El gobierno ratificó el fin del congelamiento en hidrocarburos para mediados de noviembre

 -  -  4


El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui,  defendió la política energética de la Administración Macri,  aseguró que el descongelamiento del crudo y de las naftas y gasoils llegará a su fin en noviembre, y consideró que “la fragilidad macroeconómica actual frustra nuestros logros en el sector energético ya que genera incertidumbre y tenemos menos inversiones y menos empleos que el que podemos tener en esta actividad”.

La puntualización del Secretario ocurrió ante un auditorio de empresarios y técnicos de la industria petrolera que asistieron a la inauguración de la exposición anual Oil & Gas, organizada por el Instituto Argentino del  Petróleo y el Gas (IAPG).

Lopetegui  hizo hincapié en lo que calificó como “logros” de la Administración Macri en el sector Energía durante los casi cuatro años de gobierno, señalando que este rubro de actividad “volvió a ser un motor de la economía argentina”, en alusión al desarrollo de inversiones en la producción de hidrocarburos en yacimientos convencionales y no convencionales,  y  la reducción parcial de subsidios a la oferta y demanda de energía (procurando achicar el déficit) por la vía de la adecuación tarifaria.

El funcionario recordó que “entre 2006 y 2013 se perdió el autoabastecimiento de crudo y gas, y quitamos a la economía argentina unos 13 mil millones de dólares anuales al reemplazar producción local de estos insumos energéticos por importaciones”.

“ Desde 2015 tratamos de restablecer  las condiciones del mercado en cuanto a tarifas, ingreso de capitales, y libertad para importar y exportar, lo cual posibilitó revertir la caída de la producción de crudo y gas en 2018, incrementarla hasta tener una balanza equilibrada en el rubro este año,  y que tal vez resulte superavitaria en el 2020”, señaló  Lopetegui .

Con todo, el funcionario reconoció que cada devaluación contrarresta el objetivo de reducir subsidios y poner a los precios de estos productos en el plano de la paridad con los internacionales.

También  atenta contra la intención de contener la inflación,  tema que derivó en el congelamiento de precios de los combustibles y del barril de crudo que se comercializa internamente.

Al respecto, y en declaraciones al periodismo, Lopetegui  afirmó que “el 13 de noviembre termina el congelamiento para los precios de los combustibles y del petróleo para el mercado interno” dispuesto en agosto por el gobierno, política que pocos días después de ser resuelta fue revisada parcialmente liberando los precios para la comercialización mayorista de naftas y gasoils, y para otros derivados.

Tres semanas mas tarde, el jueves 19 de setiembre, una nueva resolución de Energía autorizó subas del 4 por ciento en los combustibles y del  5,8 por ciento en el barril de crudo local.

El Secretario sostuvo que “si no hubiera habido congelamiento la inflación hubiera sido mayor”, que “la transición (hacia el restablecimiento de precios libres) ya empezó”, y que si bien la situación inflacionaria sigue siendo importante  el descongelamiento progresivo "reduce el riesgo que implica desenganchar los precios internos de los internacionales, por sus efectos negativos para atraer inversiones,  y para garantizar el normal abastecimiento" del mercado local.

Cabe señalar que el congelamiento ya había generado reacciones en contra por parte de empresas productoras y provincias hidrocarburíferas debido a la pérdida de ingresos, lo que llevó a una de las productoras (Vista Oil) y a Neuquén, Chubut y Santa Cruz a realizar reclamos judiciales.

Lopetegui  ideó un programa de subsidio parcial al barril de crudo, condicionado a que  los productores y las provincias renunciaran a cualquier reclamo judicial por esta cuestión, pero refirió que “ninguno pidió acceder a dicho subsidio”.

En otro orden, y consultado acerca de la intención gubernamental de licitar, ahora en noviembre,  la construcción de un nuevo gasoducto troncal desde Vaca Muerta hasta Salliqueló, Lopetegui señaló que “una parte importante del proyecto ( con un costo estimado en 800 millones de dólares),  puede contar con financiamiento utilizando recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS - de ANSESS),  y que la OPIC (de Estados Unidos) está interesada en aportar otra parte”.

Habrá que ver la disposición de empresas locales -TGN, TGS, YPF, Tecpetrol- para financiar lo que reste.

Tomar esta decisión parece difícil en el marco de una transición política que culminará en diciembre con cambio de gobierno y,  casi seguro, de signo político. El proyecto podría ser rediseñado.

4 recommended
746 views
bookmark icon