Opinión

El precio del crudo y las consecuencias no deseadas de la reducción de costos

• Bookmarks: 78


Para minimizar el impacto de los recortes, EY recomienda desarrollar una reducción de costos con varias fases

 

El precio del crudo y las consecuencias no deseadas de la reducción de costos

Por Fabián Gómez y Alex Fleming (*)

Cuando caen los precios del crudo, es relativamente fácil para las empresas de Oil & Gas reducir sus costos. Se presiona a los proveedores, reduce el personal, cierran proyectos de alto costo y se reducen gastos de capital. Cada reducción de costos tomada hoy, tendrá un impacto más allá de reducir los gastos. Algunos tendrán efectos a largo plazo que dañarán la habilidad de la compañía de prosperar hoy y crecer mañana. Esto se cumple especialmente en las compañías dedicadas a la exploración no convencional y perforación, donde ser ágil es altamente recompensado.

El 2015 ha sido una prueba sin precedentes para las compañías dedicadas a la producción no convencional, muchas compañías ya han realizado recortes significativos. Ahora si el precio del petróleo se mantiene en el rango de US$50–$60 por un tiempo, las compañías de shale deberían revisar sus estructuras de costos nuevamente y reducir sus gastos. Las empresas con mayor experiencia aproximarán futuros cortes con una visión más estratégica para asegurarse que no están dañando su capacidad de recuperación para cuando el precio del crudo rebote. Los jugadores más innovadores usarán esto como una época para crecer y aumentar su ventaja competitiva.

Consecuencias de los recortes de gastos 

Con la mentalidad de “solo quedarse en el mercado” y frente a una caída de precios, muchos ejecutivos no consideran las consecuencias no deseadas a la hora de implementar medidas de recorte. Los recortes se dan por área, donde cada una tiene un objetivo de reducción (en costos, personal o ambas). La falta de aportes multidisciplinarios permite que muchos ejecutivos crean que si reducen los costos en US$100, la compañía tendrá una ganancia de US$100.

Consideremos lo que pasa cuando las compañías reducen sus planes de perforación en un año determinado, para conservar su capital y egresos. Cuando se restringe la perforación, también lo son los costos indirectos, que permiten a las firmas de explotación y producción retrasar sus impuestos. Por lo que la compañía puede terminar debiendo más impuestos que los previstos. Un recorte de US$100 podrían ser solo US$65 después de impuestos. De hecho, la mayoría de los ejecutivos no saben hasta el fin del trimestre – o del año- como los recortes han impactado en las deudas fiscales de la compañía.

Otro ejemplo, relacionado al talento humano, es cuando las empresas dejan ir trabajadores calificados y con experiencia. Los mismos no solo serán necesarios en un futuro, sino que podrían estar trabajando para la competencia. Además, la desafectación del personal, puede resultar en la pérdida de algunos controles internos que reducen y detectan el incumplimiento de políticas y procedimientos que conducen a no detectar riesgos y pérdidas de capital.

Una rápida reducción de gastos, también provoca  una gran cantidad de pozos perforados pero incompletos y una gran capacidad de activos ociosos, esperando por oportunidades de trabajo rentables.

Enfoque multifuncional

Para eliminar consecuencias no deseadas, las compañías deberán gestionar la reducción de costos futuros a través de un enfoque disciplinado multifuncional, en el que los recortes propuestos sean compartidos y estudiados para que determinen su impacto total, tanto en el corto como en el largo plazo.

Estas revisiones deberán incorporar representantes de toda la organización. Cada una de estas funciones puede proveer orientación fundamental para entender como los recortes de gastos o de personal van a impactar en la compañía.

El objetivo de esta revisión multifuncional es asegurar que los altos directivos a cargo de la toma de decisiones, tengan una visión completa y estratégica sobre la manera en que cada propuesta impactará en la empresa.

Por otra parte, la gestión de riesgos puede ayudar a los altos ejecutivos a entender la dinámica cambiante del mercado a través de un mayor control y seguimiento, junto con los planes de respuesta y mitigación. Así también, modelizar los diferentes escenarios puede ayudarlos a entender mejor el impacto de los recortes en la empresa, con los diferentes precios.

Para minimizar el impacto negativo de los recortes, EY recomienda desarrollar una reducción de costos con varias fases, teniendo diferentes variables que se pueden “activar” cuando sean necesarias. Esto le da tiempo a la compañía para revisar todas las posibles variables y entender el impacto que tendrá cada una.

Eficiencia impulsada por la información de gestión

Un buen método para reducir costos es analizar los gastos que tienen el mayor impacto en el flujo de caja y rentabilidad, y buscar maneras basadas en los datos, de operar con mayor eficiencia. En definitiva, reducir costos no con recortes, sino por trabajar eficazmente.

EY cree que hay cinco áreas claves donde las compañías pueden ajustar su estrategia y obtener una mayor eficiencia y ahorros en costos:

  • Planificación y ejecución del capital: Las compañías deben priorizar sus proyectos críticos para el crecimiento y mejorar los controles de contención de costos y cumplimiento con el presupuesto.
  • Operaciones y Supply Chain: trabajar en conjunto con los proveedores para encontrar maneras de reducir costos, compartiendo procesos y resultados. Luego, se deberán iniciar proyectos para mejorar los procesos y controles para eliminar los incrementos innecesarios en capital de trabajo.
  • Gestión del Portfolio: Las compañías deben trabajar en alinear sus planes de adquisición y desinversión a un nuevo plan de crecimiento que se base en los niveles de precios actuales; deshacerse de los activos no estratégicos y reasignar ese capital en las adquisiciones que se aprovechen de las fortalezas y habilidades de la empresa.
  • Realineación del Personal: la reestructuración de la organización debe ser dirigida por un análisis estratégico, a fin de asegurarse de que el talento humano está en el lugar indicado, para poder obtener una rápida ganancia, una vez que los precios se recuperen.
  • Innovación digital: Las empresas deben vincular aún más la financiación de proyectos con los análisis de rendimiento del capital, utilizando tecnologías innovadoras para impulsar una mayor eficiencia en los pozos. 

EY puede ayudar  

Mientras continúe la baja de precios, las compañías que entiendan la importancia del flujo de caja, y cómo manejarlo, estarán mejor posicionadas cuando los precios repunten.

EY puede ayudar a las compañías a evaluar su estructura de costos actual e identificar maneras de optimizar los procesos y mejorar la eficiencia para lograr dos objetivos fundamentales: reducir los gastos para asegurar la supervivencia actual y posicionar a la empresa para aprovechar las oportunidades de prosperar en el futuro. Podemos trabajar directamente con su equipo multifuncional, ayudándolo a asegurar que los planes de reducción de costos sean modelados, analizados con eficacia y así poder eliminar las consecuencias no deseadas.

(*) Fabián Gómez es Socio de Ernst & Young Argentina. Alex Fleming es Senior Manager de USA

78 recommended
1704 views
bookmark icon