La Opep logra un alto grado de acatamiento por los recortes en el bombeo de crudo

49


El recorte más importante de la Opep en ocho años fue respaldado por la mayoría de sus miembros y  se espera se sumen los no miembros de la entente, el acuerdo establece un techo de 32,5 M de bpd

Con más del 90%, el cumplimiento de los países alineados resultó ser mejor de lo esperado a dos meses de cerrado el acuerdo, mientras que en los no alineados, con más del 60%, también estuvieron a la altura de las circunstancias. El pronóstico es alentador para el sector y los representantes de la Opep convocan a una adhesión todavía mayor.

Se trata del recorte más serio de la Opep en ocho años. Según figura en el informe mensual de la entente petrolera, la implementación de la iniciativa ya ha alcanzado los resultados que se estimaban obtener recién para el primer semestre de este año y podrían minimizar el exceso de oferta de mercado antes de lo esperado.

El acuerdo, que establece un techo diario de 32,5 millones de bpd, fue cumplido en un 90%. En este contexto, de continuar con dicha tendencia, se cree que la sobreoferta podría llegar a desaparecer para el segundo semestre del año.

La reducción comenzó en enero con un bombeo que bajó 1,3% respecto a diciembre. “Los datos preliminares indican que el suministro mundial de petróleo en enero de 2017 cayó 1,29 millones de bpd hasta una media de 95,75 millones bpd. La disminución se debió a una menor producción de crudo tanto de la Opep y de los no Opep”, según figura en el informe.

El cálculo realizado a partir de los números de enero sugiere que los recortes fueron de aproximadamente 1,1 millón bpd. No obstante, existen expertos que aseguran que el número fue inferior al publicado por la Opep y señalaron que las cifras reales estuvieron en el orden de los 890.000 bpd, comparado con los números de octubre.

El informe oficial de la organización indica que la extracción fue de poco más de 32 millones de bpd. Arabia Saudí redujo en enero en 496.000 bpd, seguida de Irak, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos. Por parte de Nigeria y Libia ha aumentado, además de Irán que elevó la producción después de años de sanciones contra su industria petrolera.

En tanto, Angola incluyó una dispensa especial, ya que tiene permitido usar las cifras de bombeo correspondientes a septiembre.

Por otro lado, el mencionado informe resultó ser más optimista que el publicado en enero, ya que éste preveía la necesidad de continuar ajustando la producción y recortar aún más los niveles de bombeo. Sin embargo, el alto nivel de acatamiento al pacto de Viena, mostró un horizonte más favorable que el que estaba previsto.

En comparación a esto, las cifras expuestas por la Agencia Internacional de Energía, arrojaron números que fueron muy similares. Según AIE, esta iniciativa representa “la más profunda en la historia de recortes de la Opep” y señala que “el cumplimiento empezó con un tono muy sólido, pero será necesario mantenerlo todo el año para reducir el exceso de inventario”.

Vale recordar que a finales de diciembre, los registros de reservas globales petroleras habían subido por debajo de 3.000 millones de barriles, 286 millones por encima del promedio de cinco años, según lo anunció la AIE. Respecto de ése número, las acciones se dividieron entre líquidos crudo y gas natural, por un lado, y los productos derivados, por otro. La mayor acumulación se produjo en los Estados Unidos.

A pesar de esto, aún ha pasado poco tiempo desde que se comenzaron con los recortes y por lo tanto los inversores todavía no se hayan en la comodidad y confianza que los productores expresan. Tanto es así, desde el sector empresarial supone que la reducción no podrá ser sostenida en el tiempo, lo que impediría un impacto mayor sobre los precios. Por lo tanto, habrá que esperar mayores resultados o, al menos, que se sostengan en el tiempo.

En cuanto a las autoridades de la organización, se informó que la siguiente reunión se llevará a cabo el próximo 25 de mayo para continuar con las discusiones acerca de la política de suministro que se implementará de allí en adelante. Dicha cita podría llegar a realizarse con la presencia de los no miembros, rumor que con el paso del tiempo cobra mayor relevancia.

¿Y Rusia?

El país anunció un recorte de producción de 300.000 barriles diarios. En este caso, el principal productor de petróleo no miembro de la Opep, recortó la producción el mes pasado, concretamente en 120.000 barriles, llevando su nivel de bombeo a 11,2 millones de bpd.

¿Y Estados Unidos?

Durante todo febrero sus reservas no pararon de crecer llegando a números mucho más altos de lo previsto y la producción de esquisto socavó los intentos por reducir la oferta.

Desde mediados de 2016 ha crecido un 6,5% llegando a 8,98 millones de bpd, el número más alto desde abril del año pasado.

Además, durante los primeros diez días del mes pasado, las reservas de crudo aumentaron en 9,9 millones de barriles, llegando a 513,5 millones, según datos del API. En tanto, las importaciones de crudo de disminuyeron en 319.000 bpd, alcanzando los 8,9 millones de bpd.

En destilados, los volúmenes de nafta también crecieron inesperadamente según informó el Instituto Americano del Petróleo y las reservas de combustible subieron en 717.000 barriles, frente a expectativas de analistas en un sondeo de Reuters de una baja de 752.000 barriles. En Cushing, Oklahoma, punto de entrega del contrato  referencial, bajaron en 1,3 millones de barriles. Sin embargo, la tasa de operación de las refinerías disminuyó en 492.000  barriles bpd.

