satisfacer la demanda sigue siendo baja. Se importaron 114 GWh para junio de 2020, prácticamente de origen renovable y de excedentes hidráulicos, provenientes de Uruguay.

En este sentido, la generación térmica y la hidráulica son las principales fuentes utilizadas para satisfacer la demanda, destacándose además el crecimiento en la participación de las energías renovables, similar a la energía nuclear.

La generación hidráulica se ubicó en 2.692 GWh en junio de 2020 contra 2.891 GWh  del mismo periodo del año anterior.  En ese mes siguió liderando ampliamente la generación térmica, con un aporte de producción de 58,58% de los requerimientos.  Por otra parte, las centrales hidroeléctricas aportaron el 23,99% de la demanda, las nucleares proveyeron  8,26%, y las generadoras de fuentes alternativas  8,16% del total. La importación representó  1,02% de la demanda total.

 PANDEMIA Y CUARENTENA (20-03 AL 10-07)

 Según informa CAMMESA, la caída interanual acumulada en la demanda, desde el 20 de marzo hasta el 10 de julio, es de -0,4%.

La demanda residencial, comercial e industrial liviana sufrió una caída de casi 2 GWh  medios diarios.  Al igual que en mayo,  junio de 2020 también fue alcanzado por la cuarentena  (aunque con diferentes niveles de exigencia según la provincia), impactando principalmente en la gran demanda (GUMAs), con caídas del orden del  18%.

Ahora bien, observando la demanda GUMAs  (60% de la gran demanda donde se tiene datos diarios), desde finales de abril y durante los meses de mayo y junio, se fue recuperando levemente el consumo a medida que se flexibilizaron algunas actividades en distintas regiones del país, alcanzando alrededor del 81% de su demanda previa a la pandemia  (sin considerar la demanda de ALUAR).

El consumo industrial es el que explica la variación en la gran demanda que, en general, fue aumentando en todas las ramas. Las principales recuperaciones se observan en las actividades relacionadas a productos metálicos no automotor, empresas de la construcción, madera y papel, y la industria textil.

A su vez, el descenso más pronunciado se dio en comercio y servicios (principalmente supermercados y otros centros comerciales) con una caída de 13,5%.

Otra modificación del consumo se da en el pico de consumo nocturno, que se adelanta 30 minutos al horario tradicional y se extiende por más tiempo, lo que muestra el cambio de comportamiento de la gente en sus hogares, señala el informe.

5 recommended
320 views
bookmark icon