¿Qué pasará cuando se equipare el crudo interno con el internacional?

28


Aún no están claras las consecuencias del acople de los precios del petróleo si la producción de las cuencas no levanta. La producción de petróleo sigue en baja en todas las cuencas. Entre enero y mayo de este año alcanzó 11.478.057 m3 y la de gas 18.361,7 millones de m3, registrando caídas del 8,15 y 0,8% respectivamente frente a igual período de 2016.

En la comparación intermensual con marzo, que alcanzó una producción de 77.150 m/3 día, la caída fue del 7,2%, lo que ratifica la tendencia declinante que arrastraba el año con registros de 77.222 m/3 día en febrero y 79.075 en enero.
La producción de petróleo de todas las compañías que operan en el país cayó en abril un 14,9% respecto de igual mes del año pasado, al alcanzar un promedio de 82.817 metros cúbicos al día, mientras que la producción de gas se incrementó un 0,2% en el mismo período.
Fuentes del sector explicaron que las cifras responden a “la tremenda contracción de perforación” de pozos que se produjo en 2016 que fue de 31% y a que “la industria está en un proceso de ajuste importante”. Al finalizar el 2016 la Cuenca Neuquina y la Cuenca del Golfo San Jorge habían registrado caídas en sus niveles de producción como no sucedía desde 2011, caídas que se profundizaron en lo que va del 2017.

Importaciones

La retracción de la producción no reduce mágicamente la demanda, por lo que se produjo un aumento en el nivel de las importaciones de crudo que pasaron de 292.365 m3 en 2015 a 920.474 en 2016, cifra que representa un incremento del 215%. Entre enero y mayo de 2017, las importaciones de crudo ya superaron las de los doce meses de 2015 en un 4,8%.
Con un precio en el mercado interno superior al internacional se impone – necesariamente– el refino con crudo importado. Por eso, las importaciones en 2016 requirieron desembolsos por US$ 269 millones, prácticamente el doble que en 2015.
Entre enero de 2016 y mayo de 2017, fueron US$ 379,5 millones. Durante los primeros cinco meses de este año se desembolsaron US$ 110,2 millones contra US$ 29,4 millones en igual período de 2015.

Subibaja

Desde el gobierno nacional se anunció que para el 2018 los precios de las naftas tomarán un ritmo que vaya de acuerdo al precio del petróleo a nivel internacional, es decir un “acople” con los precios internacionales.

Mauricio Macri en campaña nunca habló públicamente de tal acople, pero no caben dudas de que el concepto de libertad de mercado está ínsito en su pensamiento.

Los que sí pusieron el tema sobre el tapete en forma explícita fueron algunos de los principales referentes proístas en materia energética, como el ex Secretario de Energía Emilio Apud: “es una noticia que se anunció desde el inicio del gobierno” dijo recientemente.

En cuanto a los orígenes de la idea de que los precios se adecuan a los internacionales, el ex funcionario admitió que “es una distorsión que viene desde 2006, cuando se disparó el precio del petróleo internacional superando los US$100 el barril. El promedio en la época kirchnerista era de US$ 80 y acá arbitrariamente Moreno determinó que valía US$ 42 o 45 y al que le guste bien”.

La decisión de fijar un precio menor para los hidrocarburos domésticos trajo complicaciones para las empresas del sector. Se produjo una caída en la producción de gas y petróleo y la consiguiente descapitalización de las hidrocarburíferas.

Pero en un giro del mercado, hacia el año 2014 se derrumbaron los precios internacionales. Los costos de las petroleras locales estaban sustancialmente por encima del precio del barril por lo que el gobierno fijó un precio para el hidrocarburo local que denominó “barril criollo” con el objetivo de evitar despidos en la industria y permitir a las provincias un mejor ingreso por regalías.

Como consecuencia del diferencial de precios entre al precio internacional y el “barril criollo” ubica al precio local de las naftas –aunque influye la carga impositiva– un 75% por encima de los EE.UU. (US$ 0,68 por litro), pero también es más cara que en países importadores como Chile (us$ 1,15), y que en Brasil (1,11), Paraguay (0,98), Perú (0,97), México (0,92), Canadá (0,87), Colombia (0,74), Bolivia (USD 0,52), Ecuador (USD 0,38) y Venezuela (USD 0,01, la nafta más barata del mundo. Sólo en Uruguay es más cara por la carga impositiva (Ancap es el principar agente recaudador) y los mayores costos de flete, seguro y márgenes de distribución.

Explicaciones

Lo que el gobierno de Mauricio Macri no ha explicado es porqué luego de un año y medio de gestión no se han acoplado los precios internos a los internacionales. No sólo que no se han liberado los precios de los hidrocarburos sino que se asegura al gas un precio de US$ 7,5 por millón de BTU cuando es producido por encima de los niveles acordados para el período 2012-2017. Este precio, hoy uno de los mayores del mundo y se aplica a cualquier tipo de gas nuevo o incremental, convencional, tight, shale y off-shore.

Cabe recordar que ese mayor precio – subsidio – a los productores proviene del Tesoro Nacional, o sea, del producto de la recaudación impositiva.
Apud recuerda que en aquel momento, los consumidores de combustible tuvieron que comenzar a devolver el dinero que antes habían ahorrado: “ahí los que cargamos nafta debimos devolver lo que nos había beneficiado antes. Son cosas digitadas que no guardan relación con una economía global”.

Otras voces

José Luis Sureda, el saliente Secretario de Hidrocarburos señaló que “le estamos dando un subsidio a los productores de Vaca Muerta con un precio garantizado de U$S 7,5 el primer año, que luego baja a U$S 7, U$S 6,5 y U$S 6 a cargo del Estado. Y simultáneamente estamos haciendo el desarrollo de las energías solar y eólica también a cargo del Estado”.

Sureda dijo también que “Ese no es sólo un doble esfuerzo que hace el Estado sino que, además, cada vez que pone un equipo para la energía solar, le está quitando demanda a Vaca Muerta. Y esto no tiene sustento desde lo que ahora le llaman el cambio de clima global. Argentina emite menos del 1% del efecto invernadero.

Entonces, no tenemos la obligación de ser los mejores alumnos de la clase a un costo tan alto para el país. Esta es otra de mis discrepancias con respecto a las energías renovables.”

Achicar la brecha

Emilio Apud señala que el gobierno de Cambiemos tomó la decisión de achicar la brecha y trata de que el precio del barril criollo baje, ya que lo recibió co un precio de casi 70 y ahora ronda los US$ 55. Paralelamente empezó a hacer gestiones para que la industria petrolera baje costos y aumente productividad.

“Estas gestiones han permitido bajar sensiblemente los costos por los acuerdos con trabajadores y los gobiernos. Eso genera que la brecha para ser competitivo con un barril internacional se achica cada vez más. El año que viene el barril criollo y el internacional van a estar más parejos. Siempre estará más caro el precio internacional por los fletes y ahí tendremos que ir acompañando el movimiento internacional” dijo el ex secretario.

Lo que no está claro son las consecuencias que podría traer la equiparación del import parity con el export parity, es decir si la producción no levanta y Vaca Muerta no se desarrolla con subsidios ¿qué sucederá cuando se equipare el mercado interno con el internacional?

 

28 recommended
398 views
bookmark icon