2018, el año que el ENARGAS recuperó la institucionalidad

 -  - 


Durante el último año, el ENARGAS recuperó la institucionalidad y la plena vigencia del marco regulatorio establecido en la Ley 24.076. Se normalizó el sistema de fijación de tarifas del transporte y la distribución tras una revisión integral. En esta nota Mauricio Roitman —presidente del organismo— nos trae una auténtica novedad: el órgano que preside se encuentra elaborando un Plan Estratégico 2019-2023, en el marco y con los mandatos de la Ley.

Escribe
Mauricio Roitman

Si bien 2018 será recordado como un año de turbulencia en el plano macroeconómico, también quedará registrado como el año en que concluyó la normalización de tarifas para el transporte y la distribución de gas natural, de acuerdo con el marco regulatorio cuya vigencia había sido interrumpida por la Ley de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario.
También en el corriente año se ha dado la restitución institucional plena del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), con un Directorio elegido por concurso abierto de antecedentes, que cumple un año en sus funciones, persiguiendo los objetivos establecidos en el artículo 2 de la Ley 24076.

La recuperación institucional y de tarifas se termina de formalizar con la finalización de la vigencia – durante casi dieciséis años – de la Ley de Emergencia Pública, el 31 de diciembre de 2017, tras completar el proceso de Revisión Tarifaria Integral (RTI). La RTI recién logró materializarse completamente este año.

Un instrumento clave para la recuperación institucional y para la transparencia del proceso de readecuación de tarifas fue la realización -sin interrupciones desde 2016 hasta el presente- de Audiencias Públicas en diversos puntos del país, con enlaces virtuales desde otras sedes del organismo para facilitar la participación y un canal web para el seguimiento y participación virtual.

Las Audiencias Públicas son –junto con la puesta en consulta pública de los proyectos normativos de alcance general- uno de los canales más efectivos de participación de la sociedad en el proceso de toma de decisiones del ENARGAS. Antes de resolver, el Directorio del Ente ha tenido especial consideración de las opiniones expresadas por los usuarios, las asociaciones de usuarios, las organizaciones no gubernamentales, los Defensores del Pueblo, las autoridades políticas y actores de la cadena del gas, y responde formalmente todas y cada una de ellas.

Las novedades no sólo se han dado en materia institucional. El regreso al marco regulatorio de la actividad y su actualización a través del trabajo conjunto del entonces Ministerio, actualmente Secretaría de Gobierno de Energía, ha dado un nuevo impulso a la actividad productiva.

Al mismo tiempo que las empresas de servicios tuvieron la posibilidad de recuperar sus derechos económicos y sus obligaciones contractuales, se ha producido un punto de inflexión en materia de inyección de gas natural proveniente, principalmente, de la cuenca Neuquina. Ello crea empleo y conocimiento local y sustituye al mismo tiempo cada vez más gas importado. Este crecimiento fue acompañado por el Ente con medidas de normalización del mercado, por ejemplo, eliminando distorsiones mediante la unificación del precio del gas por categoría de usuario.

Argentina está recuperando su industria gasífera recreando condiciones de competencia en los mercados, otrora muy distorsionados), y reemplazando las decisiones centralizadas por la contractualización spot y a término voluntaria entre partes. En tal sentido, el ENARGAS se encuentra colaborando estrechamente con la Secretaria de Gobierno de Energía para la generalización del sistema de subastas del Mercado Electrónico de Gas (MEGSA). La recuperación de la producción de gas local va a permitir en el futuro un traslado de precios del gas a tarifas más sustentable en el tiempo para la industria y los usuarios.

También en línea con el objetivo de dar un entorno de competencia al mercado y de mejorar la eficiencia regulatoria, durante el corriente año ENARGAS tomó importantes medidas para regularizar el cumplimento de las restricciones a la integración vertical de la Ley 24.076, que habían sido flexibilizadas por interpretación de este mismo organismo en el pasado.
El principio de normalización tarifaria alcanzó también a los márgenes de los subdistribuidores, muchos de los cuales presentaban una situación económico-financiera acuciante.

