El ENRE modificó fórmula del "consumo estimado" en Residenciales. Para Pymes e Industrias se leerán los medidores

 -  -  1


l Ente Nacional Regulador de la Electricidad habilitó la lectura de medidores para usuarios T2 y T3 (Pymes e Industrias), con el aval del Ministerio de Desarrollo Productivo, de manera que a éstos se les facturará directamente en base al consumo real y no uno estimado. En una primera instancia este sector iba a tener facturas en base a consumo estimado pero mediaron reclamos del sector empresario pyme para que se cambiara ese criterio.

La instrucción del organismo regulador a las concesionarias Edenor y Edesur a cargo de la distribución de energía eléctrica del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) establece también la implementación de los protocolos sanitarios específicos presentados por las empresas, y el estricto cumplimiento de las instrucciones sanitarias y de seguridad de las autoridades nacionales y de cada jurisdicción.

A su vez, el ente de control estableció que las PYMES e industrias que hayan recibido facturas con consumos estimados con diferencias respecto al consumo real, podrán impugnar la facturación ante la empresa distribuidora, la cual deberá refacturar en base a la demanda real presentada por los usuarios y usuarias.

Esta medida se suma a la decisión del ENRE publicada el martes 5 respecto a las estimaciones de consumo realizadas por las mismas distribuidoras para los usuarios Residenciales.

Mediante la Resolución 27/2020, el organismo instruyó a las empresas distribuidoras a que realicen la estimación del consumo de usuarios y usuarias residenciales utilizando el menor registro de consumo correspondiente al mismo periodo de estimación de los últimos tres años (2017, 2018 y 2019), hasta tanto se reestablezca la actividad de lectura de medidores.

El objetivo de estas medidas, indicó el ENRE, es "proteger los derechos de los usuarios y usuarias, brindando certeza ante los problemas de facturación generados por las empresas distribuidoras".



Esta modalidad, se indicó, tendrá vigencia hasta que se normalicen las tareas de lectura de medidores, atento a la actual situación de emergencia producto de la pandemia generada por el COVID-19.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad adoptó una serie de medidas para garantizar los derechos de los usuarios y usuarias del servicio público de distribución de energía eléctrica.

En primer término, instruyó a las empresas concesionarias a que refuercen los canales de atención y comunicación para que los usuarios y usuarias puedan impugnar sus facturas en los casos donde se detecte un desvío entre el consumo real y el estimado por la distribuidora, declarando el valor consumido.

A su vez, se dispuso que "las eventuales diferencias que surjan entre las lecturas reales y lo que se haya facturado a los usuarios y usuarias, serán evaluadas oportunamente y se establecerán los procedimientos para su tratamiento, ponderando los derechos y posibilidades de los usuarios y usuarias".

El ENRE está encargado, entre otras funciones, de controlar a las empresas prestatarias del servicio de distribución de energía eléctrica EDENOR y EDESUR y, " en este contexto de emergencia sanitaria, estamos trabajando aún más para reforzar la protección de los derechos y las necesidades de los usuarios y usuarias del servicio", refirió el interventor del organismo, Federico Basualdo.

Asimismo, Basualdo encabezó una videoconferencia con la Comisión de Usuarios Residenciales (CUR), encuentro del que participaron Ricardo Espinosa (ACUDA), Héctor Bassano (ADDUC), Claudia Collado (ADELCO), Laura Defilippi (ADUC), Renato Blaiotta (CEC), Pablo Chamatropulos (CODEC), Sergio Prosceli (Consumidores Argentinos), Magdalena Punta (Consumidores Libres), Pedro Busetti (DEUCO), Alfredo Verón (PADEC), Marcelo Grassi (Proconsumer), Lea Treguer (UCA), Fernando Sposaro (UNADEC), Claudio Boada(UUyC) y Ricardo Vago de UyC.

Las partes convinieron una agenda y una metodología de trabajo y se establecieron vías de comunicación, para facilitar las gestiones ante las distintas problemáticas que surjan.

El funcionario mantuvo también un encuentro con las Multisectoriales, entidades que se vinculan, trabajan y tienen contacto permanente con los usuarios y usuarias.

A mediados de abril , y de acuerdo con el plan que el Estado nacional lleva adelante en materia de infraestructura sanitaria para afrontar la Pandemia COVID-19, el organismo regulador instruyó a las distribuidoras eléctricas a reforzar el control del suministro eléctrico en hospitales, clínicas, sanatorios y establecimiento sanitarios.

A su vez, el ENRE indicó a las empresas la evaluación de diferentes escenarios de posibles contingencias en los 3 niveles de tensión (Alta, Media y Baja), junto con la identificación de instalaciones potencialmente vulnerables que afecten el servicio en los centros sanitarios.

En paralelo, deberán delinear un procedimiento de logística para la instalación y mantenimiento de grupos electrógenos, ante el supuesto de sufrir falta de suministro en un centro sanitario. Con esta información el Organismo hará el correspondiente análisis de situación y podrá hacer sugerencias en cuanto a la contingencia planificada por parte de las empresas distribuidoras.

256 views
bookmark icon