El Gobierno estudia iniciar la liberación del precio del gas antes de fin de año 

 -  -  4


 

Según una información publicada por El Cronista y firmada por Santiago Spaltro, el gobierno apura la reducción de subsidios, que se paguen valores de mercado y así disminuir el déficit fiscal.

Entre las centenares de maneras que analiza el Gobierno para achicar el déficit fiscal y cumplir con el programa acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las ideas que se estudia en los ministerios de Energía y de Hacienda es liberar el mercado de gas de manera progresiva, sin que se llegue a los u$s 6,80 por millón de BTU (luego recortados a u$s 6,38) que estaba previsto abonar en octubre de 2019, como fin del “sendero gradual” de aumentos.

En las últimas horas, el Gobierno dejó trascender que analiza recortar transferencias a las petroleras por el gas que producen para generar electricidad. Así le comentaron fuentes oficiales al portal EconoJournal, con la idea de ahorrar unos u$s 550 millones.

En un comienzo de gestión del ministro de Energía, Javier Iguacel, marcado por idas y vueltas sobre cómo serán sus primeros meses al frente de la cartera y cómo desarmará o reorganizará la herencia de su antecesor, Juan José Aranguren, ahora el Gobierno dijo que estudia bajar de u$s 5,20 por millón de BTU a u$s 4,20 el precio que reciben desde 2016 las petroleras por el gas que se utiliza en la generación termoeléctrica. Ese valor se fija discrecionalmente y podría modificarse a partir de septiembre, pero, de avanzar con esta idea, obligará a negociar con las empresas otro tipo de concesiones. Otra salida, de acuerdo al artículo, es pedirle a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) que licite la compra de gas para el verano.

Las generadoras de electricidad consumen entre el 60% y el 70% del gas en el verano, y el proyecto que se estudia es reducir su peso en los subsidios. Por caso, las transferencias del Tesoro para la electricidad en este año están en torno a los

$ 65.000 millones en el Presupuesto, pero se incrementarán al menos un 50% más por la decisión de no trasladar el mayor precio de producir electricidad a los usuarios.

Según comentaron fuentes del sector consultadas por El Cronista, una de las iniciativas en análisis es publicar una serie de resoluciones a partir de septiembre para liberar el mercado de gas e intentar volver a la situación previa a la crisis de 2001, cuando el estallido social y la posterior y abrupta devaluación provocó la ruptura de los contratos. No será de un momento para el otro, sino un camino que se extendería al menos por seis meses.

Por supuesto, el rumor ya generó inquietud en las empresas. Una fuente, en off the record, explicó: “En verano, el gas puede sobrar, con lo cual es lógico que baje el precio; pero el gas va a seguir faltando. Lo más prudente es que el Estado impulse los contratos privados anuales para acordar precios”.

En una aparición televisiva en la noche del martes, Aranguren esbozó que no quería renunciar y que, en adelante, en el área energética se tomarán decisiones que tienen que ver más con “la política” (mirando a la campaña electoral) que a las señales que requieren los inversores.

Ante los problemas que generó la reciente devaluación del peso, el Gobierno entró en un brete. Con contratos dolarizados, el Presidente y sus ministros tienen que decidir si trasladar el costo del ajuste a los consumidores (implicaría subir las tarifas de luz y gas en más de un 50% durante el segundo semestre); si subsidiar más (y agrandar el déficit; ya tomó ese camino con la electricidad); o si renegociar con las empresas a cambio de concesiones que todavía están por verse.

 

4 recommended
238 views
bookmark icon