El aumento de la producción de shale gas viene con polémica por los precios

 -  - 


La producción de hidrocarburos revirtió su magro 2017 y empezó a tomar carrera este año. En agosto, según informó la Secretaría de Gobierno de Energía, la extracción de gas creció un 8,1% interanual hasta 133,8 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d; el valor más alto desde 2010) y la de petróleo subió un 2,5% anual a 491.100 barriles por día (bpd).

Con precios internacionales crecientes (crudo promedio arriba de los US$ 70 por barril en los últimos cinco meses y tocando los 85 en octubre ) y subsidios a la oferta (Resolución 46/2017 para un gas no convencional a US$ 7,50 por millón de BTU), los incentivos dan buenos resultados, sobre todo en Vaca Muerta. Pero la intención del Gobierno de limitar los precios estímulo por la restricción fiscal, fuentes de las empresas ya avisan que repensarán sus inversiones y podrían definirse por apostar más al petróleo que al gas, a diferencia de lo que calculaban hace algunos meses.

La producción de gas no convencional va ganando lugar: en el octavo mes de 2018, la extracción de shale gas aumentó un 233% interanual a 20,5 MMm3/d (15,3% del total en gas) y, junto con el tight gas -en la roca reservorio, pero con baja permeabilidad- ya representa el 36,4% del total en Argentina. La mejora se debe a la puesta masiva en desarrollo de los proyectos de Tecpetrol (de Paolo Rocca, Techint) y de la Compañía General de Combustibles (CGC, de Eduardo Eurnekian, Corporación América), que recibieron los precios estímulos del Gobierno, aunque otras empresas participan marginalmente de este aumento en la producción.

Incremento 

La decisión oficial de recortar los subsidios a la oferta de gas a US$ 700 millones en 2019 puso en la cabeza de los ejecutivos la idea de analizar en detalle su cartera de inversiones en la Cuenca Neuquina, ya que podrían encontrar más rentable los desembolsos en petróleo, un mercado un tanto menos regulado y con precios internacionales que ya casi están al doble del break-even (umbral de rentabilidad). El crudo cerró ayer en Londres a US$ 85 por barril, mientras que Energía calcula que el punto a partir del cual las petroleras tienen proyectos rentables en Vaca Muerta está por debajo de los US$ 43 por barril. En cambio, en el gas el break-even estaría en torno a los US$ 2,50 / MMBTU, mientras que las productoras venderán el fluido a los hogares a US$ 3,72 / MMBTU y a US$ 3,40 para las generadoras eléctricas.

Por estos precios surgió la polémica. En los recientes contratos de exportación de gas a Chile, bajo la venia del Gobierno, las empresas Pan American Energy, Wintershall, CGC y Total Austral venderán su producto a entre US$ 3,45 y US$ 4,50 / MMBTU a la planta de metanol Methanex, la generadora termoeléctrica Colbún y la distribuidora de gas Aprovisionadora Global de Energía (AGESA).

266 views
bookmark icon