Buscan US$ 3.000 millones de inversores privados para redes de Alta

10


El Ministerio de Energía y Minería buscará que el sector privado aporte inversiones por unos US$ 3.000 millones para fortalecer la red de transporte de electricidad ante el aumento progresivo de la potencia instalada por el crecimiento de la participación de las energías renovables en la matriz energética.

En este sentido, las licitaciones del Plan de Transporte Eléctrico se concretarán a lo largo del primer semestre de 2018 y se vinculan en particular con el ingreso de nueva potencia instalada para generación de energía comprometida hacia el año 2020, dijeron a Télam fuentes oficiales vinculadas al sector energético.
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunció a comienzos de octubre la decisión de avanzar con la construcción de nuevas líneas de transmisión de alta tensión para resolver los “cuellos de botella” que habrá en el sistema con la llegada de proyectos de generación eléctrica.
Los funcionarios prevén para 2020 la incorporación de alrededor de 5.000 megavatios (Mw) de generación térmica y de otros 3.000 Mw de fuentes renovables, una potencia equivalente a un tercio la actualmente disponible.
“La ubicación de los recursos alejados de la demanda requiere el desarrollo de un sistema de trasmisión en armonía con la incorporación de las (fuentes) intermitentes y su gestión”, señala un documento de la Secretaría de Energía Eléctrica.
La incorporación de generadores de energía renovable implicará “un desafío técnico y operativo” para la gestión de recursos ligados a las horas del día con presencia del sol y de vientos y su efectiva inclusión en el sistema de distribución.
La red nacional está a punto de “saturación”, prácticamente sin capacidad para seguir sumando potencia más allá de las obras de generación adjudicadas desde el año pasado hasta ahora.
La empresa Cammesa, responsable del mercado mayorista eléctrico, aportó este año la información sobre el estado de transporte y que será la base de la licitación que se presentará en marzo de 2018.
En la actualidad, el sistema de transporte se compone de 14.763 kilómetros de líneas de alta tensión y otros 19.550 kilómetros de distribución troncal, según la empresa de capitales públicos y privados.
El plan de transporte contempla la licitación del tendido de 2.825 kilómetros de ampliaciones o líneas nuevas de extra alta tensión en nueve tramos.
La mayor de las obras previstas, de 705 kilómetros y en la que se invertirán US$ 600 millones, será la línea entre Puerto Madryn (Chubut) y Plomer (en el partido bonaerense de General Las Heras), pasando por Choele Choel (Río Negro) y Vivoratá (Buenos Aires).
Se destacan luego las líneas entre Río Diamante (Mendoza) y Charlone (en el noroeste bonaerense), de 490 kilómetros, que demandará US$ 480 millones; y Charlone / Junín / Plomer, de 415 kilómetros y cuya inversión prevista es de US$ 420 millones.
La línea de extra alta tensión Choele Choel-Bahía Blanca (de 340 kilómetros) demandará una inversión de US$ 290 millones; los 310 kilómetros entre Santo Tomé (Corrientes)-San Francisco (Córdoba)-Malvinas (Córdoba) costarán US$ 320 millones; y en el tendido de 300 kilómetros entre Rodeo (Catamarca) hasta La Rioja Sur, más las estaciones transformadoras correspondientes, se invertirán US$ 300 millones.
De menor envergadura, pero igualmente claves,serán las líneas Atucha-Belgrano 2, de 35 kilómetros y US$ 80 millones; Belgrano 2-Smith, de 100 kilómetros y US$ 170 millones; y Atucha 2-Plomer, de 130 kilómetros y US$ 190 millones.
Para avanzar en en el fortalecimiento de la red de distribución de energía se decidió optar por el sistema de Participación Público Privada, aprobado por el Congreso en 2016.
10 recommended
61 views
bookmark icon