Continúan los descubrimientos de hidrocarburos en Uruguay

17


Los anuncios de hallazgo de crudo son recurrentes en Uruguay desde que Tabaré Vázquez asumió como presidente de los orientales en 2005. Hasta ahora, han sido sólo anuncios, del crudo no hay novedades.

Por Aldo Bianchi Alzugaray

“Hemos encontrado petróleo de buena calidad” declaró en México el presidente Tabaré Vázquez. Este anuncio fue seguido de un comunicado oficial: “El gobierno uruguayo confirmó la existencia de yacimientos de gas natural en su plataforma continental y profundizará los estudios para encarar la eventual explotación.” Aunque parece fresco el anuncio, no es de ahora, sino de 2008.

Basado en estos descubrimientos, el gobierno de Tabaré Vásquez decidió convocar a la Ronda Uruguay 2009 para interesar a las principales empresas petroleras del mundo en la explotación de estos yacimientos.

“Falta la interpretación de la sísmica del detalle que se hizo después pero en el paneo más grueso es evidente en determinadas áreas de la plataforma que hay acumulaciones de gas que no son los hidratos de gas que ya sabíamos que existían, fruto de investigaciones anteriores, sino acumulaciones de gas natural” dijo en aquella oportunidad Raúl Sendic, ex vicepresidente de la República Oriental y que por entonces se desempañaba al frente de la petrolera estatal Ancap.

Ancap había contratado a una empresa noruega para que realizara las pruebas por US$ 8 millones. Sendic, había señalado que las empresas interesadas debían decidirse por profundizar los estudios sísmicos o directamente pasar a la etapa de perforación. También precisó que la exploración iba a ser a riesgo del inversor y los beeneficios que se obtuvieran serían compartidos con el Estado.

El por entonces ministro de Industria, Energía y Minería, Daniel Martínez, señaló que dos pruebas realizadas en el océano Atlántico, entre Punta del Este y Rocha, para una eventual extracción de hidrocarburos, arrojaron “resultados positivos”. “Hay dos posibilidades: que tengamos un bolsón grande de gas o que nos hayamos equivocado dos veces”.

Derrotero

La búsqueda de hidrocarburos en el Uruguay es de larga data. A fines del año 1940 el Instituto Geológico del Uruguay con YPF como operador, comenzó a perforar en busca de hidrocarburos, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Salto. Pero la vocación matera de los orientales estaba sellada y el día de reyes el trépano entregó su obsequio: salió agua caliente.

El descubrimiento dio paso a una importante y pionera industria turístico-termal. Pero la porfía de los geólogos no se detendría. En 1957 volvieron a perforar esta vez a 10 kilómetros de la ciudad de Salto sobre el Rio Daymán con resultados similares.
En la década del ´70 la crisis internacional del mercado petrolero provocó una profunda crisis energética que impulsó al gobierno oriental –en esa época también en crisis– a celebrar un contrato de perforación off-shore con Chevron.

El contrato estableció la perforación de tres pozos y en 1976, Chevron comenzó las perforaciones, a unos 150 km de Punta del Este. Tras la primera perforación se descubrió que el subsuelo basáltico (perteneciente el macizo brasileño) era de un enorme espesor y habida cuenta de su origen volcánico, la empresa decidió no continuar con la perforación.

Por su parte el gobierno uruguayo exigió el cumplimiento del contrato y tras un acuerdo amistoso, se acordó salomónicamente perforar el segundo pozo. Pero el intento dio igual resultado: seco.

Ronda Uruguay I

Al año siguiente del anuncio de Tabaré en México, precisamente el 3 de marzo de 2009, los titulares informaban: “Grandes petroleras concretan interés en la Ronda Uruguay”. Unas 28 compañías se habían interesado en los posibles reservorios de gas y de petróleo, y habían comprado el informe realizado por la empresa noruega.

El gobierno había dividió 11 bloques en la zona oceánica para llamar a adjudicaciones para explorar y explotar. Se adjudicaron dos.

