Las retenciones, ahora, son buenas

 -  -  10


En contradicción con las propuestas gubernamentales y las acciones políticas de los dos primeros años de gobierno, el Poder Ejecutivo ha propiciado la reducción de las restricciones a las exportaciones y la  eliminación del plazo para liquidarlas en la plaza de Buenos Aires

Sin embargo, ahora vuelve sobre sus pasos y aplica retenciones a las exportaciones de biodiésel y suspende la reducción a las retenciones de las exportaciones de granos.

En diciembre pasado, el Gobierno eliminó un sistema de retenciones móviles para el biodiésel de la anterior gestión y los derechos de exportación, que en ese momento estaban en el 0%, pasaron al 8% en enero último.

Pero al parecer las pretensiones ya no son un “impuesto ilógico y distorsivo”. El decreto 486, firmado por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, de Energía, Juan José Aranguren, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, vuelve a aumentar las retenciones al biodiésel que ahora serán del 15 por ciento.

Según la norma, el incremento es para “continuar propiciando la convergencia” entre los derechos de exportación del aceite de soja y el del biodiésel. Vale recordar que, igual que el grano de soja, el derecho de exportación del aceite de soja se viene reduciendo a razón de un 0,5% mensual desde enero pasado y ya tiene una alícuota del 24,5 por ciento.

El decreto aclara que el incremento de la retención al biocombustible se hará efectiva a partir del 1° de julio próximo. Para el sector, el incremento afecta en un momento en el que sigue cerrado el mercado de los Estados Unidos. También hay temores por el avance de una investigación en Europa contra el producto argentino por supuestos subsidios.

Entre enero y marzo pasado, las exportaciones del producto alcanzaron las 320 mil toneladas a mercados de Europa, Canadá y Perú.

El incremento de las retenciones al biodiésel se da luego de las versiones de que el Gobierno analizaba frenar la baja de las retenciones en la soja, hoy con una alícuota del 27,5% para el grano.

Hace diez días, Macri calificó a las retenciones como un impuesto “muy nocivo” para la economía del país.

Por otra parte, con el decreto 487 el Gobierno fijó en 10% la retención para ciertas mercaderías del sector aceitero, esto es de las posiciones 1507.90.11 y 1517.90.10 (mezclas de aceites refinados en envases con capacidad igual o inferior a 5 litros).

¿Y ahora?

El desafío para la industria argentina de biodiésel, con el mercado estadounidense cerrado, pasa por lograr un aumento progresivo del corte con gasoil del actual 12% al 15% y posteriormente al 20%, indicó Claudio Molina, director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (AABH).

La medida es resistida por los refinadores y comercializadores porque reduce el margen, ya golpeado por la devaluación y el aumento del precio del crudo.

“Podría evaluarse la implementación del uso directo de biodiésel, con surtidores B100, para aprovechar la ventaja del bajo precio relativo que hoy tiene el biodiésel respecto del gasoil”, dijo Molina, que además recordó que existen proyectos para incorporar un corte de biodiésel del 20% en el transporte automotor de pasajeros.

Si bien desde 2014 está vigente una resolución (1125/13) que indica que en las empresas en las cuales sea técnicamente posible la utilización de biodiésel para la generación eléctrica deberán realizar un corte del 10%, el uso del biocombustible para ese propósito no se está instrumentando, indicó el sitio Valor Soja. 

En el primer trimestre de 2018, según los últimos datos oficiales publicados, las exportaciones argentinas de biodiésel sumaron 319.109 toneladas por un valor FOB de 223,6 millones de dólares mientras que en enero-marzo de 2017 se habían colocado en mercados externos 180.750 toneladas.

El 50% del volumen total exportado en los primeros tres meses de este año se colocó en Holanda, mientras que otro 37% de declaró con destino a Malta (nación integrante de la Unión Europea); el resto de las ventas fueron para Canadá (9%) y Perú (4%).

Sin embargo, las autoridades de la Comisión Europea (CE) iniciaron a fines de enero pasado una nueva investigación (“procedimiento antisubvenciones”) contra el biodiésel de origen argentino para intentar bloquear nuevamente su ingreso en algún momento del último trimestre de 2018 o el primero de 2019.

“Sustituir los mercados de EE.UU. y Europa es muy difícil. Existen mercados interesantes como el de Canadá y Australia; muy lentamente se podrá ir aprovechando la paulatina apertura de China e India fundamentalmente”, explicó Molina en declaraciones periodísticas.

Señaló que “un eventual aumento de retenciones, en un contexto de precios bajos del biodiésel en los mercados internacionales, afectará muchísimo la economía de las firmas exportadoras de  ese biocombustible, quienes tendrán dificultades para mantener el ritmo de negocios que vienen desarrollando”, consignó.

          

10 recommended
90 views
bookmark icon