Energía dispone congelamiento para combustibles. Macri acelera medidas Pro-votos

 -  -  3


La Secretaría de Energía activará en las próximas horas un congelamiento de precios para los combustibles líquidos por un plazo de 90 días, y lo hará con el desacuerdo de las compañías petroleras -productoras, refinadoras, comercializadoras- que así lo manifestaron en una reunión convocada por la cartera a cargo de Gustavo Lopetegui.

El congelamiento había sido comunicado en la mañana del miércoles por el presidente Mauricio Macri, generó reacciones adversas en el sector en las horas subsiguientes, y fue en esas circunstancias que Energía convocó a las empresas en procura de un congelamiento acordado, lo cual no ocurrió.

Por Santiago Magrone.

La decisión gubernamental fue ratificada esta noche a E&N por fuentes oficiales y habrá de tomar cuerpo a través de una resolución u otra medida administrativa, publicada en el Boletín Oficial.

En el marco de la crisis financiera, económica y social que atraviesa el país, el gobierno nacional dispuso una serie de medidas con las que, supone, generará condiciones para su contención, y también supone que si dan el resultado que espera, el oficialismo podría recuperar chances en la contienda electoral.

A la luz de los resultados del domingo 11 (PASO),  y de la actitud de “los mercados”, estas dos suposiciones constituyen un fuerte desafío para la Administración Macri.

El propio presidente expresó que se trata de medidas para “aliviar  la situación de millones de trabajadores”, y detalló decisiones que en su esencia implican poner  pesos en sus bolsillos para ver si logra cambiarles el ánimo hasta el momento de ingresar al cuarto oscuro el 27 de octubre. Impera en el gobierno antes la conveniencia que la convicción y en este sentido las contradicciones internas no le hacen obstáculo.

Así, ahora el Estado se hará cargo parcialmente de aportes previsionales que corresponden al trabajador por los meses de setiembre y octubre; se incrementa 20 % el mínimo no imponible para el impuesto a las Ganancias; se pagarán dos cuotas extras de mil pesos a los beneficiarios de la AUH, se pagarán bonos de cinco mil pesos al personal de las Fuerzas Armadas; y se aumentará 40 % el monto de las becas Progresar.

En el mismo orden, se convocó al Consejo del Salario Mínimo para ver si alcanza la categoría de vital y móvil, lo que no será sencillo considerando que se ubica en los 12.500 pesos mensuales.

Asimismo, el gobierno anunció un “plan de pagos” por hasta 10 años para que las Pymes salden sus deudas con la AFIP.

En materia antiinflacionaria, y con un dólar que superó los 60 pesos por unidad, el gobierno dispuso el congelamiento por tres meses para los combustibles , y también de los precios del crudo en los valores que cada refinería tenía vigente con su proveedor.

Cuenta con la incidencia de YPF, petrolera de mayoría accionaria estatal, que detenta aproximadamente el 55 por ciento de participación en el mercado local de naftas y gasoils. El impacto en los ingresos de esta compañía será fuerte, y es posible incluso que deba administrar una cuota mayor del mercado ante una eventual reducción de oferta por parte de otras compañías.

Por su parte, y ante el inminente anuncio, Guillermo Nielsen, uno de los referentes de economía y finanzas de Alberto Fernández, cuestionó la medida señalando que " es muy impresentable el congelamiento petrolero. Hay que cuidar YPF, que tiene entre sus accionistas a unos 130 fondos de inversión que van a ser necesarios para el desarrollo del sector en los próximos años. No se le fija el precio desde el Gobierno”, escribió en Twitter.

Energía había planteado las variables del precio del dólar y del crudo Brent tomado como referencia sus cotizaciones al 9 de agosto, esto es a 45,19 pesos para el tipo de cambio y a 59 dólares el barril de dicho petróleo. Veremos si esto se ratifica o rectifica.

La medida impactó en las compañías del rubro, con las cuales se había planteado postergar el traslado a los surtidores de los precios que resultaran del ajuste periódico, conforme la aplicación de la ecuación que combina la variación trimestral del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), la actualización del precio de los biocombustibles,  la variación del crudo internacional (Brent), y también de la cotización del dólar en relación al peso.

De hecho, hace tres semanas el ministerio de Hacienda dispuso un aumento que ronda el 3 por ciento, desde el 1 de agosto, para los precios de compra del bioetanol que las compañías petroleras deben incorporar como corte a sus naftas en una proporción de mezcla del 12 por ciento.  La decisión (Disposición 149/2019) ocurrió en el contexto previo a las PASO y  el gobierno nacional argumentó la necesidad de “morigerar” los efectos de estos ajustes en el nivel de los precios al consumidor para decretar además, pocos días después,  que la segunda parte de la suba del ICL que debía aplicarse en agosto, se postergue hasta setiembre. Ahora todo debe esperar hasta noviembre, y dependerá del resultado electoral.

En el contexto de libertad de mercado, ahora frenada por el gobierno, los precios de los combustibles ya tienen un aumento implícito cuyo porcentaje final se conocerá cuando las petroleras se vean autorizadas a aplicarlo, lo que tal vez no ocurra en lo que resta de la actual Aministración.

En tanto, las petroleras deben ingresar ya al fisco los nuevos montos impositivos, y pagar los nuevos precios de los biocombustibles a los productores.

Los montos del impuesto que correspondían al 31 de julio de 2019 se incrementaron en 0,310 pesos por litro para las naftas y solventes, y en 0,191 pesos para los gasoils  y kerosene (decreto 531/2019).

En lo que respecta a los biocombustibles, la Subsecretaría de Hidrocarburos y Combustibles fijó en $ 25,663 por litro, el precio de adquisición del bioetanol elaborado a partir de caña de azúcar, y en $ 23,241 por litro, el precio del bioetanol elaborado a partir de maíz  para su mezcla obligatoria con nafta (ley 26.093), el cual rige para las ventas realizadas a partir del 1° de agosto de 2019 hasta la publicación de un nuevo precio que lo reemplace”.

Esas decisiones pre-electorales del gobierno ocurrieron además en el contexto de notable baja en las ventas de combustibles. En junio último el descenso superó el 5 por ciento interanual, con disminuciones que se notaron primero en las naftas y gasoils premium, pero que también se sienten en el resto de la gama.

Ahora, con la variable dólar descontrolada y una tasa de riesgo país descomunal,  el gobierno tiene que atender no sólo a lo que acontecerá en el corto plazo de tres meses en el mercado de los combustibles, sino en otros sectores también claves, como el de los alimentos y medicamentos. Mientras tanto, enciende velas a San Voto.

3 recommended
383 views
bookmark icon