Rosneft como puente geopolítico entre Rusia y China

11


 
Rusia y China comparten una larguísima frontera terrestre común y hoy son dos de las tres grandes potencias del mundo. Sin embargo, pese a ello, hasta ahora no habían podido materializar vínculos económicos importantes, ni superar un clima histórico de desconfianza recíproca. No obstante, un anuncio reciente pareciera haber cambiado esa situación.

Emilio J. Cárdenas (*)

En efecto, una empresa petrolera china acaba de adquirir, por 9,1 billones de dólares, el 14,16% del capital y votos de Rosneft, la principal empresa petrolera rusa. La inversión evidencia que la relación binacional ha mejorado en cuanto a confianza se refiere.

Rosneft es, por lo demás, la empresa rusa más cercana al presidente Vladimir Putin.

La adquisición china consiste en reemplazar a la empresa minera Glencore y a Qatar Investment Authority, quienes vendieron sus participaciones en la enorme empresa petrolera rusa.

Cabe recordar que Rosneft tiene yacimientos en explotación en el este de Rusia, muy cerca de la frontera con China. Sus activos se consideran, en la industria, como sumamente atractivos.

En mayo pasado, otra inversión china se materializó en la empresa productora de oro más grande de Rusia. Y en junio pasado, algo similar ocurrió en una también importante empresa rusa de gas.

Para Rusia, la participación de las empresas chinas en su sector energético es importante desde que ellas con frecuencia ignoran las sanciones económicas impuestas a Rusia por los Estados Unidos y la Unión Europea.

Indiscutiblemente la inversión china en Rosneft tiene un perfil geopolítico y refleja un acercamiento entre Rusia y China. En los últimos meses Rusia ha adoptado una actitud más abierta respecto del capital extranjero y China parece estar aprovechando fuertemente el cambio de actitud.

Rosneft es la más grande empresa petrolera del mundo que cotiza en bolsa.

La mitad de su capital está en manos del gobierno ruso mientras que el resto está en manos de accionistas privados, incluyendo a British Petroleum que tiene casi el 20% del mismo.

La empresa tiene inversiones en Venezuela, los Estados Unidos, Canadá, Brasil, Noruega, Alemania, Italia, Mongolia, Kyrgyzstan, China, Vietnam, Myanmar, Georgia, Turkmenistan, Armenia, Bielorrusia, Ukrania, los Emiratos, Egipto, Mozambique, Irak e Indonesia. Por todas partes, queda visto.

Trabaja en el refinado de petróleo, en la exploración y producción de petróleo y gas, es un exportador sumamente activo y tiene una vasta red de estaciones de servicio. En su operación está entre las empresas más modernas del mundo, de la que Rusia está legítimamente orgullosa.

Por todo lo antedicho la inversión china en el capital de Rosneft supone un no sólo un vínculo económico, sino además un acercamiento comercial importante, con perfiles que van más allá del sector petrolero y se extienden –como hemos señalado- al plano de la geopolítica.
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

11 recommended
54 views
bookmark icon