Tras el llamado de la Ronda, en 2009 se habían adjudicado bloques, todo en base a la información general de los trabajos sísmicos realizados durante 2007 y 2008 por la empresa Wavefield Inseis y se adjudicaron dos bloques para su exploración y explotación a un consorcio internacional integrado por YPF, Petrobrás y Galp. Pasaron los años y de aquel anuncio más nada se supo.

Seis empresas presentaron información y quedaron habilitadas para presentar ofertas: BHP Billiton de Australia, GALP de Portugal, PDVSA de Venezuela, Petrobras de Brasil, Pluspetrol de Argentina e YPF también de Argentina. De estas 6 empresas, 3 son Top 100: BHP Billiton, PDVSA y Petrobras. YPF no fue considerada Top 100 como tal en el Ranking de 2009. Todas calificaron como operadoras salvo GALP Energía, que calificó pero como no operadora. De estas 6 empresas, 3 se unieron para formar un consorcio (YPF, Petrobras y GALP) y presentaron ofertas por los bloques 3 y 4, ambos ubicados en la Cuenca Punta del Este.

Ronda II

“La llama hay que mantenerla encendida” dijo un alto funcionario del gobierno oriental, por lo que se decidió en 2011 convocar a la Ronda II y continuar con la estrategia seguida en la Ronda Uruguay 2009. Se realizó un nuevo llamado a interesados para la adjudicación de contratos de exploración-explotación de hidrocarburos en áreas offshore del Uruguay, se planificó y comenzó a ejecutar el proyecto Ronda Uruguay II. Los objetivos del mismo fueron mantener y reforzar la imagen de Uruguay en las empresas petroleras como oportunidad para desarrollar negocios de exploración de hidrocarburos, y lograr el interés de dichas empresas, concretadas en propuestas para explorar en el offshore de Uruguay.

Se ofreció a las firmas petroleras 15 bloques de la plataforma marítima para tareas de exploración. Se terminaron adjudicando ocho: tres a British Petroleum (los números 6,11 y 12), tres a British Gas Group (8, 9 y 13), uno a Total (14) y otro a Tullow Oil (15). En los años siguientes, las empresas realizaron asociaciones estratégicas con otras compañías para avanzar en la búsqueda de petróleo.

ExxonMobil adquirió 35% del proyecto de Total y otro porcentaje igual a Tullow Oil, que también vendió un 30% de su parte a Inpex. A su vez, los tres bloques de British Petroleum fueron devueltos en agosto de 2015 y los adjudicados a British Gas Group son propiedad de Shell luego de la fusión entre ambas.

Al cierre de la Ronda Uruguay II el 29 de marzo de 2012, ANCAP recibió 19 ofertas para la exploración y explotación de hidrocarburos en la plataforma marítima uruguaya en 8 de los 15 bloques ofertados, provenientes de 9 empresas petroleras (tanto en forma individual como en consorcio).

En 5 de los bloques se presentó competencia entre 3 o más empresas. Más del 50% del área ofrecida contará con trabajo de exploración, a cargo de 4 nuevas empresas que se sumaron a Petrobras, YPF y GALP en la exploración en la plataforma marítima: las británicas BG y BP, la francesa Total y la irlandesa Tullow Oil. Las empresas ganadoras realizaron trabajos de exploración en las tres cuencas petrolíferas del offshore uruguayo. De las 11 empresas habilitadas para participar en el proceso de licitación, 9 se presentaron a participar en la Ronda (Tullow Oil, Total, BP, BG, YPF, Murphy Oil, CEPSA, ExxonMobil y Shell) en forma individual o por consorcio.

La única que optó por entregar sus tres bloques (6, 11 y 12) en octubre de 2015 fue British Petroleum (BP).

Rompé, Pepe

Dicen que la persistencia es la madre de la victoria. Así que en 2014 comenzaron exploraciones geológicas por cuenta de Ancap en la localidad de Pepe Núñez, nuevamente en el departamento de Salto. Pero rápidamente los sueños se desvanecieron para los pobladores de la pintoresca y mínima localidad, luego de las declaraciones de un destacado geólogo y del anuncio de que Ancap no continuará la búsqueda de hidrocarburos allí.