Las existencias de destilados, que incluyen diésel y combustible para calefacción, aumentaron en 1,5 millones de  barriles, comparado con expectativas de una caída de 696.000  barriles, mostraron los datos de API.

Fluctuaciones en el precio

El valor del crudo de referencia Brent cayó 88 centavos de dólar tras tres días consecutivos registrando subas vinculadas a la reacción de los operadores ante los informes alentadores de la Opep. Ahora la disputa por la oferta y la demanda de crudo y derivados estará determinada por los volúmenes de bombeo que se registren en los países no alineados, mientras los precios en alza dan paso a una mayor producción de quienes son ajenos a la entente, como los provenientes de los pozos de shale estadounidenses. No obstante, el objetivo de estimular los precios continúa su camino de manera efectiva.

El de referencia de la Opep llegó en enero a US$5 2,4 el barril, su nivel más alto registrado en un año y medio.

Mientras tanto,  el crudo cerró con leves alzas, a pesar de un incremento de la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos. El WTI ganó 27 centavos de dólar para cerrar en US$ 53,97 por barril. El precio máximo que tuvo en el mes fue de US$ 54,24.

LA cotización Brent, subió 38 centavos y terminó a US$ 56,12 el barril, aunque lejos de un máximo en la sesión que lo supo tener a US$ 56,46 durante algunos días, e incluso a US$57,01, su pico más alto luego de haber registrado una leve caída del 0,48% en el mercado de futuros de Londres durante los primeros días de febrero, la primera interrupción de alza a partir de 2017. Desde comienzos de diciembre, ambos contratos cotizan dentro de un rango de US$ 5.

El petróleo bajó afectado por el fortalecimiento del dólar y la preocupación por un posible aumento de las reservas estadounidenses de crudo. El dólar se reforzaba frente a una canasta de seis monedas y ha roto la tendencia a la baja que mostró desde principios de enero.

El crudo se comercializa en dólares y, en consecuencia, toda alza del billete verde reduce el poder de compra de quienes tienen otras divisas. Junto al dólar, el estado de las reservas estadounidenses de crudo inquieta al mercado luego del aumento anunciado a lo largo de todo enero y febrero.

Sumado a esto, las tensiones a nivel mundial comenzaron a crecer tras conocerse las sanciones que el gobierno de Estados Unidos aplicó a Irán según lo informado por el Departamento del Tesoro de ese país, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros.

La acusación fue emitida debido a una supuesta contribución de Irán a la proliferación de armas de destrucción masiva y por sus vínculos el grupo Hezbolá. Sin embargo y debido a la confianza generada por los recortes en la producción de los países de la Opep contribuyó a que la caída del precio no fuera más pronunciada.

Por parte de la administración del presidente Trump, se advirtió sobre la posibilidad de tomar nuevas medidas contra los persas en caso de que éstos no cesen con nuevas pruebas de misiles balísticos. Washington podría endurecer su postura y restablecer las sanciones, por ejemplo, en el comercio de petróleo contra Teherán.

Además, con vistas al futuro, se espera que la suba de los valores del petróleo en Estados Unidos arrastre consigo un incremento en la exploración por parte de las compañías. Un posible aumento en la producción tendrá un fuerte impacto en todo el mercado dependiendo de los volúmenes que se obtengan.

En base a este panorama internacional, la confianza y la precaución primaron a lo largo de estos dos primeros meses del 2017.

Los precios del petróleo se movieron constantemente entre terrenos positivos y negativos dentro de los mercados internacionales.

Entre los inversores el resurgimiento de las tensiones entre los Estados Unidos e Irán, hicieron crecer las expectativas y, aunque duró poco, dispararon el precio del barril Brent: “Se trata de algo que podría ocurrir a corto plazo, por eso el alza”, aseguró Reuters Ric Spooner, analista de mercado de CMC Markets de Sydney.

¿Irán o no irán?

Las autoridades de dicho país informaron que han encontrado una docena de nuevos yacimientos de petróleo con reservas in situ de 30.000 millones de barriles, de los cuales 4.700 millones son extraíbles.

En ese sentido, prevén que bombeará 4 millones de bpd a partir de abril y que perfore 500 pozos nuevos en los próximos cinco años para llevar su producción a 4,7 millones de bpd.

Estos nuevos descubrimientos realizados en los últimos 4 años incrementan las probabilidades de hallazgos de gas, según informó Seyyed Saleh Hendi, jefe de exploración de la Compañía Nacional Iraní de Petróleo. No obstante, los nuevos yacimientos representarían 39 billones de m3 de gas natural.

En la actualidad, la producción de petróleo iraní es de cuatro millones de barriles por día, de los cuales 1,5 millones, aproximadamente, se consumen en el país. A partir de este nuevo descubrimiento, los nuevos depósitos permitirán a la república islámica cubrir su demanda alrededor de 21 años. Más allá de eso, Irán tiene 157.000 millones de barriles de reservas probadas de petróleo y, según los datos de la Administración de Información de Energía de EE.UU., ocupa el tercer lugar en cuanto a las reservas del gas.

Irán ha quedado exento del acuerdo de la Opep para reducir la producción de crudo. Asimismo, ha venido impulsando la producción de petróleo desde el final de las sanciones internacionales contra el programa nuclear.

49 recommended
484 views
bookmark icon