Si bien la actualización de precios y tarifas ha requerido un esfuerzo significativo por parte de los usuarios, ello permitió la recuperación de los mecanismos de mercado que dan incentivo al desarrollo de los recursos hidrocarburíferos y también el incremento sustancial de inversiones en infraestructura a través del Programa de Inversiones Obligatorias 2017-2021 (PIO).
El ENARGAS monitorea también que la expansión de la oferta de gas y la infraestructura necesaria para su transporte permita dar factibilidad para nuevas conexiones. Se ha venido trabajando con las licenciatarias para dar factibilidad a nuevos usuarios vinculados a proyectos de ampliación del transporte, como el gasoducto Cordillerano y el de la Costa, todos proyectos financiados por el Estado Nacional. Otros proyectos vinculados a la comercialización del gas de Vaca Muerta también han tenido principio de ejecución, y una diversidad de ellos se encuentra en estudio.

Las obras del PIO también permiten un incremento en las inversiones para garantizar la seguridad pública e integridad de la red, mantener un suministro confiable y modernizar la tecnología del sistema. En el primer año del PIO, el monto de las inversiones alcanzó 5.488,7 millones de pesos y, para el periodo 2017-2021, totalizarán 46.821,6 millones de pesos (ajustados del mismo modo que la tarifa). El ENARGAS ha estado comprometido con el control del PIO y los avances se consideran satisfactorios. En la página web del organismo se publica la información actualizada sobre los avances económico-financieros y físicos de las inversiones.

En materia de fiscalización y control, este año el ENARGAS publicó por primera vez en su sitio web su Plan Anual de Auditorías. Los controles que antes se hacían aisladamente por cada unidad administrativa confluyen ahora en un plan único.

Para atender el mayor impacto en las facturas de los consumos de gas invernales, se ha abogado por la implementación de mecanismos que amortigüen la estacionalidad de la demanda en las facturas de invierno de los usuarios un sistema de “factura previsible”. Una de las alternativas, el financiamiento opcional de un porcentaje de las facturas de invierno, fue implementada en el corriente año y sigue en estudio para su mejora. Otra de las alternativas en estudio, por ejemplo, es un esquema de “aplanamiento” de las facturas mediante cuenta corriente por usuario.

Adicionalmente, para transparentarle al usuario el costo fiscal sobre el servicio, se unificaron normas de facturación para evitar que se incorporen conceptos de recaudación jurisdiccional (municipal, provincial, etc.) no vinculados con el servicio y que, si lo estuvieran, previa aprobación de ENARGAS, se expliciten en forma separada en las facturas.

Durante el invierno 2018, se adoptaron medidas tendientes a agilizar la atención de los reclamos comerciales y técnicos, que suelen intensificarse en la época invernal. Entre otras acciones, se amplió el horario de atención del call-center, se acortaron los plazos de tramitación de los reclamos y se comenzó a trabajar en una aplicación para celulares para que los usuarios puedan gestionar consultas y reclamos, como parte de la estrategia de digitalización del organismo.

En lo respectivo al proceso sancionatorio inherente al deber de control del organismo, existía lentitud e ineficacia. Estos problemas surgían del tiempo que transcurría hasta la efectiva aplicación de las sanciones y de la desactualización del monto de las multas. Ambos extremos han sido abordados, lográndose acortar los tiempos de los procesos y actualización de las multas.

La actualización de multas, realizada durante el corriente año por primera vez desde el año 1992, es fundamental como elemento disuasivo de prácticas contrarias a brindar una mayor calidad de servicio al usuario. En esa línea, el ENARGAS acaba de penalizar a una distribuidora con el monto máximo del régimen actualizado de multas.

Asimismo, en línea con mejorar los incentivos de las licenciatarias para tener una gestión eficiente, se están actualizando los indicadores de calidad de servicio (comerciales y técnicos) con la idea de inducir una práctica de gestión empresarial moderna que utilice nuevas tecnologías y procesos para brindar un mejor servicio al usuario.

