Shell revisó los precios de sus combustibles y ahora se parecen a los de YPF y Axion, con aumentos promedio de 5 %

 -  -  3


Los precios al público de los combustibles de la marca Shell bajarán 4,5 por ciento a partir del martes 2 de abril, tras el aumento de 9,5 por ciento que habían sufrido el sábado, de manera que ahora quedarán levemente por sobre los precios que fijaron YPF y Axion, también durante el fin de semana.

Así lo decidió y comunicó Raizen, dueña de los activos de refinación y comercialización de Shell en el país, en lo que ha sido una reconsideración tal vez relacionada con la intención y necesidad de preservar su cuota de mercado en el dowstream local, donde detenta el segundo lugar, muy lejos de YPF pero seguida muy de cerca por Axion.

Estas dos últimas marcas aplicaron en las últimas hora incrementos promedio país cercanos al 5 por ciento.

Así las cosas, los nuevos precios de referencia de Shell en la Ciudad de Buenos Aires son, para la nafta V-Power 47,67 pesos el litro, para la nafta súper 41,48 pesos, para el V-Power diesel, 45,95 pesos, y para el fórmula Diesel 39,57 pesos el litro.

YPF ajustó al alza desde el domingo último los precios de los combustibles líquidos en el 4,55 por ciento promedio para las naftas super e Infinia, y el 4,89 por ciento para los gasoils.

Para el ámbito de la CABA los combustibles YPF cuestan 40,43 pesos el litro de nafta súper; 46,65 pesos la Infina ; el Diesel 500 $ 37,94; y el Infinia Diesel 44,40 pesos.

En tanto, Axion aumentó desde hoy lunes 4,5 % la nafta súper (40,93 pesos el litro en la CABA), y 5,2 % la premium (47,45 pesos) , mientras que subió 5,3 % el diesel 500 (a 38,94 $), y 4,8 % el Euro Diesel, a 45,20 pesos el litro.

En todos los casos estos incrementos fueron explicados como el resultado de varios factores : Uno de ellos es la aplicación de la segunda parte del Impuesto a los Combustibles (2,8 por ciento),  que se calcula y aplica trimestralmente en base a la inflación acumulada en el período, y que la Secretaría de Energía decidió desdoblar el mes pasado para diferir el efecto pleno en los bolsillos y en el índice de precios.

Otro factor es la suba que registró la cotización del barril del petróleo Brent, que se toma como referencia internacional, y que en marzo aumentó cerca de cuatro dólares, de 63 a 67 dólares.

También incidió en el precio de las naftas y gasoils la cotización del dólar en relación al peso, y en este sentido la devaluación desde febrero hasta fin de marzo llevó al dólar desde los 38,40 pesos hasta los 44 pesos por unidad, lo cual implica un precio en pesos más caro para el barril en sus diferentes calidades.

En la recomposición de los precios de estos combustibles incidió además la valoración de los biocombustibles –biodiesel y bioetanol-  en su proporción de mezclas con las naftas y gasoils (al 10 y 12 por ciento respectivamente), aunque en esta oportunidad sus precios no variaron significativamente.

Las principales empresas que operan en el mercado local (YPF, Shell, Axion), hicieron cálculos para sus respectivas escalas de precios en un contexto donde además juega la demanda, que en los últimos meses registró merma en los combustibles de mayor octanaje, por un diferencial de precio que ronda los seis pesos por litro.

En el caso de YPF se aclaró que «en un marco de volatilidad de las variables que determinan el precio de los combustibles se ha venido buscando adecuar dinámicamente los precios en los últimos meses, a fin de atenuar el impacto de los aumentos en el consumo», señalando que «el mercado ha sufrido una baja del 6,3 por ciento durante el último semestre».

El mercado de los combustibles en la Argentina es libre, pero acerca de la oportunidad y alcance de la suba de precios todas las marcas comercializadas consideran además la incidencia de lo que decida hacer YPF (de mayoría accionaria estatal) por su fuerte participación en este rubro, que ronda el 58 por ciento.

Ya ocurrió que la petrolera de mayoría accionaria estatal decidió aplicar una suba menor a la que técnicamente correspondería,  lo cual incluso llevó a otras marcas, como ahora a Shell (Raizen), a reconsiderar sus precios al público, para no perder posiciones.

Lo que se decidió ahora vino a sumarse a los incrementos promedio de 3 por ciento, en febrero, y de 2,8 por ciento de principios de marzo.

3 recommended
102 views
bookmark icon