El gobierno busca cerrar contrato con China para construir y financiar la IV Central nuclear

 -  -  3


El gobierno nacional procura acordar los últimos detalles de un contrato que podría firmarse en las próximas semanas con China para construir en la Argentina la IV Central Nuclear, que en este caso tendrá tecnología y financiamiento del país asiático.

Al respecto el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, anticipó en un informe por escrito al Congreso que la Secretaría de Energía (subsecretaría de Energía Nuclear) y la empresa NA-SA  “se encuentran trabajando en la optimización de las condiciones técnicas y comerciales del contrato, que se instalaría en la localidad bonaerense de Lima, aledaña a las centrales Atucha I y Atucha II.

“Las negociaciones siguen llevándose adelante y están protegidas por acuerdos de confidencialidad”, indicó el informe previo a la presentación personal que debe realizar el funcionario ante los legisladores.

El escrito, al que tuvo acceso E&N, explica el estado de situación de las discusiones con la República Popular China,  que se asientan en tres pilares:

● Un contrato “llave en mano” para el Suministro y Construcción de una Central Nuclear tipo PWR modelo Hualong One de aproximadamente 1.200 Mw de potencia.

● Otro contrato de transferencia de tecnología.

● Un acuerdo financiero con un crédito chino de tipo concesional, de casi 8 mil millones de dólares.

Se trata de una iniciativa que la Administración Macri heredó del gobierno anterior como parte de un programa para ampliar la participación de la generación nuclear en la ecuación energética local, lo cual implicó la terminación de Atucha II.  

En rigor se habían suscripto iniciativas para que China financiara la cuarta central (que iba a tener tecnología canadiense Candú, similar a la de Embalse ), y una quinta usina con tecnología y financiamiento chinos.

El actual gobierno argumentó hace dos años limitaciones presupuestarias y desistió de construir aquella cuarta central. Luego prometió encarar la quinta usina, que ahora pasó a denominarse IV Central, cuyo inicio de construcción deberá precisarse.

Dentro de las condiciones que harían que el suministro “llave en mano” de la central nuclear se materialice,  Energía hizo hincapié en el Contrato de Transferencia de Tecnología para que el combustible de dicha central pueda ser fabricado en el país una vez concluido el período de garantía inicial donde se usaría combustible provisto por el proveedor .

Por otra parte, se indicó, “el contrato llave en mano tiene previsiones sobre la transferencia de tecnología asociada” para que la planta pueda ser operada y mantenida por el personal especializado que existe en el país”.

En este sentido el informe describe que mediante el contrato en discusión “ se transfieren todas las capacidades para hacer la gestión de paradas y, en particular, la que hace a la gestión del núcleo, se transfiere la información de diseño y mantenimiento y se transfieren las herramientas de diseño del reactor”.

En este sentido, la aproximación es muy similar a la seguida en Atucha II y Embalse a los efectos de la autosuficiencia.

La cantidad de mano de obra estimada a ser contratada, según estimaciones de NA-SA (operadora), en el pico de obra trabajarán entre 4.500 y 5.000 profesionales, técnicos y obreros argentinos. Sin embargo,  Peña debió aclarar que “como el contrato es llave en mano, la responsabilidad en esta materia es del Contratista”.

Cabe consignar que el desestimiento de la construcción de la central con tecnología Candú implicó una fuerte reducción de empleos en el sector. El actual contexto preelectoral potencia el interés gubernamental por la firma del contrato.

En la secuencia de preguntas formuladas por los legisladores, que Peña debió responder por escrito, se pidieron precisiones acerca de la proporción de empresas de servicios de origen nacional respecto a empresas extranjeras, intervinientes durante la construcción y la operación de la futura Central.

El funcionario puntualizó que “para que el financiamiento sea concesional, el contenido local no puede superar el 40 por ciento”, y se aclaró que esa condición está presente desde 2014, cuando comenzaron las conversaciones y negociaciones para la construcción de la central”.

Energía precisó que la Central será operada por NASA y su personal, que asistirá a entrenamientos en China, y además realizará el mantenimiento. “Dicho personal participará de las etapas de ingeniería, construcción (básicamente en funciones de supervisión y control), ensayos preoperacionales , puesta en marcha y entrenamiento continuo durante los ocho años de duración del proyecto”.

En cuanto al precio del proyecto, se indicó que “se encuentra todavía en negociación. Las condiciones del crédito concesional también se encuentran bajo negociación, pero responderán a lo estipulado en el decreto 338/17.  La obra tendrá un presupuesto total cercano a los U$ 7.900 millones”.

El jefe de Gabinete viajará a Beijing la semana próxima para intentar cerrar las negociaciones y establecer una fecha para firmar el contrato respectivo.  Peña se sumará luego en Japón a la comitiva encabezada por Mauricio Macri para presenciar la Cumbre del G20. Allí, Macri podría reunirse con Li Jinping.



3 recommended
199 views
bookmark icon
error: Contenido protegido