El desajuste de Nielsen por los precios de los combustibles

 -  -  1


Guillermo Nielsen, a cargo de la conducción de la petrolera de mayoría accionaria estatal  YPF,  resultó expuesto públicamente como consecuencia de un pedido del  presidente de la Nación, Alberto Fernández, de no activar un incremento del 5 por ciento en los precios de los combustibles líquidos, que el propio Nielsen había anoticiado a algunos medios periodísticos el domingo 29 al mediodía.

El Presidente Fernández confirmó pocas horas después tal requerimiento, mientras en YPF imperaba el silencio.

Para el gobierno resulta esencial el control de las principales variables macroeconómicas, inflación incluida. Por ello, resultó cuanto menos llamativo el desajuste protagonizado por el máximo responsable de las decisiones de la más importante petrolera del país, que detenta cerca del 60 por ciento de participación en el mercado local.

Esto, al margen de las convicciones que el propio Nielsen pueda tener acerca del rol de YPF en el contexto de la política energética que irá desentrañando la nueva administración nacional.

Aún en el marco de un esquema de precios libres para este rubro que impulsó el gobierno anterior mientras pudo,  resulta que el peso específico de YPF en el mercado interno influye de manera determinante en las decisiones de otras fuertes marcas que operan en el mercado local a la hora de fijar sus precios. Por lo tanto estas últimas, por caso Shell y Axion,  tampoco modificarán sus precios en surtidor en el arranque del 2020.

A esta decisión, el gobierno sumó la de postergar hasta febrero la aplicación de la actualización del impuesto específico (ICL) que debería regir desde enero y que tendría una incidencia del 2 por ciento en los precios finales de las naftas y gasoils.

No haberlo hecho hubiera resultado contradictorio con la intención de contener la inflación, pero podría haber ocurrido que se activara el incremento aunque manteniendo la decisión de no variar los precios al público, de manera que tal ajuste impositivo sería absorbido temporariamente por las empresas petroleras, situación que registra antecedentes.

Diversas fuentes empresarias petroleras calculan que la Administración de Alberto Fernández recibió precios de combustibles con un retraso no menor al 10 por ciento en base a los cálculos por la aplicación de una ecuación que conjuga la variación periódica de la cotización internacional del crudo Brent, de la variación del dólar en relación al peso, y de la modificación de los precios de los biocombustibles que se utilizan para los cortes de naftas  y gasoils, en su incidencia porcentual por litro.

Por lo tanto, razonan, si se modificara el impuesto pero sin que se pudiera transferirlo inmediatamente al consumidor el desfasaje para las refinadoras-comercializadoras se  verá incrementado.

Así las cosas, en el 2019 fueron nueve los incrementos de precios registrados para el rubro totalizando aproximadamente 41 por ciento de aumento.

Pocos días antes de que asumiera Fernández se produjo el último incremento, que fue del 5 por ciento promedio,  luego de publicarse una actualización del impuesto a los combustibles. No hubo chances para una posible última suba antes del fin del 2019, que fuera comentada en el sector.

En el caso de YPF los precios de referencia para la CABA son 53,34 pesos para la nafta súper; 61,54 para la nafta premium Infina; 49,94 para el Diesel500 (común), y 58,44 pesos para el Infinia Diesel.

Mientras tanto, resta saber qué criterio aplicará el  nuevo gobierno respecto de la política de precios para este sector, en el contexto de la emergencia dispuesta por ley, también para revisar tarifas de servicios públicos como el gas,  la electricidad y el transporte público de pasajeros.

En el transcurso del próximo semestre, y hasta tanto se resuelva un nuevo esquema para dichas tarifas el gobierno podrá instrumentar precios administrados. Desde el punto de vista técnico no hay congelamiento para los combustibles, por lo que deberían darse señales concretas respecto de estos precios y su proyección por ser  un rubro clave a la hora de definir inversiones en la industria de los hidrocarburos, Vaca Muerta incluída.

168 views
bookmark icon