Uno de los los más importantes geólogos uruguayos declaró a la prensa oriental: “Me tomo todo el petróleo que encuentren en Pepe Nuñez”. La fuente que solicito reserva de su nombre, explicó que “esa afirmación que hago se basa en el conocimiento de la plataforma rocosa continental. No hay un sólo pozo petrolero desde el norte de Argentina, pasando por el sur de Brasil, hasta llegar a nuestro territorio. En el sur brasileño se realizaron unas 200 perforaciones y hay un solo pozo produciendo escasamente” Sin embargo coincidió con otros técnicos al afirmar que “es muy probable que nuestro país tenga reservas petroleras en tierra, en una zona ubicada al sur, donde Ancap no ha querido buscar”.

Aprovechar la bolada

El diciembre de 2015, el presidente Tabaré Vázquez señaló como “excelentes” las perspectivas de encontrar petróleo en Uruguay en cantidades “importantes” y de confirmarse, “la historia del país cambiaría de manera definitiva”. En enero del 2016, Vázquez citó a los ex mandatarios uruguayos Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle y José Mujica –todas figuras relevantes en sus partidos– a una reunión donde se abordaron las políticas que el Estado debe llevar adelante si se confirma el hallazgo de petróleo en la plataforma marítima.

Luego de la reunión y según declaraciones a la prensa del ex mandatario Luis Alberto Lacalle, “lo relevante es determinar si hay o no petróleo, además la explotación dependerá del precio y cuya propuesta se presentará ante los partidos políticos.” No se sabe si ingenuamente –o no– los presidentes dieron sustento a las declaraciones de Vazquez.

Siete meses después, en agosto de 2016, la prestigiosa petrolera francesa Total, daba la mala noticia “la búsqueda no arrojó los resultados esperados” aunque no especificó si no encontró petróleo o lo encontró en cantidades poco significativas.

Había perforado en la plataforma marina a 3.400 metros de profundidad (Pozo denominado Raya-1) con un costo estimado del proceso de US$ 200 millones. Es la primera perforación practicada hasta hoy costa afuera desde que Chevron perforara en la década del ´70.

En una mesurada nota, Artur Nunes da Silva, director general de Total, dijo que pese a que “no se encontró lo que se estaba buscando, el emprendimiento resultó un éxito, porque significó el desarrollo de Uruguay como un destino para inversiones de alta complejidad” y que “no pudieron probar recursos hidrocarburíferos en la ubicación elegida”. Tras la difusión de la nota, el consorcio que trabajaba desde 2012 en la exploración de hidrocarburos en Rocha, prosiguió con el desarme de la plataforma marítima.

Con la nota de Total en la manos, lejos de arredrarse Vázquez redobló la apuesta y pese a las hipótesis negativas sobre la exploración de hidrocarburos, declaró que el plan de búsqueda “recién comienza”. “Hay estipulados una cantidad de lugares donde se va a explorar y seguiremos avanzando”.

Ronda Uruguay III

El 18 de Septiembre de 2017 en el Centro de Conferencias Norris–City Centre en Houston, EE.UU, Uruguay esayó un lanzamiento de la Ronda Uruguay III, un nuevo proceso de licitación para la adjudicación de áreas para la exploración y producción de hidrocarburos offshore.

La nueva Ronda licitará 17 áreas en el mar y tiene bases y modelos de contratos similares a los de la Ronda Uruguay II, pero plantea requerimientos menos exigentes en la calificación de empresas y en el programa exploratorio requerido por área.

Dice el dicho popular que la esperanza es lo último que se pierde y tal vez el aguerrido Tabaré pueda, en breve decir “Festejen uruguayos, festejen, esta vez es cierto, encontramos petróleo”

17 recommended
243 views
bookmark icon