Atacando otra problemática muy compleja que debe equilibrar entre el confort del usuario y las condiciones de seguridad necesarias para una normal operación de una instalación de gas, se está trabajando intensamente en la emisión de la NAG 226 que facilita y agiliza le revisión de instalaciones internas, manteniendo condiciones de seguridad. En línea con ello, se trabajó este año en un programa de emergencia de revisión de instalaciones internas para garantizar la seguridad en escuelas, en forma coordinada con las distribuidoras y las autoridades educativas provinciales.

También se está trabajando con otras áreas del PEN para poder otorgar microcréditos a los hogares socioeconómicamente más vulnerables para adecuaciones y reparaciones de instalaciones internas. En igual sentido, se fomentó la creación de líneas de crédito bancarias para financiar a tal efecto.

Respecto del despacho de gas, también se registró un proceso de regularización mediante la emisión de un texto ordenado de las normas que lo rigen, el cual devuelve a las licenciatarias su responsabilidad primaria para la operación. Ello, junto a la contractualización del mercado de gas entre productores y distribuidores, contribuyó a permitir que transcurriera el pasado invierno sin necesidad de convocar a Comités de Emergencia. La re-implementación de las penalidades por desbalance para las Licenciatarias también apunta a conseguir una operación más eficiente y segura del sistema, poniendo límites rigurosos a una mala práctica del pasado.

El ENARGAS también se encuentra trabajando en materia de regulación del GNL. Se está avanzando en nuevas normas NAG, no sólo en cuanto a la normativa de seguridad para las grandes plantas de licuefacción y almacenamiento, sino también como combustible en el transporte. Debe destacarse que se aprobó la instalación del primer surtidor de GNL piloto para el suministro de los primeros seis camiones impulsados por este combustible en el país.

También se ha dado un nuevo impulso al uso del GNC, tecnología en la cual Argentina se ha venido destacando desde hace décadas. Se está trabajando junto al Ministerio de Transporte de la Nación para promover la adopción de GNC por parte del transporte urbano de pasajeros, incluyendo la normativa para los vehículos importados equipados en origen.

Adicionalmente, se están tomando medidas para transparentar y dar mayor seguridad al cliente de talleres de conversión de vehículos. Se está avanzando también en esta área en la digitalización del sistema de control.
El ENARGAS ha encarado reformas en materia de transparencia, acceso a la información y de procesos administrativos internos. Se ha puesto hincapié en la digitalización y la apertura de datos y una mejor y más eficiente asistencia a los usuarios. A través del sitio web del Ente los usuarios pueden: realizar sus reclamos, acceder a la normativa vigente, conocer opciones de eficiencia de sus artefactos, estimar facturas y consumos y seguir on-line sus trámites.

Se implementó un programa de gestión por resultados y una metodología de evaluación de desempeño del personal. Al mismo tiempo, se avanzó en la despapelización con la implementación del expediente electrónico y la firma digital.

Pensando en el mediano y largo plazo, ENARGAS se encuentra en plena elaboración de su Plan Estratégico 2019-2023, el cual establecerá misión y objetivos (en línea con la ley 24.076 y las recomendaciones de OCDE), así como los principales programas de gobernanza y de diseño regulatorio que se prevé implementar.

En lo que respecta a los objetivos, adicionalmente a los de la ley, se agregan los siguientes: incentivar la eficiencia del sistema de transporte, distribución y almacenaje, incentivar el uso racional y el cuidado del ambiente, promover el gas natural vehicular, promover la digitalización e inteligencia informativa del organismo, promover la interacción con áreas gubernamentales clave, promover la interacción con organismos regulatorios de otros países, y afianzar la autarquía política y la autonomía financiera del ENARGAS. En línea con los primeros fundamentos del Plan, se llevó a cabo una jornada de capacitación con la disertación de un especialista del regulador británico, OFGEM, y adicionalmente se aprobó en reunión de Directorio el lanzamiento formal de los preparativos técnicos para llevar a cabo la próxima Revisión Quinquenal de Tarifas.

El Plan Estratégico 2019-2023 del ENARGAS será publicado a modo de compromiso institucional.

(*) Presidente del Directorio del ENARGAS

240 views
bookmark icon