Los proyectos de energías renovables y sus riesgos

 -  -  1


La administración de riesgos juega un rol importante, constituye un aliado y un instrumento de desarrollo. Una política de expansión de nuevas economías o industrias debe ser acompañada por las herramientas financieras que faciliten su consolidación y el seguro es una de ellas.

Por Nicolás Rodríguez*

Desde el año 2006, a raíz de obtener carácter de interés Nacional, se sancionaron leyes y decretos que impulsan la generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes de energía renovable.

La ley 26.190 fue la precursora de la 27.191 y ambas buscan desarrollar proyectos de energía renovable para obtener en el año 2025 una base de más del 20% de este tipo de generación en la matriz energética de nuestro país.

Los que conocemos nuestro país, sabemos que el territorio de la República Argentina es ideal para el desarrollo de todo tipo de energías renovables. La Patagonia, con sus vientos inagotables, es una fuente constante de energía eólica.

En el noroeste del país, la radiación solar puede ser muy bien aprovechada para generar energía fotovoltaica. La zona cordillerana para desarrollar energía geotérmica. Y, como si esto fuera poco, a lo largo y ancho del territorio podemos encontrar recursos hídricos y hasta biomasa que podemos utilizar generar energía que no provenga de restos fósiles.

Hasta la misma costa marina puede aportar energía mareomotriz. Mediante distintas rondas de licitaciones destinadas al desarrollo de estas fuentes de energía se ha podido notar el interés creciente en esta actividad. A pesar del carácter de interés nacional y de la búsqueda de inversiones en la actividad, llama la atención ver que las iniciativas de nuevos desarrollos nunca van acompañadas por una reglamentación que facilite el acceso al seguro o a la financiación de las primas de seguros que hacen sustentables esas inversiones.

Esto ocurre ya desde el agro a las tecnologías de punta. Una política de expansión de nuevas economías o industrias debe necesariamente ser acompañada por las herramientas financieras que faciliten su consolidación y el seguro es uno de esos mecanismos.

El mercado de seguro aporta capital contingente frente a las eventualidades. Cuando se entienda a las ase-guradoras como un aliado y un verdadero instrumento de desarrollo, podrá brindar un genuino aporte de valor.

Es bueno entender que la función del administrador de riesgos de cualquier empresa, no solo es controlar incidentes, reclamos y seguros. Hoy el concepto de administrar riesgos es mucho más amplio y juega un rol realmente importante en este tipo de proyectos de energía renovable.

El riesgo empresarial precisa de una estructura de riesgos y seguros más desarrollada. El caso particular de las energías no convencionales es un claro ejemplo de la complejidad a la que se puede llegar.

Riesgos

Algunos de los problemas que presentan las energías renovables es que son percibidas como tecnologías que acarrean importantes riesgos, por lo que ven sus posibilidades de financiación fuertemente limitadas y por ende se retrasa su desarrollo. Los orígenes de estos riesgos pueden tener diversas fuentes.

La tecnología utilizada en sí misma, la falta de abastecimiento de los materiales necesarios para la construcción del proyecto, las dificultades de funcionamiento como consecuencia de errores de diseño, defectos en los materiales o mano de obra, riesgos políticos con los contratos o la imposibilidad de transferir moneda, cambios en los marcos regulatorios o situaciones de turbulencia popular. Estos son solo algunos de los riesgos que evalúan los inversionistas al momento de destinar fondos para proyectos de energía alternativa.

Una buena política de gestión de riesgo empresarial y seguro es normalmente la mejor protección para vaivenes inesperados en el flujo de recursos financieros.

En este tipo de actividades y sobre todo en proyectos de infraestructura con características de inversión elevada, las coberturas de “Project Bond” ofrecen una alternativa casi indispensable a la hora de comenzar a analizar la implementación de los mismos. Luego, están los ya conocidos seguros de Construcción y Montaje, donde se debe considerar el Transporte y hasta el lucro cesante anticipado por demoras en las etapas previas a que el parque esté operativo.

Para agregar complejidad, y sin entrar en los detalles de las coberturas ambientales, de terceros, directores o para empleados, una vez finalizada la obra y cuando el proyecto esté listo para entrar en operación, un buen Risk Manager tendrá en cuenta coberturas para la garantía de la generación del proyecto.

A los riesgos habituales, en nuestro país también hay que entender que en esta actividad en particular las coberturas oscilan desde desastres naturales, la imprevisibilidad del clima, fluctuaciones en la generación de viento, demoras en la construcción, averías mecánicas y las pérdidas materiales por avatares políticos y sociales.

Las pérdidas máximas probables pueden llegar hasta cientos de millones de dólares si hay un daño importante que provoque una interrupción del negocio.

Una actividad tan importante para nuestro país como la generación energética a partir de fuentes renovables debería estar acompañada de una política de transferencia y gestión de riesgos. Es prioritario definir una metodología, estructurada y rigurosa, de identificación, cuantificación y gestión de los riesgos asociados a este tipo de proyectos y de las empresas que participen en cada etapa de los mismos con el fin de poder llevar a cabo un desarrollo de la actividad acorde a lo que la Ley establece.

Sumado a nuestro expertise en energía, en RiskGroup desde 2006 estamos trabajando en el desarrollo de productos, herramientas y recursos que brindan servicio a las empresas del sector de renovables.

  • Director Comercial de Cuentas Internacionales de RiskGroup
1979 views
bookmark icon