Opinión

Uruguay y la corrupción: realidad y percepción

• Bookmarks: 29


Con frecuencia tenemos la impresión de que la corrupción es un problema exclusivamente de los argentinos. Sin embargo, ningún país del planeta está exento de ese mal y el Uruguay no parece ser la excepción. Los manejos en el área de energía, donde la Administración Nacional de Combustibles Alcoholes y Portland (ANCAP) tiene el monopolio de la producción e importación de combustibles líquidos, han provocado un escándalo sin precedentes en el vecino país.

Escribe Félix Grandet

La caja de Pandora se abrió con el descalabro financiero de la ANCAP. Los escándalos van desde las deudas por combustibles de la fundida aerolínea también estatal, Pluna, hasta la sangría que representa Carboclor –empresa argentina propiedad del estado uruguayo– pasando por denuncias de corrupción de la constructora brasileña OAS, los altísimos sueldos pagados en la inerte empresa Gas Sayago, hasta denuncias contra ANCAP por contratación de publicidad donde la inversión en ese rubro pasó de US$ 1,5 millones a US$ 10,7 millones entre 2013 y 2014, en coincidencia con la campaña electoral.

“Creo que en un año, o un año y poco, estaremos enviando gas a Argentina. Esto implica que la obra de la regasificadora se va a cumplir y la vamos a terminar en un tiempo prudencial”, insistía el presidente Tabaré Vázquez en marzo de 2016 cuando ya estaba descartada la construcción de la regasificadora, fundamentalmente por falta de contratos que hiciesen viables el proyecto.

Quedó también en evidencia la falta de timming para llevar adelante el proyecto de 500 Mw de la térmica de Puntas del Tigre atado a la regasificadora y que se demoró tres años en implementarse por la falta de gas. Del barco regasificador más grande que el Titanic, nunca más se habló.

Parlamentando

Un documento de Gas Sayago (90% UTE y 10% ANCAP), rotulado como confidencial, llegó a la comisión investigadora parlamentaria sobre la planta regasificadora revelando que Gas Sayago gasta más de US$ 2 millones de dólares anuales en el salario de una veintena de funcionarios a pesar de que la obra está detenida hace años. El salario de la presidenta en mano, rondaba los US$ 14.000 mensuales.
Gas Sayago -sociedad anónima que crearon las estatales UTE y ANCAP para gestionar la regasificadora- cerró el 2016 con pérdidas por US$ 17 millones.

Los números empeoraron respecto al ejercicio anterior. En 2015 la pérdida había ascendido a US$ 2,6 millones, según los datos publicados en los balance de UTE.
En abril de 2016, los partidos de oposición con representación parlamentaria (Partido Nacional, Partido Colorado, Partido Independiente y Unidad Popular) presentaron a la Justicia denuncias sobre la gestión de ANCAP, que entre 2011 y 2014 acumuló pérdidas por US$ 602 millones.

Los desmanejos llevaron al propio parlamento a sancionar una ley que condonó la deuda de la estatal con el tesoro por US$ 622 millones de dólares algo así como el 1,32% del PBI nacional.

Tras el escándalo, el presidente Tabaré Vázquez ordenó el cese de todos los directores de la línea Sendic en el directorio de Ancap, incluido su presidente José Coya y pese a las protestas de sus paritdarios, en febrero de 2016 nombró a Marta Jara –una ex gerente de Shell– al frente de la estatal, la misma que venía cumpliendo funciones como presidenta en Gas Sayago y que venía siendo cuestionada por la oposición por su gestión (contratando a directores de UTE como consultores privados) y también por sus altos honorarios al frente de la empresa.

Un año y pico después la oposición vuelve a pedir la renuncia de la ingeniera Marta Jara, actual presidenta de ANCAP. Esta vez al cargo que mantiene en reserva en la empresa Gas Sayago, por considerar que hay una incompatibilidad constitucional en esa situación.

CSI

Las investigaciones continuaron y siguieron en la Justicia con la renuncia del hijo del mítico Raul Sendic líder de los Tupamaros a la vicepresidencia de la república por los manejos financieros de la estatal petrolera. En la causa la Justicia pidió todo tipo de información incluso la de los contratos internacionales con Petroecuador y Trafigura, así como con la firma Exor, que intermedió para cancelar la deuda que la empresa tenía con la venezola Pdvsa entre otras gestiones.

Probablemente nunca se explique ni se sepa bien cómo se perdió tal volumen de dinero, patrimonio de toda la ciudadanía.

Pero es necesario observar que el manejo de ANCAP lo realiza el Poder Ejecutivo en forma directa a través del nombramiento del presidente de la república que también nombra directamente a la mayor parte de su directorio.

Lo que no debe perderse de vista es que los hechos de corrupción que se denuncian, se investigan, discuten y solucionan en el Parlamento, donde la mayoría legislativa define la suerte de los investigados y no los jueces.

Uruguay tiene una población de 3,5 millones de habitantes con una población activa de 1,7 millones y 260.000 empleados públicos proporción solo superada por Venezuela.

Tal vez esto explique una parte de otros récords que tiene el paisito: la energía eléctrica más cara de la región –pese a las gigantescas inversiones en eólica– pero también tiene el combustible mas caro de la región. ¿Ineficiencia? ¿ineficacia? ¿impericia? ¿o sólo mala suerte?

29 recommended
873 views
bookmark icon