Acuciado, el gobierno ratificó el congelamiento ante petroleras y gobernadores

 -  -  3


El flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, volverá a reunirse en los próximos días con empresarios petroleros y gobernadores de provincias productoras de hidrocarburos para “seguir analizando” posibles medidas para atemperar los efectos negativos que en el sector trae aparejada la decisión gubernamental de congelar por 90 días los precios de los combustibles, y la fijación de precios para el barril de crudo entre productores y refinadores muy por debajo de los que resultarían si se considerara la última fuerte devaluación del peso en relación al dólar.

Acerca de la reunión que tuvo lugar en Hacienda hace pocas horas con los mismos protagonistas, Lacunza señaló que “vamos a encontrar diagonales para atender todos los argumentos siempre y cuando estén justificados, y vamos a trabajar los próximos días para tomar soluciones, siempre con el prisma de que no podemos repartir lo que no tenemos”.

Del encuentro del martes participaron, además de Lacunza; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio y el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, quienes recibieron a los gobernadores de Chubut, Mariano Arcioni;  de Neuquén, Omar Gutiérrez; de Río Negro, Alberto Weretilneck; al vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González; al ministro de Infraestructura y Energía de Mendoza, Martín Kerchner, y a la ministra de Hacienda de Mendoza, María Paula Allasino.

Por las empresas petroleras estuvieron principales directivos de YPF, Shell, PAE, Tecpetrol, Pluspetrol, Chevron, Exxon Mobil, Equinor, CGC, CAPSA-CAPEX y Vista Oil.

Desde Hacienda se resumió el contenido del encuentro señalando que “se trató de una primera reunión con la que el gobierno busca entablar un diálogo conjunto con todos los actores con el objetivo de comenzar a normalizar el sector tras la publicación del decreto 566/19, en la medida en que se logre una estabilización de las variables macroeconómicas”.

Esta última es la clave que condiciona cualquier expectativa de modificar, al menos parcialmente, lo establecido en el DNU referido al congelamiento. Con esa premisa fue puesto en funciones el nuevo ministro a quién se nominó tras la eyección de Nicolás Dujovne.

Fuentes diversas consultadas por E&N entre quienes participaron de la reunión permiten remarcar como denominador común el fastidio provocado por la decisión gubernamental del congelamiento aunque sea a plazo fijo por la pérdida de ingresos que genera operar con un dólar petrolero de 45 pesos y con un barril en 59 dólares, que se reduce a 42/44 dólares según el tipo de crudo y descontado impuestos y regalías.

“La medida afecta a las productoras de crudo y a las refinadoras-comercializadoras (en particular a las no integradas), y a las provincias en sus ingresos por regalías”, resumió uno de los participantes del desencuentro, quien estimó que, para no frenar inversiones en curso en Vaca Muerta en materia de nuevas perforaciones, se necesitaría contar con un barril en un rango de entre 50 y 55 dólares reales.

Al menos el gobernador de Río Negro y una de las empresas productoras (Vista) están evaluando recurrir a la Justicia reclamando una revisión de la medida.

Las inversiones proyectadas para incrementar la producción están siendo revisadas, y otro tanto respecto a las necesarias para adecuar la infraestructura de Vaca Muerta, por caso en gasoductos, hasta tanto se pueda tener una mejor perspectiva para el sector.

Otro de los gobernadores, como el neuquino Omar Gutierrez, planteó a Lacunza que se analice la posibilidad de poner en práctica una suerte de “sendero de precios” que eleve la cotización del crudo local en forma progresiva en el transcurso de los tres meses para aliviar el costo económico de la decisión. Ello, ante la respuesta gubernamental de que ´´no se volverá atrás con la medida”.

Entre varios de los participantes de la reunión se planteó además que la medida gubernamental puede significar un grave antecedente en la política sectorial, a las puertas de un nuevo gobierno, de otro signo político.   

En el marco de la misma reunión apareció una suerte de propuesta financiera ( personal ?) del presidente de YPF, Miguel Gutierrez,  que consiste en que las petroleras compren bonos argentinos ahora devaluados en el mercado, que luego serían adquiridos por el Estado a valor nominal, descontado el impuesto a los combustibles líquidos, lo cual les permitiría compensar al menos parcialmente las pérdidas por el congelamiento.

Lacunza recordó a los participantes que todo lo que está haciendo el gobierno es bajo la atenta mirada del FMI, cuya misión técnica se espera desembarque en Buenos Aires en las próximas semanas,  para verificar el estado de las cuentas públicas, antes de resolver si avanza con un nuevo desembolso de dólares por el préstamo condicionado que gestionó la Administración Macri en 2018. Las metas comprometidas, se sabe ahora, no serán cumplidas (inflación, déficit fiscal y otras).

A pesar de esto,  algunos de los empresarios plantearon al gobierno una revisión a la baja del alto componente impositivo que grava a los combustibles, por caso el IVA, para que ése monto compense parcialmente a las petroleras, sin que se modifiquen los precios en el surtidor.  Pero una medida de este tipo también perjudicaría a las provincias por ser el IVA un impuesto coparticipado.

De hecho, los gobernadores analizaron estos y otros temas dispuestos por el gobierno nacional después de su derrota en las PASO, en una reunión realizada en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Poco después de la reunión en Hacienda, el gobernador Arcioni refirió que “se dio inicio a una mesa de diálogo entre funcionarios nacionales y de otras provincias, donde hicimos un planteo muy bien detallado en cuanto todo lo que vamos a dejar de percibir como Provincia, con las medidas económicas que se van a tomar en torno al combustible, Impuesto al Valor Agregado, Monotributo e Impuestos a las Ganancias, que suman en el orden de los 2.500 millones de pesos”. 

“Con la solidaridad que nos caracteriza siempre con el federalismo y con las medidas que pueden llegar a impactar en el resto del país, mantenemos la postura firme en cuanto a lograr las herramientas necesarias para poder compensar lo que vamos a perder”, remarcó Arcioni, y detalló que “le hemos pedido a los funcionarios nacionales, en relación al Decreto 793, que corresponde a la retención de 4 pesos por dólar exportado, que por 90 días este recurso quede directamente en la Provincia; entre otras medidas”. 

Por otra parte, Arcioni manifestó que “hemos pedido a las operadoras que mantengan los niveles de inversión y las fuentes de trabajo, porque impactan en su economía, y lo logramos. Nos vamos reunir con las operadoras y los gremios, justamente para poder ratificar las inversiones durante 90 días, lo cual nos llevaría a no tener una crisis y mantener la paz social”.

3 recommended
710 views
bookmark icon