Las principales petroleras aumentaron 6 % promedio los precios de sus combustibles

 -  - 


Los precios de los combustibles líquidos en surtidor aumentaron a partir del primer minuto del domingo 1 de diciembre el 6 por ciento promedio país por la entrada en vigencia  de los nuevos precios fijados por el gobierno para los biocombustibles utilizados como corte de las naftas y gasoils, la actualización parcial del componente impositivo que grava a estos productos, más el incremento específico para las compañías refinadoras-comercializadoras que operan en el mercado local.

De esta manera, los nuevos precios de referencia para la carga en estaciones de servicio de la Ciudad de Buenos Aires en el caso de la marca Shell (Raízen) son de 53,99 pesos por litro de nafta súper; 62,39 pesos para la nafta premium V-Power; 51,99 para el Fórmula Diesel y 59,39 pesos para el V-Power Diesel.

En el caso de YPF (la de mayor participación en el mercado local), los nuevos precios de referencia para la CABA son 53,34 pesos para la nafta súper; 61,54 para la nafta premium Infina; 49,94 para el Diesel500 (común), y 58,44 pesos para el Infinia Diesel.

Con el mismo criterio, los nuevos precios de referencia de Axion son de 53,67 pesos para la nafta súper, 61,98 pesos para la nafta premiun Quantium; 50,98 para el diesel común, y 59,13 pesos para el litro de Quantium diesel.

El incremento correspondiente a las refinadoras-comercializadoras toma en cuenta la variación de los precios de los biocombustibles que utilizan para el corte de sus naftas y gasoils, de la cotización del barril de crudo que procesan, del crudo Brent ,y de la relación peso-dólar, en base a una ecuación que se viene aplicando en los últimos años y que podría ser revisada por el inminente próximo gobierno.

En este orden, las petroleras calculaban que hasta antes de este ajuste sus precios tenían para recuperar un retraso no menor al 10 por ciento, de manera que subsistiría un desfase que será tema de discusión con la Administración de Alberto Fernandez que se activará el 10 de diciembre.

Ello como secuela del “congelamiento” (parcial) por 90 días dispuesto en agosto por la Secretaría de Energía, y que caducó a mitad de noviembre, permitiendo aumentos administrados en setiembre, octubre y noviembre, resolviendo luego la vuelta al esquema de "precios libres".

Dicho “congelamiento” parcial también se aplicó al precio del barril de crudo comercializado entre productoras locales y refinadoras, y el efecto fue similar.

La cuestión derivó en un freno paulatino en la producción de crudo, que vino a sumarse a la previa de gas. Se están bajando equipos en yacimientos convencionales y no convencionales, se produjeron suspensiones de trabajadores petroleros, los gremios del sector anunciaron medidas de fuerza, y el ministerio de Trabajo dictó una Conciliación Obligatoria.

En los últimos días Energía resolvió una actualización sólo parcial del componente fiscal (ICL) cuya aplicación había sido postergada en el último trimestre por razones electorales, y para aminorar el impacto en la inflación.

Ello fue confirmado a través de una resolución específica del viernes 29 por la cartera a cargo de Gustavo Lopetegui, de manera tal que en este rubro también quedó pendiente para Enero 2020 la aplicación del impuesto pendiente hasta octubre, y que se actualiza en forma trimestral.

La semana pasada Energía dispuso que los nuevos precios para los biocombustibles fueran, también desde el arranque de diciembre, de 44.121 pesos por tonelada como mínimo de adquisición del biodiesel para su mezcla obligatoria con gasoil (ley 26.093). Se trata de un aumento de 14,5 % que regirá para las ventas que realizan a las petroleras "hasta la publicación de un nuevo precio que lo reemplace".

En el marco de la misma Ley y con igual criterio de fechas, fijó en $ 29,80 por litro el precio mínimo de adquisición del bioetanol elaborado a partir de caña de azúcar para su mezcla obligatoria con nafta (3,5 % de aumento) , y también en $ 29,80 por litro el precio mínimo de adquisición del bioetanol elaborado a partir de maíz para su mezcla obligatoria con nafta, lo cual implica un aumento del 12 por ciento en relación a su precio anterior. Los cortes con estos biocombustibles se hacen al 12% para el diesel y al 10% para las naftas.

Estas decisiones desde Energía alteraron los ánimos entre las petroleras. Fuentes consultadas por E&N refirieron que los precios fijados para los biocombustibles resultan más altos que el precio bruto de los combustibles fósiles a la salida de refinería (sin la carga impositiva).

Desde el sector productor de estos biocombustibles, en tanto, se venía reclamando al gobierno de Mauricio Macri por la falta de actualización trimestral de los precios de sus productos y también por el no cumplimiento de una promesa presidencial -formulada durante la última campaña electoral- de activar una prórroga de la ley que regula a esta actividad industrial, de fuerte incidencia regional, en particular en zonas productoras de caña de azúcar y de maíz.

El tema de la refinación y comercialización de combustibles en el mercado interno, junto con otros referidos a la continuidad de la producción de hidrocarburos convencionales y no convencionales queda así entre las complicadas cuestiones que hereda el futuro gobierno.

336 views
bookmark icon