Los países ricos no creen en el calentamiento global

8


El freno al las inversiones en energías renovables en países ricos y las altas tasas para el financiamiento de desarrollos de generación “limpia” en los países pobres, sugieren que el calentamiento global y sus temidas consecuencias en realidad no representan un peligro real, sino más bien otra de las formas convenientes, no, de colocar activos.

Dos años después del Acuerdo del Clima de París, un informe de Bloomberg el conocido “Climatoscope”, destaca la desaceleración de la inversión de los países de la OCDE, es decir, los países ricos no cumplen las promesas hechas de abordar el cambio climático a través de inversión en energía limpia.

Por su parte en el informe se aduce que el crecimiento limitado de las fuentes de generación más limpias en los países pobres está dado por políticas “estrictas o rígidas”, aunque el informe no menciona las limitaciones de acceso al crédito de los países pobres para dichas inversiones que prevendrían los desastres del “global warming.”

Caída

El total de nuevas inversiones en energía limpia en países no pertenecientes a la OCDE cayó en 40.200 millones de dólares, desde los 151.600 millones en 2015 hasta los 111.400 millones en 2016. Y el país que más rebajó esas inversiones fue China, que representó tres cuartos del descenso total.

Más allá de la caída observada entre 2015 y 2016, la tendencia a largo plazo también es potencialmente desconcertante para los responsables del estudio. El número de países no miembros de la OCDE que han registrado financiación para activos de energía limpia superior a los 100 millones de dólares o más por año, (el equivalente al costo de un gran parque eólico o solar fotovoltaico), se ha estancado, manteniéndose en 27 desde 2010.

En la histórica Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Copenhague en diciembre de 2009, las naciones más ricas del mundo se comprometieron a poner a disposición de los países menos desarrollados unos 100.000 millones anuales para abordar los impactos del cambio climático. Esta partida estaba destinada a incluir cualquier inversión relacionada con el clima.
Con base en los totales calculados por BNEF en Climatescope, hay pocas razones que sugieran que la financiación realizada para energías limpias será suficiente para garantizar que se logre el objetivo principal.

Los fondos de las naciones más ricas de la OCDE destinados específicamente a los países que no pertenecen a la OCDE para apoyar la construcción de parques o plantas renovables cayeron desde los 13.500 millones en 2015 hasta los 10.000 millones en 2016, según BNEF. Esta cifra incluye tanto las finanzas públicas (principalmente en forma de bancos de desarrollo e instituciones de exportación e importación) como el capital privado.

Sin duda será necesario acelerar la expansión de la energía limpia para evitar los peores impactos del cambio climático. El BNEF estima que se invertirán un total de 8,7 billones de dólares en proyectos de energía sin emisiones de carbono hasta el año 2040 en virtud de las estimaciones de la New Energy Outlook.
Según el informe de Bloomberg “se necesitarán 5,4 billones adicionales para no superar la temperatura media del planeta en 2ºC y para mantener bajo control los peores impactos potenciales del cambio climático.” Es decir, el desastre se frena con dólares.

El Comité Permanente de la CMNUCC estima que la inversión relacionada con energías no limpias ascendió a 60.500 millones en 2014. Los flujos de energía limpia para ese año no llegaron a los 71.300 millones. Y lo que parecía en 2014 una buena tendencia, visto lo ocurrido en 2016, a menos que haya otras formas de inversión relacionadas con el clima y que además aumentaran de manera muy marcada desde 2014, el objetivo de 100.000 millones parece estar lejos de alcanzar a solo tres años para llegar a 2020.

Hace dos años, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París, casi 200 países se comprometieron a abordar las emisiones de CO2 a través de “contribuciones determinadas a nivel nacional”. Si bien estas promesas variaron en ambición y alcance, virtualmente todos aceptaron que los países tenían que emprender políticas nacionales adicionales para alcanzar sus metas comprometidas internacionalmente.

