Por aplicación parcial del ICL y recomposición de precios, julio arrancó con aumento en combustibles

 -  -  2


La petrolera YPF, principal operadora del mercado local de combustibles, aumentó 2,5 por ciento promedio los precios finales de sus naftas, y 1,75 por ciento promedio en el caso de los gasoils.

En la tarde del lunes Shell (Raízen) comunicó un aumento del 2,1 % promedio país en los precios de sus combustibles "a partir de la cero hora del martes 2 de julio" y detalló que los nuevos precios en la CABA son: nafta V-Power (premium) 50,93 pesos el litro; nafta súper 43,91 pesos; V-Power diesel 48,92 pesos y Fórmula Diesel (Común) 42,96 pesos.

Estas decisiones serán seguidas en las próximas horas por otra fuerte compañía del sector como es Axion, en porcentajes similares.

En el caso de YPF los nuevos precios de referencia en la CABA son de 43,71 pesos por litro de nafta súper, en tanto que la Infinia (Premium) pasó a costar 50,43 pesos. El Diesel500 (común) 40,94 pesos y el diesel Infinia ya cuesta 47,92 pesos por litro.

Al comunicar sus nuevos precios al público YPF señaló que “la decisión del gobierno de aumentar parcialmente el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) contribuyó a moderar la suba”, e incluso remarcó que “los aumentos previos a impuestos están por debajo de la inflación de junio”.

El viernes 28 de junio la secretaría de Energía comunicó que el gobierno decidió postergar una parte del ICL y que sólo lo actualizaría en el 3,9 por ciento “cuando el ajuste debería haber sido de 11,8 por ciento por litro”. El ICL se actualiza cada tres meses considerando la suma de la inflación de los tres meses anteriores.

Así, el ICL pasó a ser de 6,37 pesos por litro en el caso del gasoil, y 10,33 pesos en la nafta.

Debió haber sido de 6,85 y 11,11 pesos, respectivamente, lo que implica que hay un ajuste fiscal pendiente.

Desde que los precios de los combustibles quedaron liberados (hace un año y medio) su variación resulta de la aplicación de una ecuación que incluye la cotización internacional del crudo (Brent), que subió 5,68 por ciento en junio en relación a mayo, el precio de los biocombustibles que se utilizan para mezclar con las naftas y gasoils, que aumentaron 3,5 por ciento en el mes, y la variación del dólar en relación al peso, que en junio llegó a bajar más de dos pesos respecto del cierre de mayo.

Así las cosas, se calculó que “en el incremento dispuesto a partir del lunes 1 la incidencia del ICL es del 1 por ciento en las naftas y del 0,5 por ciento en los gasoils. El resto es “recomposición de precios” por parte de las petroleras, que no precisaron cuan cerca están de lograr el equilibrio.

Mientras tanto, habrá que ver cuál es la incidencia en el mercado de éstos nuevos precios habida cuenta que, por caso, persiste una merma en la demanda global de las naftas, pero que resulta muy fuerte en el caso de los combustibles Premium.

2 recommended
1158 views
bookmark icon