En Edesur aguardan las definiciones de política tarifaria

 -  - 


El Country Manager de Enel Argentina, accionista mayoritaria en Edesur,  Nicola Melchiotti,  consideró que las nuevas tarifas (de electricidad) que surjan de la evaluación que encaró el gobierno El nacional deberían estar “en relación a los costos de producción, de distribución, y de las inversiones que se requieren para mantener la calidad del servicio y alentar el uso racional, lo cual implica  también contemplar el costo del desarrollo tecnológico necesario para alcanzar esos objetivos”.

Por su parte, el presidente de la empresa distribuidora de la zona sur de la CABA y partidos del Conurbano  sur bonaerense,  Juan Carlos Blanco, sostuvo que  “es bienvenida la decisión del gobierno de revisar tarifas,  estamos a disposición para analizar el tema con las autoridades  y que estas definan quién y cómo se pagarán los costos del sistema eléctrico”, en alusión al esquema tarifario a aplicar en un servicio que, además,  presenta “un alto componente impositivo, del orden del 56 por ciento”.

Por la Ley de Emergencia, el Poder Ejecutivo dispone de un plazo de 180 días (hasta fines de junio)  para realizar la revisión de las tarifas de los servicios públicos y resolver el criterio que aplicará hacia adelante.   

Ambos directivos formularon declaraciones al periodismo luego de dejar inaugurado en la localidad bonaerense de Ezeiza  el Centro de Capacitación  y Entrenamiento Técnico “Ingeniera Beatriz Ghirelli” .

Melchiotti hizo hincapié en que  “en 2019 una inflación de 50 por ciento llevó a un fuerte aumento de los costos, que no fueron financiados por la tarifa, lo que llevó a la empresa a invertir 8 mil millones de pesos adicionales a la inversión comprometida en la RTI” (del orden de los 150 millones de dólares anuales ) para obras que mejoraron la calidad del servicio.

 “Se realizaron obras importantes en la red de media tensión como la instalación de 1.300 equipos de Telemandos (sobre un total de 3.000 proyectados para el mediano plazo) lo cual permitió captar y atender mas rápidamente situaciones de fallas en la red y reducir entre el 40 y el 50 por ciento los tiempos de corte del suministro”, explicó el directivo.

Para el año en curso  “están pendientes nuevas mejoras en la red de baja tensión,  en subestaciones en áreas más rurales, la instalación de medidores digitales que permitirían un uso racional y económico de la electricidad a lo largo del día,  pero habrá que ver que ocurrirá con las tarifas”, refirió.

Por su parte, Blanco comentó que la compañía ya entregó al ENRE (ente regulador) para su consideración “un plan de trabajo elaborado por la compañía, apuntando a que todos tengan energía eléctrica de la mejor calidad”. Ahora están a la espera de ser convocados por las nuevas  autoridades que intervendrán el ENRE,  de acuerdo con lo dispuesto por la referida ley.

 Edesur  tiene a su cargo la distribución de electricidad en  algo más de 2,5 millones de hogares, lo que incluye a alrededor de 300 mil clientes con Tarifa Social.

La compañía estima que otras 300 mil  viviendas se proveen de electricidad de manera “informal” ya que se trata de barrios carenciados en cuyos límites instala “bocas de expendio” colectivas de electricidad (cuyo consumo factura a la CABA y al gobierno bonaerense) y que aspira a poder regularizar si ocurriera la urbanización de esos barrios, procurando instalaciones más seguras para esas poblaciones. En esto resulta clave la participación de los municipios.

117 views
bookmark icon