En ese sentido, el informe de Bloombrg el “Climatescope” sugiere que los países en desarrollo tienen mucho trabajo por hacer. De las 71 naciones investigadas en detalle por el BNEF, el 76% ha establecido objetivos nacionales de contención de CO2. Sin embargo, solo dos tercios (67%) han introducido aranceles de alimentación o subastas para apoyar proyectos de energía limpia, y solo el 18% ha establecido políticas nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas regulaciones técnicas detalladas han demostrado ser críticas para atraer capital privado en los países en desarrollo, energía limpia y facilitar la creación de economías de escala. En este sentido la Argentina es un ejemplo: tiene politicas regulaciones y facilidades de todo tipo, los proyectos están adjudicados, pero el financiamiento no aparece.

“Las cifras resaltan la brecha entre hablar y actuar cuando se trata de abordar el clima y apoyar la energía limpia”, ha explicado Ethan Zindler de BNEF. “Los países más ricos han sido más lentos en aumentar la inversión de lo que se podría haber esperado, dadas las promesas hechas hace ocho años en Copenhague. Pero las naciones más pobres en muchos casos no han construido los marcos de políticas necesarios para construir la confianza de los inversores y atraer inversiones de energía limpia”. Como dijera mi abuela “nadie va a plantar en tu jardín si primero no plantó en el suyo”

La promesa de Copenhague de inversiones por valor de 100.000 millones de dólares fue reiterada en el Acuerdo de París 2015. En respuesta, algunos países en desarrollo se comprometieron a cumplir los objetivos de emisiones solo con la condición de que se proporcionara suficiente asistencia financiera y técnica.

Del informe conocemos sólo un adelanto, el “globo de ensayo” de Bloomberg para escuchar las criticas sobre algún error grosero, pero podemos adelantar que los paises más comprometidos son los que producen menos emisiones per cápita, pero también los que más fondos necesitan.

Veinticinco naciones examinadas a través de “Climatescope” se comprometieron a lograr objetivos de reducción de CO2 más agresivos si los países más ricos cumplían completamente con la promesa de Copenhague. Otros 19 países dijeron que cancelarían sus compromisos por completo si no se brindaba suficiente asistencia.

Brasil, por ejemplo, se ha comprometido a reducir sus emisiones nocivas de gases de efecto invernadero en un 37% con respecto a los niveles de 2005 para 2025, independientemente de la ayuda que reciba de los demás. Sin embargo, el país también ha dicho que reducirá las emisiones en un 43% con el apoyo suficiente de la comunidad internacional.

Descarbonizar el sector de generación de energía del mundo no fue la única intención de la promesa original de los 100.000 millones por año, pero el sector de la energía hoy en día representa alrededor de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero en los mercados emergentes. Y las emisiones totales de CO2 de los países que no pertenecen a la OCDE se disparó un 65% entre 2002 y 2012 gracias a las tasas de crecimiento económico excepcional en China y otros países. De cara al futuro, apoyar la energía limpia en los países en desarrollo es potencialmente crucial para abordar el cambio climático, ya que se espera que estas naciones presenten las mayores tasas de crecimiento económico y de la demanda de electricidad.

Para BNEF, el Acuerdo de París reunió a 195 países para acordar la urgencia de abordar el cambio climático.  El acuerdo mostró su resistencia cuando los líderes mundiales condenaron colectivamente los planes de los EE.UU. para retirarse del pacto.

Sin embargo, París solo se puede considerar un éxito cuando los signatarios más ricos cumplan sus promesas hechas por primera vez en Copenhague de proporcionar asistencia financiera a los países menos desarrollados.

Según el informe “Para las naciones que no pertenecen a la OCDE, esto significa adoptar medidas detalladas de política de energía limpia que demuestren la confianza de los inversores.”

Una inferencia es una evaluación que realiza la mente entre proposiciones, decir, deducir algo. Si los países ricos no cumplen con las promesas de invertir en sus propios estados ¿como pude inferirse que los países pobres deben demostrar confianza para recibir inversiones de aquellos que no invierten en su propio territorio? ¿O será que los países ricos y con tecnología saben que en realidad el calentamiento global no representa una verdadera amenaza?

8 recommended
91 views
bookmark icon